"El reemplazo de válvula aórtica percutánea, es el futuro de la cirugía cardiovascular" Dr. Iván González

Según el especialista este es un procedimiento que puede llegar a durar de 8 a 15 años en el paciente, sin embargo este dato todavía se encuentra en estudio.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

El reemplazo de válvula aórtica percutánea, es el futuro de la cirugía cardiovascular Dr. Iván González

La válvula aórtica es la válvula que se encuentra en la salida del corazón, la cual permite que este órgano expulsé la sangre oxigenada al resto del cuerpo.

Para el Dr. Iván González Cancel, Cirujano de Trasplante Cardiovascular y Corazón "Se trata de un proceso de calcificación inflamatorio de la válvula aórtica. Esta se encuentra sometida a los latidos del corazón desde el momento en que nacemos, hasta que llegamos a los 70 u 80 años, así que imaginemos 60 o 70 latidos en promedio por minuto, 24 horas al día, 365 días del año, es decir que estamos hablando de billones de latidos".

Lo que ocurre con esta válvula es que, al estar expuesta a tantos latidos, se calcifica se pone estrecha y no permite la salida de sangre.

"Si el hombre viviera mucho más tiempo, eventualmente todos tendríamos la enfermedad de estenosis aórtica", comenta el especialista.

Síntomas

Los pacientes particularmente de la tercera edad van desarrollando uno varios síntomas, tales como dolor de pecho, fatiga, síncope (perdida del conocimiento), eventualmente fallo cardiaco e incluso la muerte.

Procedimiento

En el pasado llegaban pacientes entre los 80 y 90 años de edad, que dada su fragilidad, por el riesgo quirúrgico, era prohibitivo poder llegar a operarlos.

El reemplazo percutáneo de la válvula aórtica permite que se realice por medio de una apertura de 1.5 cm a través del acceso de la arteria femoral (por la ingle), dando paso al interior de la válvula con dispositivos mecánicos que dilatan la válvula y dejan una nueva válvula puesta en el sistema del paciente.

El Dr. Iván González comenta que, "en este paso se enrolla un dispositivo parecido a un bolígrafo y con la válvula de balón expandible, las estructuras que antes eran las válvulas se rompen, estas se echan a un lado y el paciente ahora tiene a los 85 años una válvula nueva y usualmente se va para su casa al otro día"

"Se trata de una tecnología que surgió en Europa, la cual ya está aprobada en los Estados Unidos por varias entidades, que fácilmente puede ayudar a pacientes que tienen múltiples enfermedades, que no pueden resistir una recuperación de una cirugía de corazón abierto" comentó.

En cuanto a las complicaciones de este procedimiento, debido a que sigue siendo una intervención grande, se trabaja con estructuras calcificadas que en el proceso de dilatación pueden llegar a romperse. Cuando esto ocurre se convierte en un grave problema para los especialistas. Sin embargo, últimamente este procedimiento ha demostrado ser exitoso.

"Este tipo de tecnología me parece que llegó para quedarse y es el futuro de la cirugía cardiovascular"

¿Cuál es la diferencia entre el implante percutáneo de la válvula aórtica y la sustitución de la válvula aórtica convencional?

Según el Doctor González, el reemplazo percutáneo de la válvula aórtica solo requiere un pinchazo en la ingle donde empieza la pierna,  se localiza la arteria femoral, se pasa un alambre hasta dentro del corazón y a través de ese alambre se pone la válvula.

El acceso convencional de la cirugía de corazón abierto, implica una incisión de unos 12 cm en medio del hueso del pecho (esternón), que consiste en poner una manga en la salida de la cámara superior derecha y otra en la aorta, después se debe abrir la aorta con un cuchillo, sacar la válvula y coserla, cerrar de nuevo la aorta, sacar al paciente del sistema de circulación extracorpórea y cerrar el esternón con alambre.

Después de este procedimiento el paciente debe asistir a un servicio intensivo para ser vigilado y monitoreado por 24 horas, y también tiene que someterse a un régimen de ejercicio respiratorio.

"El paciente que recibió la válvula percutánea se va para la casa al otro día, mientras que el paciente que recibió una cirugía de corazón abierto, tiene una recuperación como mínimo de 5 a 7 días en observación y de 3 a 4 semanas en su casa" aseguró.

Después del procedimiento percutáneo el cardiólogo de intervención debe dar seguimiento a través de ecocardiografías y de ultrasonidos seriados, en los que se evalúa al paciente a los 3 y 6 meses y después cada año, ya que al ser una tecnología nueva se lleva un registro de qué tan efectiva es y cómo está funcionando.

Durabilidad

Para el especialista en Europa ya se habla de 10,11 o 12 años de durabilidad de esta válvula; sin embargo, en Estados Unidos su durabilidad todavía está en estudio.

"Esa es la crítica que se le hace a esta tecnología. Los profesionales médicos debemos ser precavidos en recomendarla, particularmente solo para pacientes de bajo riesgo, pero esta es una pregunta que está por contentarse" comentó.

Finalmente, el especialista dejo algunas recomendaciones para los pacientes que empiezan a presentar esta patología:

-El paciente de la tercera edad debe estar atento a síntomas como dolor de pecho, fatiga de nuevo origen síncope (cuando el paciente pierde el conocimiento).

-Cuando se identifica el problema, es importante que se realice una evaluación por un cardiólogo intervencionista o por un cirujano cardiovascular, para que le comente las opciones y que el paciente entienda a que se expone.

Aquí puede ver la entrevista completa con el especialista:

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Cardiología