Riguroso el seguimiento médico en atletas diagnosticados con miocardiomiopatía hipertrófica

Un cambio de paradigma ha evolucionado con respecto al regreso al deporte para atletas competitivos diagnosticados.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

Riguroso el seguimiento médico en atletas diagnosticados con miocardiomiopatía hipertrófica

El diagnóstico de una enfermedad cardiovascular potencialmente letal como lo es la miocardiopatía hipertrófica (MCH) en un atleta joven presenta un dilema complejo en cuanto a la seguridad del atleta, la autonomía del paciente, la tolerancia al riesgo del equipo y la toma de decisiones médicas. 

Anteriormente, las recomendaciones médicas apoyaban la descalificación "general" de los atletas con MCH del deporte competitivo.

Sin embargo, recientemente, los estudios epidemiológicos que examinan la contribución relativa de la MCH como causa de muerte súbita cardíaca (SCD) en atletas jóvenes y los informes de atletas mayores con MCH que continúan haciendo ejercicio, han alimentado el debate sobre si es seguro iniciar la actividad deportiva con un diagnóstico de MCH. 

La toma de decisiones clínicas compartidas está respaldada dentro de la comunidad cardiológica deportiva en la que los atletas pueden tomar una decisión informada sobre las opciones de tratamiento y, potencialmente, optar por continuar con la participación deportiva competitiva.

La MCH presenta un sustrato miocárdico inestable que es vulnerable a las taquiarritmias ventriculares durante el ejercicio. Los estudios respaldan que la edad joven y los deportes competitivos intensos son factores de riesgo de SCD en pacientes con MCH.

Toma de decisiones clínicas compartidas en la cardiología deportiva

La toma de decisiones compartidas es un proceso de colaboración entre el paciente, otras partes interesadas (por ejemplo, los padres) y el médico que combina los principios del consentimiento informado y la autonomía del paciente. 

Un enfoque de toma de decisiones compartido considera los valores y preferencias del paciente y es especialmente importante cuando más de una opción en el manejo clínico es razonable. 

Dentro de las decisiones de elegibilidad de cardiología deportiva, todas las partes interesadas en el resultado están involucradas en el proceso de decisión con el consentimiento del paciente (o los padres de los niños), incluidos miembros de la familia, entrenadores deportivos, fisioterapeutas, médicos de equipo, cardiólogos, entrenadores y equipo, escuela o funcionarios del club. 

Se debe explorar una discusión cuidadosa de los posibles daños y beneficios de las diferentes opciones de tratamiento, incluida la participación continua en deportes competitivos, utilizando la mejor evidencia disponible. Idealmente, la decisión final debería ser aceptable para todas las partes.

Un cambio de paradigma ha evolucionado con respecto al regreso al deporte para atletas competitivos diagnosticados con enfermedad cardiovascular. 

Los criterios que una vez llevaron a la descalificación deportiva universal, ahora se consideran para volver a jugar caso por caso. La toma de decisiones compartida en cardiología deportiva se destacó por primera vez en individuos jóvenes con síndrome de QT largo (LQTS). Dos estudios observacionales informaron que los atletas jóvenes con LQTS de genotipo positivo que se sometieron a asesoramiento adecuado, manejo médico óptimo y cumplieron con el tratamiento podrían volver a deporte con baja tasa de SCA y sin aumento de la mortalidad.

Precisamente sobre el cernimiento periódico en estos pacientes, el Dr. Edmundo Jordán, cardiólogo y pasado presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, sostuvo que la clave de esta población es que sea diagnosticada a tiempo, pero sobre todo, tengan una evaluación rigurosa junto a su cardiólogo.

"Esta entidad puede desarrollar una cardiomiopatía, pues el músculo del corazón crece hacia adentro de la cavidad, específicamente en el septo, y no permite un flujo adecuado del movimiento de volumen de sangre y el paciente tendrá síntomas como falta de aire, dolor de pecho, especialmente cuando el paciente está haciendo ejercicios. Por eso a los atletas se les realiza un cernimiento con un electrocardiograma, donde se evalúa si tiene una cavidad hipertrófica, porque está asociada al sobrecrecimiento de la cámara del ventrículo izquierdo (TSVI). Aquí viene la consulta al cardiólogo", afirmó, refiriéndose al término médico hipercontractilidad del músculo cardíaco.

