Usan por primera vez dispositivo para evitar accidentes cerebrovasculares en pacientes puertorriqueños

Los “strokes” se encuentran entre las primeras causas de muerte en el País

Belinda Z. Burgos González

    Usan por primera vez dispositivo para evitar accidentes cerebrovasculares en pacientes puertorriqueños

    El esfuerzo de los médicos del País en la búsqueda de nuevas estrategias que eviten a toda costa los accidentes cerebrovasculares se continúa palpando. 

    Esta vez, especialistas de la división Cardiovascular del Centro Médico Menonita de Cayey utilizaron por primera vez en Puerto Rico y Latinoamérica el sistema de protección cerebral (CPS) SENTINEL, para prevenir derrames cerebrales en esta población de pacientes. 

    Según en entrevista con el Dr. Pedro Colón, cardiólogo intervencional, el CPS tiene la función de capturar los restos embólicos que se remueven durante el procedimiento del reemplazo de la válvula aórtica transcatéter (TAVR), para prevenir que lleguen al cerebro y provoquen un derrame cerebral. 

    TAVR es un procedimiento mínimamente invasivo para corregir la estenosis aórtica y una alternativa para pacientes de alto riesgo por su edad y con otros padecimientos cardiovasculares. 

    Entre los riesgos de este procedimiento se encuentra el que el paciente presente un evento isquémico adverso, según el doctor Colón. 

    El “stroke” en Puerto Rico, según el Dr. Gilberto Rivera, pasado presidente de la Sociedad Puertorriqueña de Cardiología, constituye una de las principales causas de muerte en Puerto Rico, donde ocurren sobre 1,300 muertes al año. 

    Este tipo de evento sigue en aumento y en los Estados Unidos se identifican cerca de 800 mil casos y sobre un 15% de personas fallecen debido a factores de riesgo y complicaciones.

    “Han aumentado el uso de dispositivos para pacientes con características específicas que puedan estar asociadas al desarrollo de este evento clínico. Ellos inventaron el filtro que se coloca en las arterias carótidas para que entonces evitar la posibilidad de que cualquier particulado que salga por la instrumentación que esté reemplazando la válvula”, sostuvo.

    imagen-cuerpo

    Grupo de especialistas encargados de realizar el procedimiento en el Centro Médico Menonita de Cayey.

    “Como llevamos más de cinco años haciendo este tipo de reemplazo de válvula aórtica, y cada vez atendemos más con la salud más comprometida y complicaciones, este dispositivo presenta una alternativa para salvarlos de un evento adverso como el accidente cerebrovascular, porque además muchos de ellos por la seriedad de sus complicaciones que presentan, no han sido atendido en otros centros clínicos. Entendemos que somos el primer centro en Puerto Rico que hemos utilizado este dispositivo - sistema de protección cerebral”, afirmó el especialista.

    Sostuvo que el instrumento se coloca a través de la vía vascular por el brazo derecho y no interfiere con el trabajo de los cardiólogos intervencionales en sala de operaciones.

    Además de esta primera utilización de esta tecnología en la Isla y Latinoamérica, los especialistas ya han utilizado el dispositivo en al menos seis pacientes puertorriqueños. 

    Entre los criterios clínicos que reunían estos pacientes estaba la enfermedad periferovascular, que ocurre cuando hay un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón.

    “El miedo más grande de un derrame isquémico es si el paciente sobrevive, y, si sobrevive, si queda con alguna incapacidad física o motora. Por lo tanto, esto ayuda a disminuir la incidencia de posibles complicaciones de un derrame cerebral y sus secuelas. Ahora con esta herramienta me permite evaluar al paciente de una manera amplia con la alternativa de este dispositivo ofrece, evitando el riesgo de que algún particulado llegue a su cerebro cuando se realiza el procedimiento del reemplazo de la válvula aórtica transcatéter”, celebró.

    Conozca más del procedimiento 

    Mas noticias de Cardiología