Personas que viven con VIH podrían envejecer prematuramente, sugiere un nuevo estudio

Médicos señalan que las investigaciones futuras deberían enfocarse en cómo aliviar el aumento del envejecimiento en las personas que viven con el virus.

Luisa Ochoa

    Personas que viven con VIH podrían envejecer prematuramente, sugiere un nuevo estudio

    Según un estudio, las personas que viven con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), pueden envejecer prematuramente, además de desarrollar enfermedades cardiovasculares e hipertensión antes que las personas que no tienen el virus y podrían padecer enfermedad renal crónica.

    Con relación a los resultados del estudio, la autora principal, Tiffany E. Gooden, MPH, y sus colegas del Instituto de Applied Health Research de la Universidad de Birmingham, Reino Unido, en un artículo publicado en HIV Medicine, informaron que, "el desarrollo más temprano de CVD e hipertensión en las personas que viven con el VIH que en las que no tienen el VIH indica un envejecimiento prematuro, mientras que el aumento de la carga de la ERC indica un envejecimiento acelerado".

    Para comparar la progresión de la enfermedad a lo largo del tiempo en adultos que viven con el VIH y en aquellos que no lo tienen, Gooden y sus colegas analizaron datos de registros electrónicos de la base de datos nacional de atención primaria del Reino Unido IQVIA entre enero de 2000 y enero de 2020.

    Para cada una de las cuatro condiciones que investigaron (CVD, hipertensión, diabetes mellitus tipo 2 (T2DM) y CKD), los investigadores crearon un grupo. Cada grupo incluía alrededor de 9000 pares de participantes que consistían en una persona que vivía con el VIH y otra sin el VIH.

    En promedio, la ECV y la hipertensión ocurrieron aproximadamente 2 años antes en personas que viven con el VIH. Y a partir de los 40 años, la carga de ERC aumentó más rápidamente, informan los investigadores.

    Los autores utilizaron la edad en el momento del diagnóstico para investigar el envejecimiento prematuro y la edad en la fecha de salida para la aceleración. 

    También, se usó la puntuación de propensión para emparejar a los participantes, y se utilizó la regresión lineal para determinar las diferencias de edad en el momento del diagnóstico entre las personas con VIH y las que no tenían VIH para cada resultado, así como las tendencias de prevalencia para la edad en la fecha de salida.

    Los resultados apuntan que las personas que viven con el VIH tuvieron un inicio más temprano de CVD (54,5 frente a 56,8) y un inicio más temprano de hipertensión (49,7 frente a 51,4), los cuales indican un envejecimiento prematuro. A partir de los 40 años, la carga de ERC aumentó con el tiempo, lo que indica un envejecimiento acelerado, pero la carga de hipertensión y DM2 no aumentó.

    Los autores escribieron que, "el envejecimiento prematuro identificado por diagnósticos de ECV e hipertensión implica que los mecanismos subyacentes de la infección por VIH y/o la exposición al TAR son impulsores importantes. Sin embargo, en comparación con otros factores de riesgo como fumar, el efecto de envejecimiento del VIH/TAR no es tan grande; por ejemplo, se ha descubierto que fumar provoca aterosclerosis coronaria 10 años antes que nunca fumar.

    "A medida que la esperanza de vida de las personas que viven con el VIH sigue aumentando, la investigación futura debería priorizar la determinación de cómo aliviar el aumento del envejecimiento en las personas que viven con el VIH para garantizar un bienestar y una calidad de vida óptimos a medida que envejecen", complementaron.

    Con relación a lo anterior, Kara S. McGee, PA-C, DMS, MSPH, asistente médico especialista en enfermedades infecciosas en Duke Health en Durham, Carolina del Norte, afirmó que, "es posible que debamos considerar evaluar a las personas que viven con el VIH para detectar enfermedades cardiovasculares e hipertensión a edades más tempranas que las pautas actuales, que generalmente están dirigidas a personas sin VIH".

    "Es importante que eduquemos a las personas que viven con el VIH para que puedan desarrollar comorbilidades antes que las personas sin VIH", añadió. "Y debemos asegurarnos de que tengan acceso a la promoción de la salud y las intervenciones adecuadas para prevenir, diagnosticar y tratar afecciones como las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión".

    Joachim G. Voss, PhD, RN, ACRN, FAAN, profesor y director del programa de doctorado en enfermería de la Escuela de Enfermería, Frances Payne Bolton de la Universidad Case Western Reserve en Cleveland, Ohio, dijo que debido a que las personas con VIH ahora están viviendo su séptimo y octava década, necesitan aprender sobre su riesgo de comorbilidades.

    Matthew S. Freiberg, MD, profesor de medicina y catedrático de cardiología en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee, calificó a esta como un área importante de investigación y un concepto difícil de estudiar.

    "Está abierto el debate sobre si las personas con VIH realmente experimentan un proceso acelerado", dijo en un correo electrónico. "Si bien este estudio informa que este es el caso, otros no lo hacen.

    "Este estudio refuerza el concepto de que las personas con VIH tienen un mayor riesgo de ciertas enfermedades no relacionadas con el sida", añadió. "Comprender esto es muy importante, independientemente de si sucede antes".

    En una entrevista telefónica, David A. Wohl, MD, profesor de medicina en la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, dijo que "una gran pregunta" entre los expertos en el campo es por qué las personas que viven con VIH corren un mayor riesgo de tener problemas relacionados con la edad.

    "Los factores de riesgo tradicionales de estas afecciones son más comunes en las personas que viven con el VIH", dijo. "Y también se han implicado mecanismos biológicos como la inflamación crónica, que puede ser mayor en las personas que viven con el VIH".

    No está claro si esto representa un envejecimiento acelerado o un envejecimiento prematuro, anotó.

    "Aunque las diferencias son estadísticamente significativas porque los autores estudiaron a muchas personas, el inicio de la enfermedad cardiovascular y la hipertensión fue solo un poco más temprano", dijo. "Y no encontraron un inicio más temprano de la diabetes o de la enfermedad renal crónica.

    VIH en Puerto Rico

    En Puerto Rico, para el año 2020, se presentaron más de 400 infecciones nuevas por VIH y se estima que actualmente existan aproximadamente más de 20.000 personas con la infección.

    El Dr. Roberto Calderón, especialista en Medicina Interna y VIH, afirma que estadísticamente los pacientes con VIH en Puerto Rico y EE.UU, se encuentran en edades de 24 a 50 años, en la edad productiva. Sin embargo, existe una población adulta mayor que se está infectando y son más vulnerables, por lo que su expectativa de vida disminuye.

    Por eso, indicó que, "lo que tenemos que tener en consideración es orientar a esta población y ordenarles todos los estudios para poder saber las complicaciones graves que están desarrollando".

    Fuente consultada aquí.

    Mas noticias de Infectología