La nutrición influye sobre el desarrollo de la trombosis venosas profundas, recalca cardiólogo

La trombosis es una formación de coágulo sanguíneo que imposibilita su flujo en una arteria o vena del cuerpo.

Belinda Z. Burgos González Belinda Z. Burgos González
  • Belinda Z. Burgos González  - Correo Electrónico

La nutrición influye sobre el desarrollo de la trombosis venosas profundas, recalca cardiólogo

Una trombosis venosa profunda puede ocurrir como producto de una pobre nutrición, el consumo de nicotina, reposo prolongado, la insuficiencia cardiaca, una embolia pulmonar, por disposición genética, la edad, entre otros, tal cual lo recalcó el doctor Héctor Martínez, Cardiólogo Intervencional del Mayagüez Medical Center (MMC) a Medicina y Salud Pública, ante la imperante necesidad de continuar educando a la población sobre los factores de riesgo que pueden llevar al desarrollo de un coágulo.

"Otro de los factores que puede desatar esta condición es el hecho de tener una vida muy sedentaria, el permanecer mucho tiempo sentado aumenta el riesgo de la formación de coágulos sanguíneos", explicó Martínez

La literatura médica refiere que es necesario prevenir el tejido adiposo, especialmente la grasa abdominal, ya que provoca un efecto proinflamatorio, debido a que las células grasas producen sustancias llamadas adipocitoquinas altamente inflamatorias. 

Cuando este estado se perpetúa en el tiempo puede predisponer a los trombos. Y aquí la grasa visceral, la que se acumula en nuestra zona del torso y el abdominal parece generar una situación favorable a los trombos, especialmente cuando existe síndrome metabólico. 

"Las células grasas producen una sustancia llamada 'inhibidor del factor activador del plasminógeno' que impide que se 'disuelvan' los trombos y se regule la coagulación adecuadamente", añadió Martínez. 

Otra condición relacionada es el síndrome metabólico, el cual confluye con la obesidad, aumento de la glucosa en sangre, alteraciones en el colesterol y triglicéridos, hígado graso e inflamación generalizada que conduce a un estado que predispone a las trombosis. 

"La obesidad viene acompañada por tanto, de alteraciones de la coagulación, puede producir además agregación de nuestras plaquetas y predisponernos a la formación de trombos", indicó. 

Por esa razón el galeno insistió en la importancia de cuidar el cuerpo de la obesidad y el sobrepeso y se lucha con educación nutricional, ejercicio físico y estableciendo una relación positiva con la comida. 

Martínez insistió en que los factores de riesgo asociados son tan amplios que hace de vital importancia que el especialista indague a profundidad acerca del desarrollo de la condición en el paciente, esto implica realizar un diagnóstico clínico profundo que abarcan componentes de tipo genético, ya que sí existe una relación directa entre estos. 

"Sabemos que la edad, la genética y el sedentarismo son factores de riesgo en varias comorbilidades, por esa razón siempre es importante que el paciente al notar cambios en sus piernas, como la aparición de hematomas o hinchazón de las venas o algún dolor persistente, se debe acudir al especialista", dijo  

Carencia de educación e información

"Tanto en Puerto Rico como en Latinoamérica la falta de recursos, educación e información están afectando notablemente la calidad de vida de las personas, puesto que en nuestro país los pacientes no buscan ayuda a tiempo cuando se padece una trombosis venosa", indicó el galeno respecto al daño perjudicial que hace a desinformación en cuanto a temas de salud pública.

Respecto a esto, es importante que la población de la isla esté debidamente informada respecto a hospitales, procedimientos pero ante todo al conocimiento mismo de la enfermedad, sus causas y sintomatologías. 

"Tenemos todo lo necesario para atender a nuestros pacientes", señaló Martínez al referirse sobre la importancia de estar informado sobre los canales de atención cuando de acudir a una sala de emergencia se trata.

Lo importante es que el paciente esté en la condición de identificar los síntomas, pero más allá de ello, es que sea consciente de que una trombosis venosa no diagnosticada a tiempo  puede desatar entre otros, problemas al corazón o afecte severamente la vasculatura del cerebro.

El galeno precisó que la trombosis ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda, debido a un depósito de grasa que va poco a poco tapando todos los caminos por donde circula  la sangre.

Los coágulos que se forman y que impiden el flujo normal del torrente sanguíneo por lo general se forman en la parte inferior de las piernas, los muslos o la pelvis, pero también pueden aparecer en el brazo. 

