La pandemia de COVID-19, en la encrucijada entre las vacunas y las variantes

Preocupación mundial debido a las nuevas cepas y variantes de la covid-19 que se han presentando principalmente en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.


La pandemia de COVID-19, en la encrucijada entre las vacunas y las variantes

Las infecciones mundiales por COVID-19 han aumentado por cuarta semana consecutiva y las muertes se han estabilizado después de una disminución de seis semanas, según el último boletín semanal sobre el estado de la pandemia de la Organización Mundial de la Salud.

Solo en la última semana, se registraron alrededor de 3,3 millones de casos nuevos y más de 60.000 nuevas muertes.

Europa y las Américas continuaron representando el 80% de todos los casos y muertes, mientras que la única región que informó de una disminución en los fallecimientos fue el Pacífico Occidental, con casi un tercio menos, en comparación con la semana anterior.

De esos datos se desprende que la pandemia está lejos de haber terminado y, además, se encuentra en la encrucijada entre las vacunas y varias variantes que son motivo de preocupación.

Por ese motivo, la agencia de la ONU destacó que “la necesidad de mantener una vigilancia global del COVID-19 es mayor que nunca, ya que la implementación de campañas de vacunación y la aparición de variantes son propensas a afectar el curso de la epidemia, a medida que evolucionan los patrones de transmisión”.

Eficacia de la vacuna

En una nota más positiva, los datos de las pruebas de vacunas realizadas en Inglaterra desde diciembre de 2020 hasta febrero de 2021, cuando una variante autóctona era muy prevalente, “mostraron la efectividad de las vacunas Pfizer/BioNTech y AstraZeneca contra COVID-19 confirmado, especialmente para impedir hospitalizaciones y muertes”, explicó la OMS.

Preocupación por las variantes

Los últimos datos sobre variantes del coronavirus son preocupantes e indican que, la denominada variante del “Reino Unido” está presente en 125 países en las seis regiones del mundo.

Esta variante, registrada como VOC202012/01, puede estar asociada con un mayor riesgo de hospitalización, gravedad de la enfermedad y mortalidad, señaló la OMS, que cita un estudio que involucró a 55.000 pacientes con COVID-19 entre octubre y enero. Las muertes causadas por la variante del Reino Unido fueron 4,1 por cada mil, en comparación con el 2,5 por cada mil entre los infectados con la variante de coronavirus que circulaba anteriormente.

La denominada variante “sudafricana”, catalogada como 501Y.V2, está ahora presente en 75 países de todas las regiones y en “más del 90% de las muestras secuenciadas en algunos entornos”.

Basándose en los resultados de un estudio que compara las admisiones hospitalarias en Sudáfrica durante el pico de la primera ola del coronavirus a mediados de julio de 2020 con la segunda ola que alcanzó su punto máximo en enero de 2021, cuando la variante 501Y.V2 era la predominante, la OMS señala que “el riesgo de mortalidad intrahospitalaria aumentó en un 20%”.

La tercera variante que más preocupa que se desarrolló en Brasil, la llamada P.1, ha sido detectada en tres países adicionales en la última semana, lo que eleva el total a 41 países en todas las regiones.

"Según los hallazgos preliminares, se estima que la P.1 es 2,5 veces más transmisible (...) en comparación con la variante que circulaba anteriormente, mientras que se encontró que la probabilidad de reinfección era baja (un 6,4%)".

A nivel mundial, el 23 de marzo, se han notificado a la agencia de la ONU 123.419.065 casos confirmados de COVID-19, que incluyen 2.719.163 muertes.

Al 22 de marzo de 2021, se habían administrado un total de 403.269.879 dosis de vacunas.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas


Artículos Relacionados