Autopsias revelan por qué es tan difícil diagnosticar covid-19 en niños

Las autopsias realizadas a cinco niños con covid-19 en el Hospital de Clínicas, en Sao Paulo, Brasil, ayudan a explicar por qué la enfermedad sigue escapando al diagnóstico de los pediatras.

Redacción MSP


Autopsias revelan por qué es tan difícil diagnosticar covid-19 en niños

Investigadores del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (FMUSP) describieron cuatro "rostros" diferentes de la enfermedad.

Uno de ellos es un cuadro de enfermedad pulmonar, muy típico de la covid-19 y fácil de diagnosticar, que afectó a dos de los niños. Pero los otros tres niños presentaron cuadros que ilustran el carácter "camaleónico" del virus SARS-CoV-2.

Uno fue hospitalizado con convulsiones. Otro, con sospecha de apendicitis. Un tercer niño, en un caso ya descrito en un estudio anterior del mismo equipo, falleció a causa de miocarditis, una inflamación en el corazón. Los casos fueron reportados en un estudio publicado la semana pasada en la revista científica EClinicalMedicine, una publicación de acceso abierto de la revista The Lancet.

PIMS, la covid-19 infantil atípica

Desde abril del año pasado, los expertos saben que cuando la covid en este grupo etario (la pediatría considera niños a todos los pacientes menores de 18 años) es sintomática, se presenta de dos formas:

La forma más "clásica", caracterizada por enfermedad pulmonar (como en los adultos), tiende a afectar a niños con comorbilidades. Esto se confirmó en dos casos investigados en el nuevo estudio.

Uno era el de una adolescente que tenía cáncer.

"Es un caso complejo, en el que era difícil determinar si la causa de la muerte fue cáncer o covid-19"
, dice Dolhnikoff quien lidera, junto al patólogo Paulo Saldiva, los estudios sobre autopsias de muerte por covid en el Hospital de Clínicas de FMUSP.

El otro niño, de entre cero y dos años, había nacido prematuro y tenía malformaciones congénitas. (A pedido del equipo, para evitar herir los sentimientos de la familia, omitimos la edad exacta del niño).

Los otros tres casos de covid-19 descritos en el estudio tienen características comunes a una manifestación atípica de la covid-19 infantil que los especialistas denominaron Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés, y también conocido como SIMP o MISC-C). Y es este síndrome el que ha confundido a los médicos a la hora del diagnóstico.

imagen-cuerpo

Dra. Marisa Dolhnikoff - Profesora Asociada , Facultad de medicina de la Universidad de Sao Paulo.  Foto: (Getty Images). 

"La fiebre alta y continua es uno de los criterios para hacer un diagnóstico de PIMS", dice Dolhnikoff.

Pero por razones que los investigadores desconocen, junto con la fiebre, los niños pueden tener condiciones iniciales muy diferentes.

"El niño llega al hospital con mucho dolor en el estómago, fiebre, vómitos, con o sin diarrea, si le aprietas la barriga, le duele la barriga. Pensarás en apendicitis como uno de los posibles diagnósticos", explica Dolhnikoff.

"Uno de los niños del estudio fue operado de apendicitis. Los médicos le extirparon el apéndice, pero tenía covid-19".

Otro niño, de entre 8 y 10 años, fue ingresado con dolores de cabeza, confusión mental y convulsiones.

"El niño era normal, comenzó a tener convulsiones epilépticas. Lo trataron con un anticonvulsivo, pero no pudieron aliviarlo. Era un cuadro cerebral".

El tercer niño con covid atípica estudiado (un caso ya descrito en un artículo de la revista The Lancet Child and Adolescent Health) llegó a la sala de emergencias con síntomas cardíacos graves. También tenía dolor abdominal y dificultad para respirar, entre otros síntomas.

Fuente: BBC


Artículos Relacionados