¿Se puede realizar ejercicio físico con artritis reumatoide?

Hacer ejercicio de baja intensidad para las coyunturas, ayudará no solo a disminuir los niveles de dolor de esta condición, sino que ayudará con la prevención de otras enfermedades que acompañan la artritis reumatoide, como la diabetes y la depresión.

Luisa María Rendón Muñoz

    ¿Se puede realizar ejercicio físico con artritis reumatoide?

    Algunos de los temores de aquellos pacientes con artritis reumatoide, se remiten a conocer si pueden hacer o no ejercicio, debido a su temor de que la actividad física aumente o empeore el dolor en las articulaciones. 

    Sin embargo, el ejercicio es un factor clave para reducir la discapacidad generalmente asociada a la artritis reumatoide, puesto que, contribuye a mejorar la fuerza y la flexibilidad de los músculos, y de esta manera dar un mayor apoyo a las articulaciones. 

    Estado de ánimo y ejercicio

    Además, otros de los efectos secundarios de la artritis reumatoide, son los cambios drásticos en el estado de ánimo de los pacientes. Por ello, hacer ejercicio es recomendable para reducir la fatiga y evitar la depresión. La actividad, a su vez, ayuda a prevenir la diabetes y enfermedades del corazón, dos trastornos que pueden sufrir los pacientes de artritis reumatoide. 

    Ejercicios recomendados por un entrenador certificado

    Existen tres ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos y que, por lo general, son ejercicios que ya se realizan para cualquier condición, con la diferencia que estos tienen modificaciones que sirven para los pacientes con artritis reumatoide, asegura el entrenador certificado, Alexander Lespier. 

    Primer ejercicio: sentadillas con apoyo

    Sentadilla con modificaciones sencillas que todo el mundo puede realizar. Lo único que se debe hacer, es sentarse en una silla y pararse, sentarse y pararse, así repetitivamente. Con este ejercicio se trabaja los muslos y glúteos. Si el paciente tiene muchas limitaciones físicas, podría ayudarse con una silla adelante. 

    Ejemplo de cómo realizar el ejercicio en la imagen. 

    Segundo ejercicio o "Buenos días, good morning"

    El paciente debe de pararse derecho, de modo que pueda mantener la espalda completamente derecha. Luego, se doblan las rodillas hacia al frente y se traslada todo el torso hacia adelante. Para finalizar, se sube de nuevo. 

    Se trabaja los muslos, funcional, glúteos, un grupo de músculos que ayudan mucho con las coyunturas. Podría organizar su rutina, con tres sets, 8 a 10 repeticiones, eso depende de la capacidad de las personas, ayudarse con una silla.

    Ejemplo de cómo realizar el ejercicio en la imagen. 

      

    Tercer ejercicio

    Para este ejercicio es necesario buscar una pared o un lugar para poder sostenerse firmemente. Luego, se sube una pierna y luego se baja. Este ejercicio ayuda a estimular la resistencia y el balance. 

    Cuando una persona tiene dolor por la artritis reumatoide, obtiene dolor, y al tener dolor, empieza a perder masa muscular, y si pierde masa muscular, pierde el equilibrio. Por eso, este ejercicio es recomendable por el entrenador Alexander Lespier. 

    Ejemplo de cómo realizar el ejercicio en la imagen. 

    La cantidad de repeticiones variará según la capacidad de las personas y el estado de salud de estas. Para el entrenador, es aconsejable tres sets con 8 a 10 repeticiones. 

    Además, es importante reconocer que si hay hinchazón o algún trauma diferente en las articulaciones, es de vital importancia consultar con un especialista para saber qué tan efectivos son los ejercicios a realizar. 

    Testimonio de paciente con artritis reumatoide 

    Velia Martínez es una paciente que realiza ejercicios todos los días en el agua. El agua quita el efecto de gravedad, y, por lo tanto, el impacto en las articulaciones es leve. Por eso es una alternativa para fortalecer los músculos sin lastimarse las articulaciones. 

    "La piscina tiene una temperatura agradable, porque tiene calentador, no voy a pasar a temperaturas distintas que afecten mis coyunturas. Todos los días estoy una hora realizando ejercicios de todo tipo dentro de la piscina, y mi cuerpo se siente superbién. 

    Yo no tengo dolores mientras estoy dentro del agua y durante el día que hago actividad física. Si dejo de hacer, cambia la situación", concluye la paciente. 


    Mas noticias de Artritis Reumatoide