El cuidado de la piel, es un asunto más de salud que de estética

Los rayos ultravioleta, la contaminación, el consumo de tabaco, la mala nutrición y el estrés son causas que incrementan el daño crónico de la piel.

Luisa Ochoa

    El cuidado de la piel, es un asunto más de salud que de estética

    La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, por lo que su cuidado debería ser un asunto prioritario en salud. Hoy en día existen múltiples enfermedades dermatológicas, de las cuales muchas de ellas son prevenibles y afectan a millones de personas en el mundo.

    Con relación al cuidado de la piel y las afecciones dermatológicas, la Revista Medicina y Salud Pública dialogó con el Dr. Néstor Sánchez, dermatólogo y jefe del Departamento de Dermatología de la Escuela de Medicina de Ponce, quien compartió una serie de recomendaciones que no se deben pasar por alto para un buen cuidado de la piel.

    Al respecto, indicó que, "un buen cuidado de piel puede evitar el desarrollo de enfermedades como el eccema crónico, cáncer de piel, melanoma, queratosis pilar y el melasma. Por eso, una educación propia (del paciente) es importante". 

    Los factores externos más determinantes en el daño de la piel son: los rayos ultravioleta, debido a que el 80 % del envejecimiento de piel se debe a la exposición solar, y estudios han comprobado que las personas que no usan foto protección solar diaria envejecen un 24 % más que las que sí las emplean.

    La contaminación, el consumo de tabaco, la mala nutrición y el estrés son otras causas que incrementan el daño crónico de la piel. Por eso, el dermatólogo sugiere los siguientes cuidados indispensables para protegerla:

    • Evitar la exposición a los rayos ultravioleta en horas de mayor intensidad

    "Desde que nace el niño hay que protegerlo de los rayos ultravioleta y a los adultos que han tenido una exposición crónica. La piel se puede lubricar y protegerse del sol, hay muchos productos que permiten ambos, la exposición debe ser parte del cuidado de la piel, especialmente debe ser antes de las 10 a.m. o después de las 4 p.m.", enfatizó el especialista.

    • Mantener la piel hidratada

    Sobre ello, el especialista indicó que, "como parte del proceso de envejecimiento, la piel tiende a resecarse y a consecuencia de esto surgen muchas enfermedades, entre ellas el eccema y el picor, que eventualmente conlleva a un maltrato de la piel y requieren lubricación para compensar el paso del tiempo. Las glándulas sebáceas del cuerpo están un poco atrofiadas y hay que tener cuidado, especialmente en personas adultas".

    Además, el médico sugiere evitar los jabones y productos que puedan resecar la piel, ya que esto puede exacerbar otras afecciones dermatológicas que impactan en la salud física y emocional de las personas.

    • Alimentarse de forma saludable y ejercitarse

    Este es un factor importante en el cuidado de la piel. De acuerdo con el dermatólogo, la piel refleja los hábitos de vida de los pacientes, por ende, señala que "hay que comer alimentos sanos, dietas balanceadas, la cantidad adecuada de carbohidratos, proteínas, grasas y vegetales. Los pacientes que consumen muchos productos fritos, tendrán un impacto en su piel".

    Según la Clínica MEDS, diversos estudios indican que el ejercicio ayuda a preservar y renovar el colágeno y la elastina. El colágeno es el componente más abundante de la piel, y es el encargado de dar la firmeza. Por lo tanto, al renovarse y preservar el colágeno, se evita la flacidez y otros síntomas de envejecimiento.

    En definitiva, la higiene, la fotoprotección y la hidratación permitirán disminuir el riesgo de desarrollar afecciones severas en la piel, especialmente en pacientes que tienen historial familiar de enfermedades dermatológicas o exposición prolongada que daña la barrera cutánea.

    Vea el programa completo aquí.

    Mas noticias de Dermatología