¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide y cuándo acudir al médico?

La artritis reumatoide es la principal enfermedad musculoesquelética relacionada con discapacidad funcional.

Alexander Triana Yanquén

    ¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide y cuándo acudir al médico?

    La Organización Mundial de la Salud (OMS), asegura que la artritis reumatoide afecta entre el 1 y 1,5 % de las personas, y es una de las mayores causas de ausentismo y retiro laboral prematuro en todo el mundo.

    Qué es la artritis reumatoide

    Esta es una enfermedad crónica que se caracteriza porque las células del sistema inmunitario atacan el cuerpo, y durante el proceso se puede presentar dolor, tumefacción y rigidez articular. La artritis reumatoide es la principal enfermedad musculoesquelética relacionada con discapacidad funcional.

    Otros de los síntomas que se hacen visibles son el cansancio, la fiebre, la falta de apetito, la pérdida de peso y sensación de malestar general. Asimismo, es común que la piel, los vasos sanguíneos, el corazón, los pulmones y los ojos también presenten alteraciones. 

    Análisis y diagnóstico 

    La consulta médica es el primer paso para establecer el proceso de diagnóstico, en ella el paciente expone los malestares, y el especialista toma atenta nota, para continuar con la valoración física; con la finalidad de detectar la presencia de artritis y diferenciarla de otros padecimientos. Es muy importante que considere los antecedentes familiares, evalúe los síntomas que presenta y relate con detalle al especialista. 

    Habitualmente se solicitan análisis de sangre y algunos estudios de imagen como radiografías. Sin embargo, ningún estudio por sí solo, dará un diagnóstico definitivo, éste depende de la valoración general del médico.

    Cabe mencionar que no existen pruebas reumáticas que confirmen por sí solas la enfermedad. Por ejemplo, el factor reumatoide es un estudio de sangre positivo entre un 70 a 80 % de las personas con este padecimiento. No obstante, entre el 20 a 30 % de las personas que la padecen puede tener un resultado negativo.

    Riesgos de no detectar a tiempo

    Es importante que el paciente acuda al médico cuando los dolores persisten y se presente inflamación, los protocolos de inflamación indican al especialista las medidas que debe tomar basado en el dolor y el seguimiento al paciente. 

    Estudios que se han hecho sobre la enfermedad aseguran que alrededor del 50% de las personas afectadas no estará en condiciones de mantener un trabajo de tiempo completo a los 10 años del inicio de la patología. Además, si no se inicia un manejo adecuado desde el principio, uno de cada diez pacientes tendrá dificultades para llevar a cabo actividades de la vida diaria como bañarse, vestirse, comer, entre otras.

    Cuando no se ha descubierto la patología a tiempo, y la enfermedad está más avanzada, esta puede causar importantes limitaciones físicas y un marcado deterioro de la calidad de vida. De allí, la importancia de la consulta temprana, ya que el manejo oportuno aumenta la probabilidad de controlar el cuadro y evitar el daño articular, así como el desarrollo de patologías más complejas que afecten el sistema cardiovascular, pulmonar o nervioso. 

    Desafortunadamente, y aunque la ciencia ha evolucionado en métodos y estrategias de detección, hay un retraso considerable de más de 6 meses en la detección debido a la percepción errónea de que el dolor articular es una manifestación menor que no requiere asistencia sanitaria.

    Fuente de consulta: Get Healthy Stay Healthy - gethealthystayhealthy.com