Vital atender al paciente cardíaco tan pronto llega a sala de emergencia

Doctor Orlando Rodríguez Vilá, expresiente del Capítulo de Puerto Rico del American College of Cardiology
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

“El tiempo es músculo”. Con esa frase, el pasado presidente del Capítulo de Puerto Rico del American College of Cardiology, doctor Orlando Rodríguez Vilá, describió la urgencia de la rapidez con la que debe atenderse una emergencia relacionada al corazón, sobre todo el infarto agudo.

El corazón es un músculo, que se contrae y se nutre de las arterias coronarias y a través de capilares, irriga el músculo para que funcione. Cuando una de esas arterias se tapa súbitamente con un cuágulo, el pedazo de músculo que estaba siendo irrigado por esa arteria deja de funcionar. Eso es un infarto. “Es necesario restaurar el flujo sanguíneo en las primeras tres horas. El tiempo es músculo, decimos. Mientras más rápido se destape, habrá mejor recuperación y menos daño”, indicó el especialista.    

Rodríguez Vilá explicó que cuando hay un infarto al miocardio el músculo se contrae, y cuando una arteria se obstruye y ese lado deja de recibir sangre por más de 20 minutos, comienza a causar daño a ese músculo. “Cuando han pasado 12 horas, ya es muy poco lo que podemos recuperar de ese músculo. Incluso, la mayor recuperación ocurre si logramos restaurar el flujo en las primeras tres horas”, advirtió el experto.

El médico sostuvo que hay tres fundamentos para proteger al paciente de un infarto. El primero es determinar situaciones de riesgo, como colesterol alto, hipertensión, diabetes, entre otras.

Segundo, los síntomas. No sólo del infarto, sino de problemas en la arteria coronaria, como angina de pecho, alza súbita de presión, angina de pecho durante actividades o situaciones que usualmente realiza sin dificultad; o angina inestable. Es cuando ocurre dolor de pecho varias veces en una semana, aún cuando se está descansando. Y eso requiere atención médica de inmediato.

En tercer lugar, es cuando ocurre el infarto saber qué hacer, ya que el tiempo es vital. El cardiólogo intervencionista mencionó que va a haber presión o ardor en el pecho sostenido, que va a persistir por 15 o 20 minutos. El paciente va a estar sudoroso, mareado, le va a faltar el aire. “Va a saber que algo anda mal. El error fundamental es no tomar acción inmediata. Tiene que llamar al 9-1-1 para que una ambulancia lo lleve al hospital más cercano que lo pueda ayudar”, alertó.

Rodríguez Vilá mencionó que desde el año 2010, muchas ambulancias cuentan con los aditamentos para estabilizar a un paciente que está sufriendo o ha sufrido un infarto, e incluso, tiene equipo para realizarle un ecocardiograma, camino al hospital donde se puede realizar la angioplastía primaria para infarto, para destapar la coronaria afectada.

Cuando el hospital es especializado en condiciones del corazón o tiene las herramientas médicas para realizar ese tipo de intervención, el paciente es conducido al laboratorio de cateterismo de inmediato. “Mientras más rápido se logre, mejor para el paciente. Cuando hay síntomas, no se puede sentar en la sala hasta el otro día a ver si se le pasa o llamar al vecino para que lo lleve al hospital. Tiene que llamar al 9-1-1. Y si el hospital a donde llega no hacen angioplastías, hay que llevarlo de inmediato al hospital que sí puede hacerlo”, puntualizó el galeno.

Comentarios

X