El rol de la nutrición en la Esclerosis Múltiple


El rol de la nutrición en la Esclerosis Múltiple

RESUMEN: La investigación relacionada a esclerosis múltiple (EM) es abundante y contínua. Al momento no se ha podido confirmar una relación directa entre factores dietarios y esta condición.En este corto escrito se discutirán variables dietarias que resultan prometedoras. Sin embargo, aún se necesita más investigación.

PALARAS CLAVES: Nutrición, factores dietarios, dieta

INTRODUCCIÓN

La intervención nutricional en la prevención y tratamiento de esclerosis múltiple (EM) es un tema de gran interés, que genera mucha información, en algunos casos conflictiva, en otros esperanzadora. La EM ha sido descrita como una condición inflamatoria autoinmune que provoca degeneración del sistema nervioso. Desgraciadamente, al momento no se puede establecer una conexión directa y concluyente entre alguna intervención nutricional y la EM, sin embargo, hay evidencia científica que relaciona algunos factores dietarios y la evolución de esta condición en el cuerpo humano. Por lo tanto, este corto escrito tiene como propósitos:

  • Describir los hallazgos más recientes entre factores nutricionales y EM
  • Ofrecer recomendaciones alimentarias tomando como base la información presentada
  • FACTORES NUTRICIONALES

    Bacterias Probióticas Nuestro Cuerpo alberga trillones de bacterias, virus y hongos (microbiota). A las bacterias que viven en el sistema gastrointestinal se les conoce como microbiota intestinal(1), estas bacterias están relacionadas con: metabolismo de nutrientes (digestión, absorción y uso), balance energético (control de peso), respuesta del sistema inmunológico (fortalecimiento) y estado inflamatorio del cuerpo (pueden promover o reducir la inflamación corporal).

    Una microbiota intestinal saludable ayuda a:

  • reducir la entrada de patógenos (organismos que pueden causar enfermedades) al cuerpo, manteniendo intacta la barrera intestinal 
  • estimular la respuesta del Sistema inmunológico
  • bajar estados inflamatorios.(1) Dentro de la gran variedad de bacterias que viven en el sistema gastrointestinal están las bacterias protectoras o también conocidas como bacterias probióticas y las no-protectoras (patógenas) que hacen lo opuesto. El balance entre estos dos grupos de bacterias puede verse afectado (disbiosis) por diversos factores, tales como: alimentación diaria, nivel de actividad física, peso corporal, medicamentos y zona geográfica donde se vive.(1)
  • Se ha observado que en situaciones como esclerosis múltiple hay un desbalance entre estos dos tipos de bacterias, favoreciendo un aumento en las no protectoras(1). Son muchas las cepas (familias) de las bacterias probióticas, clostridium butyricum, bifidobacterium lactis, lactococcus lactis y lactobacillus han sido relacionadas con funciones antiinflamatorias y protectoras.

    Las bacterias probióticas son organismos vivos, por lo tanto necesitan alimento, como alimentos ricos en fibra(soluble y no soluble)(3) como las frutas, vegetales han sido relacionados con un incremento en la cantidad de las bacterias protectoras (1,2,3). Por el contrario, patrones de alimentación con alto consumo grasa saturada favorecen un aumento en la cantidad de bacterias no protectoras que, a su vez, incrementa los estados proinflamatorios y debilitan el sistema inmunológico. (2, 3)

    Biotina

    Biotina es una de las vitaminas del complejo B, actúa como un co-factor importante de 4 enzimas relacionadas con la remielinización de los nervios,(3,4). Sus mejores fuentes son el hígado, huevo, salmón y la batata mameya y semillas de girasol(3). Debido a esta función, se han estado realizando estudios con altas dosis de biotina y su posible capacidad de reducir la progresión de esta condición. En 2016, Tourbah, A. et al.,(5,6) reportaron una reducción significativa en la progresión de la condición debido al alto consumo de biotina, sin embargo, esos resultados no han podido ser replicados(7,8). 

