Así es el adenovirus 41, principal sospechoso de los 190 casos de hepatitis infantiles graves

Según el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), se registró el fallecimiento de un menor.

Isbelia Farías

    Así es el adenovirus 41, principal sospechoso de los 190 casos de hepatitis infantiles graves

    La directora del Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, informó que se han registrado más de 190 casos de la hepatitis aguda de origen desconocido en niños, a nivel mundial. 

    El fin de semana, luego de que se comunicara la primera muerte de uno de los niños afectados, comenzó de forma acelerada la carrera para encontrar el responsable de las hepatitis infantiles graves que se habían detectado en varios países. 

    Pese a que predominaba la incertidumbre, el principal sospechoso era un virus, específicamente el adenovirus 41. Sin embargo, nunca se había observado que este microorganismo afectase el hígado. 

    Cabe recordar que han transcurrido 20 días desde que Reino Unido emitió una alerta. El 5 de abril se notificó a la Organización Mundial de la Salud sobre 10 casos. 

    En un primer momento, los británicos descartaron el virus de la hepatitis (A, B, C, D y E), buscando otros causantes. El SARS-CoV-2 también se descartó, al igual que las vacunas, pues, ninguno de los niños identificados en Reino Unido estaba vacunado. 

    No obstante, de los 48 niños analizados, 37 de ellos dieron positivo por adenovirus, un virus que, además de ser frecuente, generalmente causa síntomas respiratorios y gastrointestinales. 

    ¿Cómo es el adenovirus 41?

    Este es un virus de ADN bicatenario, lo cual quiere decir que tiene dos cadenas de ADN. Fue aislado por primera vez en el año 1953. Actualmente, se han descrito más de 100 tipos y más de la mitad puede infectar al ser humano. 

    Su forma es la de un poliedro, de 20 caras triangulares, y no cuenta con envoltura lipídica. La catedrática del Departamento de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid, Esperanza Gómez-Lucía, acotó que los adenovirus son una familia muy amplia, distribuida en seis géneros: "Infectan a vertebrados, pero la mayoría de los que infectan a especies diferentes de aves y mamíferos se están descubriendo actualmente por técnicas de metagenómica".

    Pueden producir hasta  un 5 % y un 10 % de las enfermedades respiratorias en niños: "Son virus con un genoma relativamente grande, por lo que se pueden manipular e introducir genes de otros virus". 

    El portavoz del Grupo Español de Hepatitis Virales de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, Juan Macías, indicó que "los adenovirus son un grupo muy amplio y ubicuo que nos dan guerra todos los años".

    Asimismo, agregó que: "Comúnmente, no producen cuadros graves, son de vías respiratorias superiores o intestinales"; a pesar de que se investigan otras causas -entre ellas los factores ambientales- "las hepatitis observadas tienen pinta de ser víricas".

    Los síntomas abarcan cuadros febriles y náuseas, vómitos y gastroenteritis, además de diarrea. 

    La transmisión del adenovirus

    Los adenovirus se transmiten por medio del contacto, al dar la mano, por estornudo o por las toses; también a través de las heces, como cuando se cambia un pañal, o al tocar superficies que lo contengan y luego llevar las manos a nariz, boca u ojos. 

    Los adenovirus se pueden resistir a los desinfectantes comunes, así como también pueden permanecer en las superficies por un largo período de tiempo, así que la recomendación habitual es lavarse las manos frecuentemente y, por lo menos, durante 20 segundos para frenar la propagación. 

    Mas noticias de Infectología