Martínez precisó que un simple apretón en el pecho constante e inestable puede ser un detonante para el desarrollo de una posible trombosis de las arterias coronarias. 

Como lo resaltó el galeno, esta condición puede ocurrir dentro del cuerpo del paciente por décadas, lo que sucede es que por ser silenciosa va tapando poco a poco las arterias hasta que llega a un punto donde se manifiesta por medio de un infarto o derrame cerebral.

La pandemia y sus efectos colaterales

"Esta situación fue muy personal, debido a que nosotros como médicos observamos el daño que causaba el virus, pero también el que causó la desinformación misma", señaló el doctor al referirse que muchos de los pacientes por el pánico aplazaron citas y tratamientos dejando incluso huellas irreversibles.  

Es experto comentó también a este medio, que muchos de los pacientes en la última etapa de vacunación mostraban mucha reticencia, por lo que aseguró que la pandemia tuvo un impacto nocivo en la salud de los pacientes.

"Como muchos de los pacientes dejaron de ir a los hospitales, algunos incluso sufrieron infartos en sus casas, lo que les dejó muchas secuelas como lo es tener actualmente un corazón débil", alertó el especialista.

Es así que la pandemia desata por el Covid-19, no solo ha causado daños físicos y mentales dentro de la población, pues como lo contó el cardiólogo se observaron situaciones donde los familiares abandonaban a sus seres queridos en una sala de emergencia por el temor al contagio.

La separación familiar es también consecuencia de una pandemia peor que la causada por el virus, la de la desinformación misma. 

Procedimientos, tratamientos médicos y quirúrgicos disponibles

Existen varios tipos de medicamentos disponibles para tratar la trombosis venosa, algunos son de índole invasivo como otros no tanto, el seguimiento de estos depende del estado del paciente y el diagnóstico clínico que haga el especialista.

La aspirina: Es el primer medicamento que usualmente administran los especialistas. Su recomendación se basa en el historial de eventos previos al corazón que haya sufrido el paciente, Sin embargo, es válido resaltar que el hecho de su toma diaria no signifique que en todos los casos evite los infartos.

Plavix o medicamento antiplaquetario: Previene los ataques cardiacos o los accidentes cerebrovasculares

Vaso dilatadores: Estos sirven para relajar las venas del corazón, y ayudan a que este reciba más oxígeno.

Medicamentos para el colesterol o estatina:  Estos son fundamentales, ya que ayudan a disminuir el riesgo para que ocurran infartos con demasiada recurrencia.

Procedimiento de angioplastia: Se realiza por medio de catéteres especiales, que llegan a las arterias por medio de los brazos y  que permiten destaparlas para dar oxigenación y restablecer el flujo sanguíneo.

Cirugía de corazón abierto: Es un procedimiento invasivo, su realización depende del estado del paciente.

Reemplazo de válvula aórtica percutánea: Este un procedimiento quirúrgico menos invasivo y que permite que el paciente se recupere en tiempo récord.

"Cuando un paciente llega a nuestro consultorio hacemos entre otros, un electrocardiograma, una placa de pecho, exámenes de laboratorios y hasta un CT scan", resaltó el doctor Martínez, respecto a los variados elementos de diagnóstico que se tienen disponibles para tratar a los pacientes actualmente.

La importancia del reconocimiento de  la enfermedad

"El paciente debe reconocer que es un  síntoma neurológico nuevo, el cual puede expresarse con la imposibilidad de no poder  mover una de sus extremidades, que se sienta pesado a un lado de la cara o la falta de balance", explicó el doctor sobre la importancia de la detección temprana de los síntomas por parte del propio paciente.

Estos  síntomas neurológicos son de hecho peligroso, que requieren de la total atención y casi que inmediata por parte de un especialista, sin embargo, y como lo enfatizó el especialista,la isla carece de centros que ofrezcan en gran escala este tipo de servicios, por lo que es vital la cooperación temprana del paciente.

"En Puerto Rico estamos muy limitados respecto a los centros de servicios, deseamos  poder lidiar con este tipo de condiciones. Para ello  importante que el paciente acuda a una sala de emergencia tan pronto presente algún tipo de síntomas", finalizó.

Vea la entrevista completa:

Periodista y MPH, Bachillerato en Periodismo y Prejurídico de la Universidad del Sagrado Corazón y graduada de la Maestría en Salud Pública, de la Escuela de Medicina San Juan Bautista, Jefa de Redacción con 11 años de experiencia y líder de Redacción de la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).