La medicina de emergencia sigue a la vanguardia en Puerto Rico, enfatiza el Dr. Pagán

En emergencias se atiende los peores momentos o días que enfrenta un paciente en algunos casos en toda su vida.

Pedro Felipe Cuellar

    La medicina de emergencia sigue a la vanguardia en Puerto Rico, enfatiza el Dr. Pagán

    Las personas que llega a una sala de emergencias lo hacen es una situación de vulnerabilidad y es necesario que quien atienda sus necesidades esté preparado para enfrentar las diferentes situaciones, sintomatologías, padecimientos que presente el paciente, con el fin de garantizar un buen estado de salud del que entra en remisión.

    "Se tiene toda una facultad comprometida con médicos, emergenciologos, internistas, cirujanos, pediatras, ginecólogos, y todo lo que la población requiere en este momento, no se quede en su casa si tienen algún problema de salud", sostiene el Dr. Héctor Pagán, emergenciólogo y director de la Sala de Emergencias del Hospital de la Concepción en San Germán, en entrevista con la Revista de Medicina y Salud Pública. 

    Estos especialistas reciben un entrenamiento y capacitación que va dirigido a los cuidados agudos, frente a emergencias, ya sean de:

    • Trauma;

    • médica;

    • accidentes;

    • infección;

    • infarto cerebral o cardiaco;

    • cualquier exacerbación de una enfermedad crónica. 

    Los médicos de emergencias, deben cubrir cada una de las necesidades que pueda tener un paciente que entra, esto teniendo en cuenta que muchas veces se enfrentan a un escenario de salud del paciente totalmente desconocido y su primer paso a seguir es estabilizar la emergencia que enfrenta. 

    "Primero es mantener al paciente vivo, manejar la vía aérea, manejar la circulación, resucitar al paciente, y se va completando un historial, examen físico paralelo a que se hacen todos estos procesos", afirma el Dr. Pagán.  Actualmente, se ha aumentado el ingreso de pacientes, relacionados con cuadros virales, adicional al coronavirus; influenza, adenovirus, rhinovirus, virus sincitiales respiratorios. 

    Además de estos, pacientes que presentan condiciones cardiacas, infartos, infarto cerebrales, pacientes en sala de emergencia presentan muchos traumas, menores y mayores, o politraumatizados. El reto más grande dentro de emergencias, son esos pacientes que al llegar no presentar un estado comprometido en su salud, dado que se debe invertir más tiempo, recursos y puede escaparse algún diagnóstico en la búsqueda de lo que aqueja al paciente. 

    Dentro de la atención en emergencias, en el periodo de la pandemia, muchos pacientes que presentan comorbilidades, dejaron de asistir a las salas de emergencia, con el miedo de contagiarse de COVID-19, convirtiéndose en un problema de salud pública, esa inasistencia, empeorando la salud de los pacientes y aumentando los índices de mortalidad y morbilidad de estas comorbilidades. 

    El tiempo en emergencias es primordial, sobre todo cuando se tiene la vida del paciente sobre la camilla en manos de la velocidad de atención; primordialmente cuando el paciente tiene una condición cardiológica que necesite atención urgente, "el tiempo puede salvar la vida de los pacientes, como dicen los cardiólogos el tiempo es músculo cardiaco que uno pierde si uno está teniendo un evento coronario o un infarto; el hecho de comenzar la terapia de inmediato puede salvar parte del músculo cardiaco y que el paciente no solo se salve, sino que tenga mejor calidad de vida" afirma el especialista. 

    En el caso de las salas de emergencia, deben ser mecanismos precisos detención, entendiendo, que la salud del paciente también va más allá de únicamente un aspecto físico, por lo que se cuenta con apoyo de las áreas de psicología y psiquiatría para garantizar una atención completa el paciente, incluso se debe tener un trabajador social que acompaña a las familias, y a los pacientes con su contexto familiar y social. 

    Vea la entrevista completa: 

    Mas noticias de Administración y Gerencia Medicina