Estudios sugieren más afectaciones al corazón por COVID-19

Las investigaciones publicadas recientemente en la revista JAMA Cardiology, concluyen cómo el COVID-19 puede tener un impacto prolongado sobre la salud del corazón en aquellos que se han recuperado de la enfermedad y pueden haber causado una infección cardíaca en aquellos que murieron.


Estudios sugieren más afectaciones al corazón por COVID-19

Diana Castañeda

Las investigaciones publicadas recientemente en la revista JAMA Cardiology, concluyen cómo el COVID-19 puede tener un impacto prolongado sobre la salud del corazón en aquellos que se han recuperado de la enfermedad y pueden haber causado una infección cardíaca en aquellos que murieron.

El estudio recopila información de 100 pacientes que se recuperaron del SARS-CoV-2 y de quienes la resonancia magnética cardíaca reveló compromiso cardíaco en 78 pacientes (78%) e inflamación miocárdica en curso en 60 pacientes (60%), que fue independiente de las condiciones preexistentes, la gravedad y el curso general de la enfermedad aguda, y el tiempo desde el diagnóstico original.

Por su parte, CNN publicó que la cardióloga Dra. Nieca Goldberg, directora médica del Programa del Corazón de la Mujer de la NYU y asesora principal para la estrategia de salud de la mujer en NYU Langone Health en Nueva York mencionó que “Hace unos meses que entendemos que el COVID-19 no es solo una infección respiratoria sino una infección multisistémica”.

“Hay una respuesta inflamatoria aguda, aumento de la coagulación sanguínea y afectación cardíaca. Y la afectación cardíaca puede deberse a la afectación directa del músculo cardíaco por la infección y su respuesta inflamatoria. Podría deberse a la formación de coágulos sanguíneos, causando una obstrucción de las arterias”, dijo Goldberg.

“A veces las personas tienen frecuencias cardíacas muy rápidas que pueden, con el tiempo, debilitar el músculo cardíaco, reducir la función del músculo cardíaco. Por lo tanto, durante esta infección, existen múltiples formas en que puede afectar al corazón”.

Objetivo del estudio

El estudio tiene como objetivo evaluar la presencia de lesión miocárdica en pacientes no seleccionados recientemente recuperados de la enfermedad COVID-19.

Según la revista JAMA, esta investigación de una cohorte de pacientes alemanes recientemente recuperados de la infección por COVID-19, arrojó los siguientes resultados:

De los 100 pacientes incluidos, 53 (53%) eran hombres, y la mediana de edad (rango intercuartil [RIQ]) era de 49 (45-53) años. El intervalo de tiempo medio (RIC) entre el diagnóstico de COVID-19 y la RMC fue de 71 (64-92) días. De los 100 pacientes recientemente recuperados de COVID-19, 67 (67%) se recuperaron en el hogar, mientras que 33 (33%) requirieron hospitalización. En el momento de la RMC, la troponina T de alta sensibilidad (hsTnT) era detectable (3 pg / ml o más) en 71 pacientes recientemente recuperados de COVID-19 (71%) y significativamente elevada (13,9 pg / ml o más) en 5 pacientes (5%). En comparación con los controles sanos y los controles de factores de riesgo, los pacientes recientemente recuperados de COVID-19 tenían una fracción de eyección ventricular izquierda más baja, mayores volúmenes de ventrículo izquierdo, mayor masa de ventrículo izquierdo y aumento de T1 y T2 nativos. Un total de 78 pacientes recientemente recuperados de COVID-19 (78%) tuvieron hallazgos anormales de CMR, incluyendo T1 nativo miocárdico elevado (n = 73), T2 nativo miocárdico elevado (n = 60), realce tardío de gadolinio miocárdico (n = 32) y realce pericárdico (n = 22). Hubo una pequeña pero significativa diferencia entre los pacientes que se recuperaron en el hogar frente al hospital para el mapeo T1 nativo (mediana [IQR], 1122 [1113-1132] ms frente a 1143 [1131-1156] ms;P ?= .02) pero no para mapeo T2 nativo o niveles hsTnT. Ninguna de estas medidas se correlacionó con el tiempo del diagnóstico de COVID-19 (T1 nativo: r ?= 0.07; P ?= .47; T2 nativo: r ?= 0.14; P ?= .15; hsTnT: r ?= -0.07; P ?= .50) . La troponina T de alta sensibilidad se correlacionó significativamente con el mapeo T1 nativo ( r ?= 0.35; P ?<.001) y el mapeo T2 nativo ( r ?= 0.22; P?= .03). La biopsia endomiocárdica en pacientes con hallazgos severos reveló inflamación linfocítica activa. Las T1 y T2 nativas fueron las medidas con la mejor capacidad discriminatoria para detectar patología miocárdica relacionada con COVID-19.


Artículos Relacionados