Estudio sugiere que la empagliflozina mejora los síntomas de insuficiencia cardíaca aguda

Este medicamento, indicado para la diabetes tipo 2, ha mostrado ser efectivo en pacientes con insuficiencia cardíaca aguda en pacientes hospitalizados.

Isbelia Farías

    Estudio sugiere que la empagliflozina mejora los síntomas de insuficiencia cardíaca aguda

    El tratamiento de pacientes hospitalizados de forma aguda por insuficiencia cardíaca con el inhibidor de SGLT2 empagliflozina condujo a un rápido incremento en el bienestar del paciente, en comparación con los pacientes de control que recibieron placebo, que apareció después de 2 semanas de tratamiento en un análisis secundario de 530 pacientes aleatorizados en el ensayo EMPULSO.

    Para Mikhail Kosiborod, coinvestigador de EMPULSE, quien presentó un nuevo análisis en las sesiones científicas anuales del Colegio Americano de Cardiología, el mensaje de la rápida respuesta a la empagliflozina de los pacientes hospitalizados de forma aguda fue claro: "Utilice estos medicamentos, tan pronto como sea posible. Hemos visto con otros medicamentos que, si no se recetan durante la hospitalización, es poco probable que suceda después del alta", dijo Kosiborod, quien también es cardiólogo y codirector del Centro de Excelencia Cardiometabólico Haverty en el Instituto del Corazón Mid America de Saint Luke en Kansas City, Missouri.

    "Hasta donde sabemos, la mejora muy temprana en la puntuación del Cuestionario de Cardiomiopatía de Kansas City, un predictor bien conocido de muerte cardiovascular y reingresos por insuficiencia cardíaca, que observamos con empagliflozina a los 15 días es la primera observación de este tipo, y si se corrobora por estudios futuros sugeriría que el inicio de los inhibidores de SGLT2 durante la hospitalización por insuficiencia cardíaca aguda puede ser una herramienta para mejorar la calidad de las transiciones del hospital al hogar", escribieron Kosiborod y sus asociados en la versión publicada de su informe que apareció al mismo tiempo que su informe en la reunión.

    "Estos datos realmente respaldan el inicio del empagliflozina u otro inhibidor en el hospital, suponiendo que el paciente no tenga contraindicaciones", comentó Deepak Bhatt, profesor de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston.

    "El hecho de que el beneficio se presente tan pronto es realmente importante, porque hay una pequeña penalización por esperar" para comenzar el tratamiento con un agente de la clase de inhibidores de SGLT2, agregó Bhatt, quien también es director ejecutivo de programas cardiovasculares intervencionistas en Brigham and Women's Health, en Boston.

    En el hospital crea un momento educativo

    Comenzar el tratamiento cuando un paciente está hospitalizado también es importante como "un momento de enseñanza", agregó Bhatt en una entrevista. "Un médico puede decirle a un paciente 'tome este medicamento y evitará que regrese al hospital', en un momento en que es más probable que tenga un impacto, en comparación con cuando el paciente está fuera del hospital y se siente bien y la adherencia probablemente será mucho menor", puntualizó Bhatt. 

    Los resultados que Kosiborod informó sobre los parámetros de calidad de vida medidos ampliaron lo que él y sus coinvestigadores informaron por primera vez en 2021 con los resultados primarios de EMPULSE, que inscribió a 530 pacientes en 118 centros en 15 países entre junio de 2020 y febrero de 2021. 

    El ensayo asignó al azar a pacientes hospitalizados por insuficiencia cardíaca aguda después de un breve período de estabilización, independientemente de su fracción de eyección del ventrículo izquierdo o de la presencia de diabetes, para recibir una dosis diaria única de 10 mg de empagliflozina (Jardiance) o placebo a partir de una mediana de 3 días después de la admisión.

    Los pacientes inscritos tenían un promedio de 71 años de edad, alrededor de dos tercios eran hombres, el 45 % tenía diabetes, el 32 % tenía una fracción de eyección del ventrículo izquierdo superior al 40 % y alrededor de dos tercios tenían insuficiencia cardíaca crónica descompensada, mientras que un tercio tenía insuficiencia cardíaca aguda.

    Fuente consultada aquí.  

    Mas noticias de Cardiología