    Vitamina D3

    Dentro de las alternativas nutricionales relacionadas al tratamiento de la EM, la vitamina D3 es una de las más prometedoras.(3). Es común observar bajos niveles de vitamina D3 en pacientes con EM. (9) Los niveles adecuados de vitamina D3 en el cuerpo han sido asociados con la reducción de procesos inflamatorios, fortalecimiento del sistema inmunológico y reducción en la formación de lesiones en el sistema nervioso central relacionadas a la EM.(10) 

    En las mujeres, un consumo diario de 400 UI o más de Vitamina D3 ha sido asociado con una disminución del riesgo a desarrollar EM.(11) Si se reportan niveles muy bajos de vitamina D3, se aconseja consultar con su neurólogo para identificar la cantidad recomendada para comenzar su tratamiento. Una dosis comúnmente utilizada es la de 50.000 UI semanales por espacio de tres meses o hasta que sus niveles estén normalizados, para luego cambiar a una dosis de mantenimiento que puede fluctuar entre 2.000 y 5.000 UI diarias.(11)

    Acidos grasos Omega-3

    Los tres ácidos grasos Omega-3 más importantes son: alfalinolénico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). El alfa-linoleico nuestro cuerpo no lo puede producir y debe obtenerse a través de la alimentación (aceites vegetales de linaza "flaxseed", soya orgánica, no genéticamente modificada, canola no genéticamente modificada, pescados de agua fría). Los ácidos EPA y DHA son derivados del ácido alfa-linoleico, las mejores fuentes son pescados de agua fría y mariscos.(12)

    La suplementación con Omega-3 y aceites de pescado en pacientes con EM ha demostrado una reducción en la velocidad de recaída, marcadores proinflamatorios y mejoría de la calidad de vida del paciente.(13,3)

    Aceite de Oliva extra-virgen

    El aceite de oliva (en especial el aceite de oliva extra virgen) contiene una gran cantidad de fitoquímicos (compuestos orgánicos con actividad metabólica y protectora) con actividad anti-inflamatoria, cardio-protectora e inmunoprotectores llamadas polifenoles).(14,15) 

    Multivitaminas

    Al momento, el uso de altas dosis de vitaminas (excepciones:Vitamina D3 y biotina que se encuentran en procesos de investigación) para aliviar los síntomas y progresión de EM no está sustentado.(16) Una alimentación diaria balanceada, dando énfasis al consumo de vegetales y frutas frescas o congeladas aumentan las probabilidades de obtener cantidades adecuadas de estos nutrientes esenciales. 

    Al utilizar un suplemento de vitamina específico o una multivitamina, se aconseja que la cantidad a consumir no sobrepase el 100% de las recomendaciones diarias (observe los porcentajes del o de los ingredientes en la etiqueta del producto). La manufactura de suplementos nutricionales no está regida bajo los mismos estándares de control que tiene la industria de fármacos. Por tal razón, si desea utilizar un suplemento se recomienda que lleve el logo de "United States Pharmacopeia" o USP para reducir el riesgo de engaño. (16,17)

    Sodio

    Es un mineral abundante en la naturaleza, en unión con el cloruro forma la sal de mesa (sodio 40%, cloruro 60%) comúnmente utilizada para dar sabor, como preservante y estabilizador en los alimentos(18). El sodio tiene varias funciones importantes tales como mantenimiento de la presión sanguínea y transmisión del impulso nervioso. Se estima que se necesitan aproximadamente 500 mg de sodio diarios para cubrir las necesidades del cuerpo (1 cucharadita de sal = 2400 mg de sodio). Se estima que el estadounidense promedio consume aproximadamente 1 ½ cdta de sal (3,400mg de sodio) al día. Por otro lado, el consumo excesivo de sodio ha sido asociado con pérdidas de calcio y problemas cardiacos y renales(18)

    En 2015, Farez et al.(19) reportaron una relación positiva entre altos niveles de excreción de sodio urinario (marcador de consumo dietario) y aumento de la velocidad de recaídas y volumen de lesiones en pacientes con EM. En otro estudio más reciente (BENEFIT), luego de un seguimiento de 5 años, no se encontró relación entre la excreción de sodio urinaria (por ende, ingesta de sodio) y curso, evolución o progreso de esta enfermedad.(20)

