La cronicidad del COVID-19 en Puerto Rico ha cambiado debido a las variantes registradas, según experto

Recientemente el Departamento de Salud identificó seis casos de la variante brasileña en la Isla


La cronicidad del COVID-19 en Puerto Rico ha cambiado debido a las variantes registradas, según experto

El registro de los síntomas que presentan los pacientes contagiados con COVID19 en estos momentos se hace aún más relevante, ante el registro de varias de sus variantes en la Isla, tratándose de unas aún más contagiosas y que pueden causar procesos inflamatorios más severos que la cepa original.

Según en entrevista con la Medicina y Salud Pública (MSP), el doctor Javier Morales, infectólogo y director de Clinical Research de Puerto Rico, un estudio del cual forma parte en el Hospital Auxilio Mutuo, ha develado cómo las fases clínicas del COVID-19 han cambiado según su variante y qué tratamientos son los recomendados. 

Explicó que al principio de la pandemia se sabía que la mayoría de pacientes contagiados con la cepa original de COVID19 presentaba un  cuadro gripal muy común similar al del rhinovirus, y que más adelante, el mismo individuo podía manifestar otras secuelas o síntomas.

No obstante, ya se ha visto que el proceso inflamatorio de COVID19 puede ser distinto, si el contagio fue a causa de alguna de sus variantes.

Según el Departamento de Salud, la variante predominante en la Isla es la B.1.1.7 (variante británica), inicialmente detectada en el Reino Unido. Hasta el momento se han detectado 145 casos con la variante británica. 

Mientras que la variante de Sudáfrica (B.1.351) no se ha propagado y se mantiene en un caso, según asegurado en comunicado de prensa. La variante que sí reflejó un leve aumento fue la variante de California. Unos 11 casos fueron asociados a la nueva variante B.1.429 y cinco casos fueron identificados con la B.1.427, ambas variantes californianas.

La segunda cepa con mayor exposición ha sido la variante de Nueva York (B.1.526) con 67 casos identificados. Mientras que, la variante P.2, detectada en Brasil, no se ha propagado y se mantiene en un caso identificado, según el titular de Salud, Dr. Carlos Mellado.

“En el estudio se determinó que aquellos pacientes que son diagnosticados de COVID, poseen algunas etapas. La primera, es la viral que se presenta en los primeros ocho días y luego a una etapa inflamatoria. En este punto se determinó que los esteroides en la fase inflamatoria bajaban la mortalidad de los pacientes, a su vez disminuyen graves síntomas. El problema que tenemos ahora es que la enfermedad ha cogido un curso distinto, nos dimos cuenta que en el día 9, donde venía la fase inflamatoria, ha brincado tres días antes, es decir, los pacientes se complican en el día 5”, detalló el doctor.

El especialista por tal razón recalcó la importancia de tener en cuenta el tratamiento aplicado en estos pacientes en su fase inicial luego del contagio.

“Uno debe asumir que son variantes que han llegado a la isla, por ejemplo por los aviones que llegaron ayer de Orlando de todos los ciudadanos de Puerto Rico y lo que va ocurrir de aquí en dos semanas, es que habrá un pico alto de contagios, así que seguiremos con problemas”, afirmó el doctor.

Vacunación e infectología

Aunque el proceso y los programas de vacunación en Puerto Rico han sido eficaces según lo catalogó, las alzas de contagio actualmente podrían contrarrestar el beneficio de la inmunización comunitaria sino se limitan las cadenas de transmisión, estableció.

“La vacunación lleva una velocidad y las infecciones virales otra velocidad y no podemos acelerar la vacunación ya que nosotros no tenemos la vacuna, nos están llegando una cantidad de vacunas semanalmente, pero en lo que la vacuna tiene una velocidad, se tienen que bajar la velocidad de los contagios o sino los contagios nos van a ganar y se sabe que cualquier virus cada cierto número de reproducciones del virus habrán mutantes espontáneas”, afirma el doctor.

Control en Puerto rico

Como asegura el doctor, los diversos protocolos de bioseguridad se han manejado de una forma acorde, no obstante, es necesario que aquellas actividades que conlleven aglomeraciones sean suspendidas de manera temporal con el fin de seguir evitando alzas en la curva epidemiológica, recomendó.

“La infección está ganando la carrera. Yo veo a todas las personas que laboran en diversos ámbitos con mascarilla, las medidas de bioseguridad han sido bien ajustadas. Sin embargo, metería mano a algo importante, donde 4 a 5 fines de semana se cierran playas, chinchorros y las barras, esto para evitar aglomeraciones”, concluyó el doctor.


Artículos Relacionados