Añadió que precisamente los cardiólogos sospechan de esta condición cuando escuchan casos de pacientes saludables que, practicando deporte, colapsan de manera repentina. 

"Precisamente cuando conocemos que un atleta sufre un colapso, lo primero que pensamos es en miocardiopatía hipertrófica, al tratarse de un evento que ocurre de repente en pacientes que entendemos que están saludables. Si el paciente tiene cerca un desfibrilador, podemos traerlo de vuelta. El seguimiento debe ser uno cercano, y una estratificación de clasificación de riesgos. A medida que haya un sobrecrecimiento del septo, a mayor tamaño hacia dentro de la cavidad, mayor riesgo de muerte súbita. A muchos de estos pacientes no les permitimos ejercicios de alta intensidad y al atleta se le elimina la actividad deportiva de alto rendimiento", reiteró.

Sin embargo, la mitigación del riesgo de otras enfermedades cardiovasculares que afectan a los atletas jóvenes puede no ser posible. Por ejemplo, datos indican que el ejercicio intenso aumenta el riesgo de arritmias ventriculares y progresión de la enfermedad en pacientes con miocardiopatía arritmogénica. 

De hecho, las recomendaciones contra los deportes competitivos para pacientes diagnosticados con miocardiopatía arritmogénica siguen siendo universalmente respaldadas por expertos en cardiología deportiva. Por lo tanto, la autonomía del paciente con respecto a la participación deportiva no es absoluta, y la toma de decisiones compartida no debe simplificarse demasiado como un proceso en el que el atleta simplemente toma la decisión.

¿Es beneficioso el ejercicio en pacientes con MCH?

Estudios recientes han demostrado que el ejercicio es beneficioso para pacientes mayores con MCH. El ensayo randomizado "Exploratory Study of Exercise Training in Hypertrophic Cardiomyopathy" estableció que 16 semanas de ejercicio de intensidad moderada dieron como resultado un aumento pequeño, pero significativo, en la capacidad de realizar ejercicio en pacientes adultos mayores (edad media 50.4 años) con MCH. Estos ligeros aumentos en la aptitud cardiorrespiratoria pueden asociarse con reducciones en la mortalidad cardiovascular.

Del mismo modo, una encuesta retrospectiva de pacientes adultos con MCH (edad promedio 49 años) sugirió que el ejercicio vigoroso de por vida se correlacionó con una función diastólica favorable y no se asoció con arritmias ventriculares. 

Un ejercicio de rehabilitación cardíaca supervisado programa en pacientes sintomáticos con MCH (edad media 62±13 años) también demostró una capacidad funcional mejorada. Si bien estos estudios informan recomendaciones de actividad para pacientes adultos mayores con MCH, no fueron diseñados para establecer la seguridad en atletas competitivos adolescentes y adultos jóvenes donde el curso de la enfermedad y la intensidad del ejercicio puede ser profundamente diferente.


Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

Mas noticias de Cardiología



enlacesrecomendados: function (element) { $.get("/bloqueheaderenlancesrecomendados") .done(function (data) { $("#enlacesrecomendados").replaceWith(data); var d = data.replace("dropdown d-inline-block", "dropdown d-none d-md-inline-block"); $("#enlacesrecomendados2").replaceWith(d); }); } ,loultimo: function (element) { $.get("/bloqueloultimo") .done(function (data) { $("#loultimo").replaceWith(data); var myLazyLoad = new LazyLoad({ elements_selector: ".lazy", threshold: 0 }); }); } ,lomasvisto: function (element) { $.get("/bloquemasvisto") .done(function (data) { $("#lomasvisto").replaceWith(data); var myLazyLoad = new LazyLoad({ elements_selector: ".lazy", threshold: 0 }); }); }