Exposición a bacterias sería necesaria para prevenir cuadros alérgicos

Diferentes órganos se pueden ver afectados por las alergias, de hecho es considerada como una enfermedad multisistémica que va más allá de molestias respiratorias y erupciones.

Marcela Moreno Wilches

    Exposición a bacterias sería necesaria para prevenir cuadros alérgicos

    Las enfermedades alérgicas se definen como aquella tendencia a realizar una reacción exagerada del sistema inmunitario ante estímulos que comúnmente no producen daños en la mayoría de personas, como por ejemplo, el polvo casero que tiene unos animales que se llaman ácaros y ellos generalmente no ocasionan problemas, sin embargo, en quienes tienen hipersensibilidad alérgica como rinitis y asma, suelen presentar síntomas que se exacerban cuando entran en el sistema inmunitario.

    En entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP), el Dr. Daniel Amaya, alergista e inmunólogo de la Asociación Colombiana de Alergia y de la Sociedad Española de alergología e inmunología, habló sobre los factores que pueden desencadenar una reacción alérgica, las formas para alcanzar un diagnóstico acertado y explico cómo diferenciar la sintomatología de algunos casos como intolerancias, que suelen confundirse continuamente.   

    Como en muchas enfermedades no existe una única causa como tal para que se presente la condición; influyen factores hereditarios, factores ambientales, estilos de vida, productos de limpieza con químicos o hábitos alimenticios, entre otros.

    Asimismo, indicó que en momentos como el de la pandemia, las personas se pueden volver más alérgicas, debido a que “entre más limpios somos más probabilidad de ser alérgicos porque exponemos menos al sistema inmunológico a tener la interacción natural que había entre las infecciones y la respuesta inmune”, expuso el inmunólogo.

    También influye en el diagnóstico la epigenética, que son los cambios moleculares que ocurren en el ADN y hacen que las células se expresen de manera diferente en la codificación de proteínas, haciendo que se vea afectada por esas pequeñas inmutaciones, ocasionando respuestas inmunitarias adversa como las enfermedades alérgicas.

    Sintomatología

    Diferentes órganos se pueden ver afectados por las alergias, de hecho es considerada como una enfermedad multisistémica que va más allá de molestias respiratorias y erupciones.

    “Puede hablarse de alergia ocular que muchas veces se confunde con una conjuntivitis infecciosa, alergia digestiva, unas son las alimentarias típicas ante el consumo por ejemplo de un camarón, pero ahora se evidencian más las alergias a cereales como trigo, carnes rojas, vegetales y frutas y las clásicas como leche y huevo”, explicó el Dr. Amaya.

    Otras alergias menos frecuentes pueden ser las alergias a los medicamentos, especialmente cuando no las recomiendan conocidos y no bajo una receta médica o alergia a las picaduras de insectos que pueden llegar incluso a comprometer la vida.

    Las alergias son es si, perdida de tolerancia ante estímulos que habitualmente no hacen daño o que anteriormente se asimilaban sin ningún problema, respuesta de la parte inmunitaria al estímulo.

    “Hay múltiples factores que las pueden provocar, pero usualmente las reacciones de las alergias son reacciones a proteínas que constantemente son las que generan la alergia”, dijo el especialista.

    ¿Cómo se desarrollan?

    “Cuando empieza la regulación inmunológica que es el fenómeno de tolerancia natural, existe algo que se llama los linfocitos reguladores, una parte de las células que apagan por decirlo así, esa tendencia a la hiperreactividad de nuestras células, entonces ellas siempre nos tienen en una balanza entre lo bueno y lo malo. Pero cuando las células reguladoras empiezan a fallar, empiezan a lanzar una respuesta hacia lo que se llama un perfil alergénico o Th2 en donde todas las células se empiezan a liberar”, puntualizó.

    El perfil Th2 activa una cascada inflamatoria de varias células entre las que están los eosinófilos, los basófilos, los mastocitos, linfocitos Th2 y empiezan a interactuar entre ellos por medio de unas proteínas que se llaman interleucinas, que actúan como mensajeros e indican que hay que atacar.

    No confundir alergias con intolerancia

    Las intolerancias comúnmente son síntomas digestivos como distención abdominal, cólico abdominal o reflujo, pero no debe comprometer otros órganos como la piel o el sistema espiratorio.

    Cuando se habla de intolerancia, usualmente la persona tolera las formas horneadas y tolera las formas deslactosadas, por ejemplo, en el caso de la leche.

    “Así si eres intolerante a la lactosa, pero tomas un yogur deslactosado o un vaso de leche deslactosada no va a ocurrir nada, pero si es alérgico a la proteína de la leche muchas veces solamente con oler o tener contacto con ella va a generar síntomas”, explicó el alergólogo.

    Si es intolerancia simplemente se debe consumir deslactosado, si es alérgico debe tener un mayor cuidado.

    Hay alimentos que por su composición proteica tan potente generan tanta respuesta inmunitaria, que por más que pasen los años, la respuesta inmune siempre va a estar presente, como en el caso de los alérgicos al maní y a los camarones.

    En cuanto a las alergias respiratorias como rinitis o asma, son condiciones persistentes a menos de que se acuda a la inmunomodulación o vacunas de alergia, que pueden alterar el curso de la enfermedad y hacer que sea más tolerante a ese estimulo que anteriormente no hacía daño.

    Aunque es poco común que algunas personas dejen de ser alérgicas, en el caso de los niños, que frecuentemente presentan alergias alimentarias al huevo y a la leche, se estima que la mayoría de ellos, entre el 80 y 90%, en edades entre los dos y los tres años, empiezan a ser tolerantes a los alimentos, esto dependiendo de los resultados de prueba de sangre o pruebas en piel.

    Diagnóstico y tratamientos

     “Miramos los antecedentes, hacemos muchas preguntas, dónde ocurrió, que consumió, tomó medicamentos y esto nos da una base para orientar el estudio, pero todo parte de una buena historia clínica”, expuso el Dr. Amaya.

    Existen algunas pruebas como las psico-epidérmicas, que permiten evidenciar un poco más el diagnostico prick test con el alimento en fresco, por ejemplo, probar una manzana, un poco de pescado crudo o cualquier alimento y se hace la prueba en la piel del antebrazo, si se hace una roncha, demuestra que la persona es alérgica a ese alimento en el contexto de una sintomatología asociada.

    “Soy alérgico cuando tengo síntomas a ese contacto, es decir tener anticuerpos contra una sustancia y a la vez tener síntomas asociados a ello”, enfatizó el alergólogo.

    Mas noticias de Alergología e inmunología