    Naturacéuticos

    El término nutracéutico no tiene una definición única, el creador de este concepto, Stephen De Felice, en 1989 lo definió como "un alimento o partes de un alimento que provee beneficios médicos o de salud, incluyendo prevención y tratamiento de una enfermedad"(21) Se han realizado estudios con otros componentes dietarios tales como ácido-alfa lipoico, ginkgo biloba, vitamina A, té verde, coenzima Q-10 y curcumina. Aunque son estudios pequeños, con resultados prometedores para poder validar el uso de estos componentes dietarios es importante poder replicar los resultados de los mismos. Por lo tanto hace falta más investigación.(22)

    ESTRATEGIAS DIETARIAS RECOMENDADAS Incrementar el consumo de factoresdietarios anti-inflamatorios:(3) 

  • Mantenga buenos niveles de vitamina D
  • Frutas y vegetales: son una buena fuente de fibra (alimento preferido de las bacterias probióticas). Combine vegetales de diferentes colores: rojos, verdes, anaranjados. Frutas Tropicales (china, papaya, piña, mango), bayas (fresas, arándanos o "blueberries", mora o "blackberries")
  • Probióticos: yogurt, kefir, kombucha, suplementos
  • Omega-3: pescados (salmón), arenques (herring), caballa (mackerel), atún (tuna), sardinas y trucha (lake trout) 
  • Semillas: linaza, chía, calabaza
  • Frutos secos: almendras, nueces, nuez brasileña
  • Fuentes de biotina: huevo cocido, frutos secos, cortes de carne de res y cerdo bien bajos en grasa (res: garrón, carne de guisar, carne de sopa, bistec, filete mignon; cerdo: chuleta corte de centro, lomo de cerdo) 
  • EVITAR EL CONSUMO DE FACTORES DIETARIOS PRO-INFLAMATORIOS(3)

    Evitar el consumo de grasasaturada e hidrogenada: ·

  • Cortes de carne de res y cerdo altos en grasa
  • Grasa hidrogenada: manteca vegetal, margarina, grasa hidrogenada o parcialmente hidrogenada
  • Carnes enlatadas y procesadas: salchichas (de todotipo); "hotdogs" (de todotipo), "corned beef"; cortes fríos como pastrami, salchichón, jamones (cerdo, pollo, pavo) ahumados, horneados altos en nitratos
  • Salsa de tomate, adobos y sazonadores regulares, "cubitos" para cocina.
  • Salsas como: soya, salsa BBQ, teriyaki, inglesa · Sal añadida a la comida.
  • OTRAS RECOMENDACIONES

    Mantenga un peso saludable: reduce factores inflamatorios. Mantenga o incremente el nivel de actividad física diaria (según capacidad): reduce factores inflamatorios y fortalece el sistema inmunológico.

    REFERENCIAS

    1. Freedman, S. N., Shahi, S. K., & Mangalam, A. K. (2018). The "Gut Feeling": Breaking Down the Role of Gut Microbiome in Multiple Sclerosis. Neurotherapeutics : 15(1), 109–125. https://doi.org/10.1007/ s13311-017-0588-x

    2. Shahi, S. K., Freedman, S. N., & Mangalam, A. K. (2017). Gut microbiome in multiple sclerosis: The players involved and the roles they play. Gut microbes, 8(6), 607–615. https://doi.org/10.1080/19490976.2017.13 49041

    3. Riccio, P., &Rossano, R. (2018). Diet, Gut Microbiota, and Vitamins D + A in Multiple Sclerosis. Neurotherapeutics, 15(1), 75–91. https://doi.org/10.1007/ s13311-017-0581-4

    4. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Biotin/HealthProfessional/.

