La inflamación cardíaca puede estar presente después de una infección leve por COVID-19, indica estudio

Expertos aseguran que un período corto de inflamación en el corazón puede estar asociado con síntomas o arritmias a largo plazo.

Sergio Nicolás Ortiz Cortés Sergio Nicolás Ortiz Cortés
  • Sergio Nicolás Ortiz Cortés - Correo Electrónico

La inflamación cardíaca puede estar presente después de una infección leve por COVID-19, indica estudio

La inflamación del miocardio está presente en una pequeña proporción de pacientes que se han recuperado de casos relativamente leves de infección por COVID-19, según muestra un nuevo estudio.

"Nuestros hallazgos sugieren que incluso en pacientes que han tenido casos relativamente leves de COVID-19, algunos tendrán cambios inflamatorios en el corazón, y estos cambios pueden estar presentes sin ningún síntoma cardíaco", dijo el autor principal, Paaladinesh Thavendiranathan, MD, Universidad de Toronto.

"Aunque nuestros datos sugieren que esta inflamación mejora con el tiempo y los resultados parecen positivos, no sabemos si habrá consecuencias a largo plazo", añadió.

Al señalar que incluso un período corto de inflamación en el corazón puede estar asociado con síntomas o arritmias a largo plazo, Thavendiranathan dijo: "Recomendaría que es mejor evitar contraer la infección si existe alguna posibilidad de inflamación del corazón".

Los autores explican que entre los pacientes hospitalizados con COVID-19, los primeros estudios sugirieron que aproximadamente uno de cada cuatro experimenta una lesión cardiovascular, definida como una elevación en los niveles de troponina, que se asoció con un aumento de 5 a 10 veces en el riesgo de muerte. 

Sin embargo al día de hoy hay información limitada sobre la lesión cardíaca en pacientes que no requieren hospitalización.

Aunque se informó una amplia gama de tejido miocárdico anormal en varios estudios de resonancia magnética cardíaca de pacientes recuperados de la infección por COVID, hay poca comprensión de los cambios persistentes en el metabolismo miocárdico en pacientes recuperados, lo cual es una preocupación potencial, dado que COVID-19 está asociado con inflamación sistémica durante la enfermedad aguda, afirman los expertos.

Para el estudio actual, los investigadores examinaron la inflamación del miocardio medida con dos métodos diferentes: resonancia magnética cardíaca y tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa (FDG-PET), en personas que se habían recuperado de la infección por COVID-19 y observaron cómo esto se relacionaba con cambios en la inflamación. marcadores de sangre.

La autora principal Kate Hanneman, MD, también de la Universidad de Toronto, explicó que las imágenes FDG-PET son más sensibles que las IRM para detectar inflamación activa. 

"Las células inflamatorias tienen una mayor captación de glucosa, y las imágenes FDG-PET se utilizan para buscar tejido inflamatorio metabólicamente activo que capta glucosa. Brinda información complementaria a la IRM. La IRM cardíaca muestra cambios estructurales o funcionales, como cicatrización o edema, mientras que las imágenes FDG-PET miden directamente la actividad metabólica relacionada con las células inflamatorias".

El estudio involucró a 47 personas, 51% mujeres, con una edad media de 43 años, que se habían recuperado recientemente de la infección por COVID-19. De estos, la mayoría había tenido una enfermedad COVID relativamente leve, y el 85% no requirió hospitalización.

Las imágenes cardíacas se realizaron una media de 67 días después del diagnóstico de COVID-19. En el momento de la toma de imágenes, 19 participantes (40 %) informaron al menos un síntoma cardíaco, incluidas palpitaciones, dolor torácico y dificultad para respirar.

Los resultados mostraron que ocho pacientes (17 %) tenían una captación focal de FDG en la PET compatible con inflamación miocárdica. En comparación con aquellos sin captación de FDG, los pacientes con captación focal de FDG tenían un mayor volumen regional T2, T1 y extracelular (colocalizando con captación focal de FDG), mayor prevalencia de realce tardío de gadolinio que indica fibrosis, fracción de eyección del ventrículo izquierdo más baja, peor deformación global longitudinal y circunferencial, y marcadores sanguíneos inflamatorios sistémicos más elevados, incluida la interleucina (IL)-6, IL-8, una proteína C reactiva de alta sensibilidad.

De los 47 pacientes del estudio, 13 habían recibido al menos una dosis de una vacuna contra el COVID-19. No hubo una diferencia significativa en la proporción de pacientes con PET positivo entre los que habían recibido una vacuna contra el COVID-19 y los que no.

Tampoco hubo diferencia en la inflamación entre los pacientes que habían sido hospitalizados con COVID-19 y los que habían manejado la infección en casa.

Entre los pacientes con captación focal de FDG, la TEP, la RM y los marcadores sanguíneos inflamatorios mejoraron en las imágenes de seguimiento realizadas una media de 52 días después de la primera imagen. Los autores dicen que esto sugiere que estas anomalías no estaban relacionadas con una enfermedad cardiovascular preexistente.

De los ocho pacientes con resultados positivos de FDG-PET, dos no mostraron anomalías en la RM. Estos dos pacientes también tenían biomarcadores inflamatorios elevados. "La PET es un método más sensible para medir la inflamación cardiaca, y nuestros resultados muestran que estos cambios no siempre se traducen en cambios funcionales observados en la resonancia magnética", anotó Thavendiranathan.  

El único factor de riesgo cardíaco que fue más común en los participantes con captación de FDG fue la hipertensión . Aunque los síntomas cardíacos fueron casi el doble de frecuentes en los participantes con captación focal de FDG, esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

"Dado el creciente número de sobrevivientes con síntomas similares, estos hallazgos interesantes justifican una mayor investigación", dicen los autores.

Al señalar que la captación de FDG se correlacionó con elevaciones en los biomarcadores inflamatorios sistémicos, los investigadores sugieren que "un proceso inflamatorio sistémico más intenso puede estar contribuyendo a la inflamación cardíaca y la consiguiente alteración de la función miocárdica regional y global en participantes positivos para PET".

En la repetición de imágenes 2 meses después, los ocho pacientes que mostraron captación de FDG mostraron una mejoría o resolución de la inflamación sin ningún tratamiento, aunque dos pacientes todavía tenían algunos signos de inflamación. Los biomarcadores sanguíneos también mejoraron durante el seguimiento.

"Esta es una información alentadora, pero necesitamos datos a más largo plazo para ver si hay alguna repercusión a largo plazo de esta inflamación", dijo Hanneman.

"En general, los hallazgos del estudio sugieren un fenotipo de imágenes que se espera que tenga un buen pronóstico. Sin embargo, se requieren estudios de seguimiento a más largo plazo para comprender la necesidad de una vigilancia cardíaca continua, la relación con los síntomas cardíacos, orientación para el regreso seguro al ejercicio y participación deportiva y el riesgo de enfermedad cardiovascular a largo plazo", afirman los investigadores.

Fuente consultada aquí.

Comunicador Social y Periodista egresado de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá. Periodista y Redactor en la Revista de Medicina y Salud Pública.

Mas noticias de Cardiología