Bacterias intestinales en bebés están relacionadas con la reducción de las alergias alimentarias

El hallazgo podría conducir a nuevos enfoques para prevenir las alergias alimentarias, según estudio.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

Bacterias intestinales en bebés están relacionadas con la reducción de las alergias alimentarias

Los bebés con una mayor diversidad de bacterias en las heces tienen menos probabilidades de tener alergias a alimentos como el huevo, la leche o los cacahuetes, dicen los investigadores.

El hallazgo podría conducir a nuevos enfoques para prevenir la alergia alimentaria mediada por inmunoglobulina E (IgE-FA).

Las alergias alimentarias pueden ocurrir cuando la exposición a alimentos específicos activa mastocitos y basófilos. Las alergias pueden causar eccema atópico en la infancia y rinitis y asma más adelante en la vida.

En los bebés sanos, las proteínas de los alimentos interactúan con las células presentadoras de antígenos, pero las células reguladoras T suprimen las respuestas inmunitarias y previenen las alergias, escriben los investigadores.

La relación entre las bacterias intestinales y la alergia es compleja. Los oligosacáridos en la leche materna que inducen la producción de interleucina 10 e IgA también estimulan el crecimiento de Bifidobacterium y Lactobacillus , según los investigadores.

Los clostridios activan la liberación de TGF-ß, que ayuda a inducir a las células T reguladoras a suprimir las reacciones inmunes indeseables. Las bacterias intestinales también ayudan a fermentar los carbohidratos complejos generando ácidos grasos de cadena corta, que influyen en la función de la barrera intestinal y de las células B.

Estudios anteriores han revelado asociaciones entre la composición de la microbiota intestinal y la sensibilidad a los alimentos. Han indicado que la colonización tardía de las bacterias en el intestino puede provocar irregularidades en el desarrollo de los tejidos linfoides asociados al intestino.

Para comprender mejor esta relación, Joseph y sus colegas analizaron datos del Programa de Investigación de Microbios, Alergias, Asma y Mascotas de la cohorte de nacimientos del Estudio Longitudinal de Alergias y Asma en el Medio Ambiente de Salud del Condado de Wayne.

En una visita a la clínica de 24 meses, recolectaron IgE sérica específica para alérgenos, administraron pruebas de alergia por punción cutánea y entrevistaron a los padres sobre el historial médico de sus hijos, la evitación de alimentos, los síntomas gastrointestinales y las reacciones a los alimentos. Los investigadores recolectaron muestras de heces al mes y a los 6 meses de edad.

Un panel de dos alergólogos certificados por la junta revisó los datos clínicos y de entrevistas desde el nacimiento hasta los 3-5 años para clasificar a los bebés como probables o improbables de tener IgE-FA. Un tercer alergólogo se pronunció sobre los desacuerdos.

Al realizar pruebas para detectar bacterias específicas en los niños de 6 meses, los investigadores encontraron una disminución en la abundancia de 20 unidades taxonómicas operativas individuales (OTU) en los niños alérgicos, principalmente en los órdenes Bacteroidales y Clostridiales. Por otro lado, estos niños tenían mayor abundancia de Bifidobacteriales.

El hallazgo podría conducir a nuevos enfoques para prevenir las alergias alimentarias, dijo Vivian Hernández-Trujillo, directora de alergias e inmunología del Nicklaus Children's Hospital en Miami, Florida, que no participó en el estudio.

Todavía no hay pruebas suficientes para recomendar ningún tratamiento, como los probióticos, que puedan influir en la microbiota intestinal de los bebés, afirmó uno de los investigadores.

Hasta ahora, el mejor enfoque para prevenir las alergias al maní es comenzar a introducir alimentos sólidos en general, y productos de maní específicamente, temprano en la vida del bebé.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Pediatría