Aspirina: todo lo que debes saber antes de consumirla

Los trastornos gastrointestinales, respiratorios, urticaria y erupciones cutáneas son los efectos secundarios más comunes del ácido acetilsalicílico.

María Camila Sánchez

    Aspirina: todo lo que debes saber antes de consumirla

    La aspirina es uno de los medicamentos más conocidos en el mundo, y por ende de los más consumidos, pues se considera un fármaco bastante seguro. Sin embargo, los expertos aconsejan a la población general mantenerse informados antes de tomarlo, ya que puede desencadenar efectos adversos y contraindicaciones.

    ¿Qué es y para qué se utiliza?

    Aspirina es la marca comercial de Bayer para el ácido acetilsalicílico, un principio activo presente en las hojas de sauce. Es un medicamento analgésico (disminuye el dolor), antipirético (baja la fiebre) y antiinflamatorio (evita la inflamación) que inhibe de forma no selectiva la ciclooxigenasa, una enzima que produce prostaglandinas (sustancias que juegan un papel importante en la regulación del dolor y otros procesos).

    Por lo tanto, se utiliza para el alivio de cualquiera de estos síntomas o en el tratamiento de enfermedades como la pericarditis, la fiebre reumática o la enfermedad de Kawasaki.

    ¿Cuáles son sus posibles efectos adversos?

    Los efectos adversos más frecuentes del ácido acetilsalicílico son los trastornos gastrointestinales (úlcera gástrica, úlcera de intestino, sangrado gastrointestinal, dolor del abdomen, digestión pesada, ardor, acidez, molestias gástricas, náuseas y vómitos), algunos trastornos respiratorios (asma, espasmo bronquial, congestión nasal y rinitis), Urticaria, erupciones cutáneas, angioedema (inflamación en la boca o las vías respiratorias) y, en dosis altas, alteraciones de la coagulación.

    Más raros son otros como el síndrome de Reye (daño cerebral súbito y problemas hepáticos) en niños con gripe o varicela, los trastornos hepáticos o la anemia.

    Igualmente, con el uso prolongado se han observado algunos, cuya prevalencia no está del todo clara, como mareos, acúfenos, sordera, sudoración, cefaleas, confusión, insuficiencia renal y nefritis intersticial aguda.

    ¿Cuáles son sus contraindicaciones?

    No deben tomar aspirina las personas que sean alérgicas al principio activo, padezcan úlceras gastrointestinales o molestias gástricas repetidas, hayan sufrido reacciones alérgicas de tipo asmático al tomar antiinflamatorios o analgésicos, padezcan asma, padezcan pólipos nasales, padezcan hemofilia u otros problemas de coagulación sanguínea, estén en tratamiento con anticoagulantes orales, tengan menos de 16 años o sean mujeres embarazadas y en el tercer trimestre del embarazo.

    Similarmente, deben ser precavidas con su uso las personas con hipertensión o con función renal, hepática o cardíaca reducidas, quienes hayan padecido úlceras gastrointestinales, quienes estén tomando otros medicamentos, quienes tengan una deficiencia de glucosa-6-fosfato-deshidrogenasa, quienes padezcan rinitis o urticaria, quienes se hayan sometido recientemente a una intervención quirúrgica o vayan a hacerlo próximamente, quienes se encuentren en el segundo trimestre del embarazo o aquellas personas cuyas molestias estén relacionadas con la administración de una vacuna.

    ¿Cuál es la dosis adecuada de aspirina?

    La dosis máxima recomendada de ácido acetilsalicílico es de 500mg cada 4 a 6 horas, con lo que en ningún caso deberían excederse los 6 comprimidos en el plazo de 24 horas. No obstante, las personas con ciertas condiciones, como las funciones hepática o renal reducidas, deberían consultar este extremo con su médico, ya que en su caso es posible que la dosis sea incluso menor.

    Fuente consultada aquí

    Mas noticias de Cardiología