Vital la conservación a bajas temperaturas de las dosis de la vacuna contra el COVID-19

Vacuna El ARNm, cuenta con nanopartículas que necesitan de bajas temperaturas para mantenerse estables.

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Existen algunos requerimientos químicos y biomédicos para conservar la efectividad y concentración de elementos de los fármacos contra el SARS-CoV-2

La fabricación de las diversas vacunas o en su mayoría están enfocadas en la sintetización y manipulación del ácido ribonucleico (ARN), las farmacéuticas como Moderna, Pfizer y BioNTech, buscan por medio de este ácido la manera en que la vacuna pueda adecuar y crear una plataforma de protección en el organismo cuando se tiene interactividad con el SARS-CoV-2, de la misma manera, los salubristas tratan de hallar la forma por la que el organismo de una persona pueda lograr una memoria y evitar un recurrencia de la malignidad.

Por otro lado, existen otros métodos de creación de fármaco que están enfocados en el virus inactivo, es cuando se usa una pequeña partícula del patógeno y se inyecta en el cuerpo y en compañía de otros agentes externos como el calor, el frío o determinado elemento, que se puede disminuir el efecto del virus y su propagación, esta es una metodología que según algunas fuentes de los diversos laboratorios puede llegar también a ser muy eficaz.

Algunas incógnitas alrededor de la nueva vacuna giran sobre todo en su eficacia y seguridad, pues como ya se sabe existen algunos componentes dentro del medicamneto que deben estar regulados y controlados para que la efectividad de la misma no se pierda, este es el caso de las bajas temperaturas un factor esencial para una administración óptima de la futura vacuna.

La necesidad de una baja temperatura y su conservación

Algunos fármacos comparten características que están enfocados en pequeñas partes o propiedades de la vacuna, este es el caso de los lípidos de ARNm, elemento importante en la activación del sistema inmunológico para que pueda segregar glóbulos blancos y combatir el nuevo coronavirus. Esta cadena de nanopartículas que recubre el ARNm necesita que se conserve en un estado frío para que la misma no se pierda o se derrita, este es un caso similar a la envoltura de un dulce.

La dos vacunas más avanzadas como ya se sabe son la de las farmacéutica Moderna y la de Pfizer y BioNTech, donde sus vacunas requieren una temperatura de conservación de -20°C y -70°C respectivamente, asimismo cuando sea administrada a un individuo se requiere de dos dosis en el intervalo de tres semanas, lo que requiere de un paso mucho más complejo en la accesibilidad y eficacia, ya que se debe garantizar que el fármaco sea dirigido en dos partes. Es necesario que se adecuen varios lugares y territorios donde el clima tiende a ser cálido y se cuente con estructuras especializadas y neveras de la mano de algunos elementos químicos para garantizar el resguardo de la vacuna y no perjudicar su efecto.

Es necesario que se tengan en cuenta aquellas recomendaciones extra que están enfocadas en la vacuna, pues algunos requerimientos y agentes son importantes para que la efectividad y la funcionalidad del nuevo medicamento sea la adecuada, también una adaptabilidad de los diversos territorios permitirán una buena administración y buenos resultados en pacientes.

Fuente:

Semana. Covid-19: por qué las primeras vacunas exigen congelación. Disponible en: https://www.semana.com/vida-moderna/articulo/covid-19-por-que-las-primeras-vacunas-exigen-congelacion/202023/

Comentarios

X