Restringir el movimiento tiene un efecto limitado, pero importante en el contagio del covid-19

Un estudio publicado en Sience la semana pasada así lo indica. En él, se utilizó un modelo matemático para concluir que las restricciones


Restringir el movimiento tiene un efecto limitado, pero importante en el contagio del covid-19

*Con información de la agencia Sinc y revista científica Science


Un estudio publicado en Sience la semana pasada así lo indica. En él, se utilizó un modelo matemático para concluir que las restricciones al desplazamiento tuvieron un efecto limitado a la hora de contener la epidemia, sobre todo dentro de China.

Este efecto modesto consistió en retrasar entre tres y cinco días la difusión por el país asiático, aunque tuvo mayor impacto sobre la transmisión internacional, que se redujo en un 80 % hasta mediados de febrero. El motivo se encuentra en el trabajo de Shaman: para entonces, los infectados sin detectar ya habían viajado por todo el país. Además, ambos estudios estiman que cada infectado contagió a 2,5 personas de media (el famoso R ), por lo que los autores insisten en que se trata de una enfermedad “muy contagiosa”.

Las restricciones a los viajes retrasaron entre tres y cinco días la difusión por el país asiático, aunque tuvo mayor impacto sobre la transmisión internacional, que se redujo en un 80 % hasta mediados de febrero

“Las restricciones en los viajes por sí solas no hacen mucho más que retrasar la difusión de la enfermedad”, explica la investigadora de la Universidad de Washington (EE UU) y coautora del estudio, Elizabeth Halloran. La clave está en “reducir la transmisión” mediante medidas como la detección temprana, el aislamiento de los casos, distanciamiento social, cambios en el comportamiento y concienciación sobre el problema. También destaca el uso de test serológicos para detectar “infecciones pasadas” y saber así quién es todavía susceptible a padecer COVID-19.

Este retraso, sin embargo, es más relevante de lo que parece. “Las restricciones [al movimiento] hacen ganar tiempo”, asegura el investigador de la Universidad de Florida (EE UU) y coautor del trabajo, Ira Longini. Este considera el tiempo ganado como algo “fundamental” debido a que ya existen agentes terapéuticos que están siendo testados.

“Comprar tiempo para conseguir tratamientos para los casos graves es importante”, comenta, aunque admite que “solo la vacuna podrá controlar la epidemia, al reducir la susceptibilidad de los vacunados y la transmisión a otros”.


Artículos Relacionados