    5. Simon Faissner.,Ralf Gold (2019).Progressive multiple sclerosis: latest therapeutic developments and future directions. T her Adv Neurol Disord 2019, Vol. 12:11. https://doi.org/10.1177/1756286419878323

    6. Tourbah A, Lebrun-Frenay C, Edan G, et al. (2016). MD1003 (high-dose biotin) for the treatment of progressive multiple sclerosis: A randomised, double-blind, placebo-controlled study. MultScler. 22(13):1719-1731. doi:10.1177/1352458516667568

    7. Demas A, Cochin JP, Hardy C, Vaschalde Y, Bourre B, Labauge P. Tardive Reactivation of Progressive Multiple Sclerosis During Treatment with Biotin. Neurol Ther. 2020;9(1):181-185. doi:10.1007/s40120-019-00175-2

    8. NO resultadoCouloume L, Barbin L, Leray E, et al. High-dose biotin in progressive multiple sclerosis: A prospective study of 178 patients in routine clinical practice [published online ahead of print, 2019 Dec 17]. MultScler. 2019;1352458519894713. doi:10.1177/1352458519894713

    9. Pierrot-Deseilligny, C., &Souberbielle, J. C. (2013). Contribution of vitamin D insufficiency to the pathogenesis of multiple sclerosis. Therapeutic advances in neurological disorders, 6(2), 81–116. https://doi. org/10.1177/1756285612473513

    10. Pierrot-Deseilligny C, Souberbielle JC. Vitamin D and multiple sclerosis: An update. MultSclerRelatDisord. 2017;14:35-45. doi:10.1016/j.msard.2017.03.01

    11. https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/ multiple-sclerosis/expert-answers/vitamin-d-and-ms/ faq-20058258

    12. https://ods.od.nih.gov/factsheets/Omega-3 Fatty Acids/ HealthProfessional/.

    13. AlAmmar WA, Albeesh FH, Ibrahim LM, Algindan YY, Yamani LZ, Khattab RY. Effect of omega-3 fatty acids and fish oil supplementation on multiple sclerosis: a systematic review [published online ahead of print, 2019 Aug 28]. NutrNeurosci. 2019;1-11. doi:10.1080/1 028415X.2019.1659560

    14. José J. Gaforio., Francesco Visioli., Catalina Alarcónde-la-Lastra,. et al. Virgin Olive Oil and Health: Summary of the III International Conference on Virgin Olive Oil and Health Consensus Report, JAEN (Spain) 2018. Nutrients 2019, 11, 2039; doi:10.3390/ nu11092039

    15. Angeloni, C., Malaguti,M. Barbalace,MC., Hrelia,S. (2017). Bioactivity of Olive Oil Phenols in Neuroprotection Int. J. Mol. Sci.18, 2230; doi:10.3390/ ijms18112230

    16. Evans E, Piccio L, Cross AH. Use of Vitamins and Dietary Supplements by Patients With Multiple Sclerosis: A Review [published correction appears in JAMA Neurol. 2018 Aug 1;75(8):1028]. JAMA Neurol. 2018;75(8):1013-1021. doi:10.1001/ jamaneurol.2018.0611

    17. LeBlanc et al. (2013) Over-the-Counter and CompoundedVitamin D: IsPotencyWhatWeExpect? JAMA INTERN MED VOL 173 (NO. 7).

    18. https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/ salt-and-sodium/

    19. Farez MF, Fiol MP, Gaitán MI, Quintana FJ, Correale J. Sodium intake is associated with increased disease activity in multiple sclerosis. J Neurol Neurosurg Psychiatry. 2015;86:26–31.

    20. Fitzgerald, K. C., Munger, K. L., Hartung, H. P., Freedman, M. S., Montalbán, X., Edan, G., Wicklein, E. M., Radue, E. W., Kappos, L., Pohl, C., Ascherio, A., & BENEFIT Study Group (2017). Sodium intake and multiple sclerosis activity and progression in BENEFIT. Annals of neurology, 82(1), 20–29. https://doi. org/10.1002/ana.24965.

    21. Bull, E., Rapport, L., Lockwood, B. What is a nutraceutical?The Pharmaceutical Journal, July 2000, online | URI: 20002095 22. Marx W, Hockey M, McGuinness AJ, et al. The effect of emerging nutraceutical interventions for clinical and biological outcomes in multiple sclerosis: A systematic review. MultSclerRelatDisord. 2020;37:101486. doi:10.1016/j.msard.2019.101486


    Artículos Relacionados