La menopausia es un factor de riesgo para mujeres que requieren procedimiento de angioplastia coronaria

Como en cualquier procedimiento quirúrgico, por poco invasivo que sea, pueden presentarse algunas complicaciones.

Belinda Burgos, Camila Sánchez

    La menopausia es un factor de riesgo para mujeres que requieren procedimiento de angioplastia coronaria

    La literatura médica define la angioplastia coronaria como aquel procedimiento poco invasivo que pretende dilatar una arteria o vena estenótica del corazón a través de un catéter, como lo mencionó en una conversación exclusiva con la Revista de Medicina y Salud Pública, el Dr. Aníbal Lugo Rosas, Cardiólogo y Director Médico del Laboratorio de Cateterismo del Hospital de la Concepción.

    "Es un procedimiento percutáneo donde se introduce un catéter que se lleva al corazón de la persona, para poder visualizar la arteria coronaria, mediante la fluoroscopia", explicó Lugo Rosas. 

    Además, el doctor enfatiza en que actualmente hay pacientes que van a necesitar cirugía, entendiéndolo como el procedimiento tradicional, mientras que hay pacientes que claramente se van a beneficiar de la angioplastia: "Como en toda la medicina van a haber zonas grises, que es donde se discuten los beneficios y las probabilidades de cada procedimiento según el paciente".

    Este tipo de intervenciones se realizan con mayor frecuencia en personas que se encuentran entre los 45 y los 50 años de edad, en especial, en la población masculina. Sin embargo, el porcentaje de mujeres posmenopáusicas que requieren de este procedimiento es bastante alto, de hecho, a medida que va envejeciendo la mujer podría llegar a sobrepasar la tasa de población masculina que son sometidos a este tratamiento quirúrgico.

    "Muchos pacientes le tienen miedo al cateterismo cardíaco, y se habla de él como un mito. Lo cierto es que es un procedimiento relativamente sencillo y rápido dependiendo del operador y la duración suele ser de algunos minutos. La probabilidad de complicaciones del mismo es bastante baja", afirmó el cardiólogo. 

    En la angioplastia coronaria, el paciente puede estar en riesgo de presentar sangrado, infección e incluso la muerte. Sin embargo, el Dr. Lugo enfatizó en que estos casos son poco frecuentes.

    "Se estima que pase en menos de 1 caso en cada mil 1000 pacientes que estén estables. Siempre hay pacientes que entran a la sala de cateterismo ya inestables, cuando tienen un infarto o han llegado con alguna condición cardiovascular, el riesgo en ellos es mayor", indicó. 

    A través de los años este procedimiento ha evolucionado, brindando una mejor calidad de vida al paciente, más si tenemos en cuenta que el tamaño de los catéteres y la intervención en sí han cambiado drásticamente. De hecho, actualmente ya hay centros médicos que realizan este tipo de cirugías mediante la medicina robótica: "Esto es una línea por donde se está dirigiendo la cardiología, al igual que la cirugía en general y los tratamientos médicos".

    Recuperación postoperatoria

    El paciente debe ser consciente de que no puede llevar el mismo estilo de vida que tenía antes de iniciar el tratamiento, sino que debe modificar diferentes aspectos en compañía de un especialista.

    "Yo siempre les digo que esto es un compromiso. Se los digo en la misma sala de operación, donde yo hago la parte fácil, lo difícil les toca a ellos, que es hacer ejercicio, mantener una dieta balanceada y tomar medicamentos. No pueden fallar en ninguna de las tres, porque si lo hacen, las probabilidades de requerir otro procedimiento en las coronarias son mucho más altas", concluyó.

    Mas noticias de Cardiología