Frecuente dolor de espalda termina siendo tumor de schwannoma

Una mujer de 56 años fue diagnosticada con el con neurilemoma, también conocido como schwannoma, tras quejas de dolor lumbar durante un año


Frecuente dolor de espalda termina siendo tumor de schwannoma

Una mujer de 56 años fue diagnosticada con el neurilemoma, también conocido como schwannoma, tras quejas de dolor lumbar durante un año, que asoció a un accidente de auto.

Inicialmente la mujer narró la consecuencia de un dolor y ardor bilateral intermitente y progresivo, que se irradia en la parte posterior de la pierna derecha, con referido a adormecimiento en la región glútea izquierda, que se trató con alendronato, enalapril, gabapentina y metilprednisolona.

Luego, los médicos ordenan una serie de resonancia magnética lumbar que sugirió un quiste dermoide, un quiste epidermoide y un schwannoma quístico, que como resultado, terminó siendo evaluada neuro quirúrgicamente y se le administró medicamentos para el dolor.

La evaluación neuroquirúrgica y un estudio de resonancia magnética del cerebro, descartó metástasis, pero se confirmó la neurilemoma.

La visita de seguimiento mostró una mejoría del dolor lumbar en el paciente y la resolución del dolor neuropático. Mantuvo una disminución en la sensación de pinchazo, pero su función motora permaneció intacta y no tuvo más complicaciones. Además, fue buen pronóstico porque se logró extirpación completa.

"Había mucha preocupación porque el tumor estaba tan grande que estaba en la espina dorsal y la mujer podía quedar inválida. Se manda a patología y confirma el tumor benigno, pero hay que estar en seguimiento",

dijo el doctor David Cevallos, residente del Manatí Medical Center, quien presentó el caso.

El médico de familia agregó que a pesar de su rareza, debe ser considerado en el diagnóstico diferencial y rara vez se vuelve maligno, a menos que esté asociado con neurofibromatosis.

El neurilemoma, es un tumor benigno que surge de la célula de Schwann y puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo en la cuarta a sexta década de la vida, con una incidencia y mortalidad del tumor del cerebro y del sistema nervioso central de 3.7 en 100.000 y 2.0 a 100.000 en Puerto Rico. Sin embargo, es un 0.3% de las neoplasias intraespinales primarias, y es inusual ubicarse en el cono medular.


Artículos Relacionados