Expertos cuestionan credibilidad ética de tratamientos celulares contra el COVID-19

Los autores recomiendan que las autoridades sanitarias consideren imponer multas o cargos penales a lugares que ofrecen terapias de células madre no comprobadas para la COVID-19.

Yolimarian Torres Yolimarian Torres

    Expertos cuestionan credibilidad ética de tratamientos celulares contra el COVID-19

    La significativa morbilidad y mortalidad de la enfermedad por coronavirus 19 (COVID-19) impulsó una carrera mundial para desarrollar nuevas terapias. Estos incluyen intervenciones que utilizan células o productos derivados de células, varios de los cuales se están probando en ensayos clínicos bien diseñados y debidamente controlados.

    Sin embargo, la búsqueda de tratamientos de COVID-19 basados en células también ha estado plagada de afirmaciones hiperbólicas; desobedecer las normas reglamentarias, científicas y éticas fundamentales; y comunicación distorsionada de los resultados de la investigación.

    Es por ello que investigadores examinaron desde el punto de vista crítico los problemas éticos y los desafíos de la comunicación pública relacionados con el desarrollo de terapias basadas en células para COVID-19.

    "Basándonos en las lecciones aprendidas de este proceso en curso, argumentamos en contra del desarrollo apresurado de intervenciones basadas en células", afirmó el coautor Leigh Turner, profesor de salud, sociedad y comportamiento de la Universidad de California en Estados Unidos.

    Diferencia entre las vacunas y las células 

    Por un lado luego de pruebas clínicas aceleradas que demostraron seguridad y altos niveles de eficacia de varias vacunas COVID-19, basadas en tecnologías de administración establecidas (vector viral) o nuevas (ARNm). Situación que fue manejada debido a que se pudo demostrar que la vacunas son seguras y eficaces en combinación con otras estrategias de salud pública.

    "Un mejor manejo clínico de los pacientes con COVID-19 ofrece esperanzas para el control eventual de la pandemia, a pesar de desafíos importantes, como la aparición de variantes y el aumento de casos y muertes", indican los investigadores. 

    Precisamente en medio de este proceso se generaron múltiples estudios, pero estos carecen de sustentabilidad científica, pues no hay existen terapias celulares clínicamente probadas o aprobadas para el tratamiento o la prevención de la COVID-19 o sus efectos a largo plazo, por ningún gobierno.

    Es por ello que los investigadores encontraron que a raíz de presuntas clínicas que ofrecen terapias de células progenitoras no probadas que prometen prevenir la COVID-19 al fortalecer el sistema inmunitario, se debe hacer un llamado de atención para frenar la difusión de información inexacta y promover una comunicación responsable y precisa de los resultados de la investigación.

    "Los científicos, las autoridades sanitarias y los responsables políticos deben proteger contra la proliferación de estudios mal diseñados, con poca potencia y duplicados, que se lanzan con excesiva prisa a causa de la pandemia, pero que tal vez no proporcionan datos convincentes y clínicamente significativos sobre la tolerabilidad y la eficacia", afirmó Turner. 

    Fuente consultada aquí.

    Licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad de Los Andes, Táchira, Venezuela. Locutora Certificada por la Universidad Central de Venezuela. Redactora de Medicina y Salud Pública.

    Mas noticias de Covid-19