Vacuna para el coronavirus tardaría hasta 1 año en implementarse

Aún en las mejores circunstancias, la producción de la vacuna se demoraría al menos 3 o 4 meses y, a continuación, tendrían que hacerse los ensayos clínicos de seguridad antes de emplearla en humanos.

Servicios Combinados MSP

Seth Berkley, Director Ejecutivo de Gavi, la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización, ha participado en el primer foro mundial sobre neumonía infantil en Barcelona, a quien le hicieron varias preguntas.

-¿El gobierno chino ha dicho que la vacuna estará disponible entre 3 o 4 meses? ¿Es eso posible?

El proceso normal de desarrollo de una vacuna es: primero su producción y después probar su seguridad. Así lo establecen las diferentes normas, nacionales e internacionales. ¿Significa eso que se pueden obviar todos esos pasos para acelerar la vacuna del coronavirus?

“No puedo responder a esa pregunta, aunque estoy convencido de que en EE.UU. o en Europa no es posible saltarse ningún procedimiento ni ninguna ley”,

expresó.

-Pero en una situación de emergencia como la actual, ¿hay alguna forma de acelerar los procesos de producción?

“Sí, la Coalición para la Innovación en Preparación ante Epidemias (CEPI), en colaboración con GAVI, trabaja en procedimientos para acelerar la producción de vacunas. Uno de ellos es la constitución de plataformas tecnológicas”,

manifestó el Director Ejecutivo.

El término se refiere a sistemas de producción que usan los mismos componentes básicos, pero se pueden adaptar para su uso contra diferentes patógenos según sea necesario mediante la inserción de nuevas secuencias genéticas o proteicas.

El mejor ejemplo es la vacuna de la gripe; cada año hay una nueva cepa con la que se hace la vacuna de la siguiente temporada, y se evita así hacer todas las pruebas que harían falta con una vacuna totalmente nueva. Lo que se pretende es que, en el futuro, existan algunas de estas plataformas que estén preparadas para fabricar una vacuna frente a organismos, como el coronavirus, que supongan una emergencia de salud pública.

-¿Se podría usar las plataformas para la vacuna de la gripe en este caso?

El virus es similar, pero al mismo tiempo es muy diferente. Sí se han hecho vacunas, ya aprobadas, frente a otros coronavirus que podrían servir de base. Con esta última, ya hemos asistido a tres epidemias causadas por un coronavirus, SARS y MERS, con lo que ya tenemos cierta experiencia con los coronavirus“.

Agregó además que, uno de los problemas que se tienen hoy en día y que espera se solucionen en breve, es que los laboratorios que fabrican vacunas no disponen todavía del virus, y por tanto la primera vacuna que se haga se hará usando la secuencia genética del virus que ya ha sido publicada.

Le puede interesar:   Infectarse de COVID-19 sí provee inmunidad contra el virus, según estudio

-¿Se puede predecir cómo va a evolucionar la epidemia y cuándo podrá estar disponible una vacuna?

Estamos todavía en los primeros momentos de la epidemia así que es pronto aventurarse a predecir cómo va a evolucionar. Estamos empezando a conocer la epidemiología de esta infección, aunque ya sabemos que puede ser importante ya que ya ha habido más de 200 muertos y se han reportado casos ya en más de 20 países“. 

La buena noticia es que se está trabajando en una vacuna, lo que supone un récord si hablamos de tiempo, pero es preciso decir que, aun en las mejores circunstancias, la producción de la vacuna se demoraría al menos 3 o 4 meses y, a continuación, tendrían que hacerse los ensayos clínicos de seguridad antes de emplearla en humanos. Es decir, se habla de al menos 1 año, tiempo que parece muy prolongado, pero si se piensa por ejemplo en la vacuna del virus del Ébola, se demoró 5 años antes de que se aprobara para su uso en personas.

-¿Los virus emergentes nos están haciendo perder el foco sobre otros ‘viejos conocidos’?

Ahora estamos ante el nuevo coronavirus, y desde luego hay que estar alerta, pero el virus de la gripe mata cada año a miles de personas. Y, por ejemplo, en la República del Congo todo el mundo está preocupado por el virus del ébola, que ha matado a cerca de 300 personas el pasado año, mientras que 6.000 fallecieron por culpa del sarampión, para la que sí hay una vacuna. Hay que tener muy claro cuáles son las prioridades.

Le puede interesar:   Médicos mastólogos en Puerto Rico innovan en tratamientos contra cáncer de mama

-Entonces, ¿qué es una emergencia?

No habría una epidemia de sarampión si se vacunara a la población. Ante una nueva enfermedad, tendremos que esperar a que haya una vacuna, pero mientras tanto debemos trabajar en desarrollar sistemas sanitarios que permitan la implementación de las campañas de inmunización cuando tengamos la vacuna.

La respuesta son las vacunas

En los últimos años se está produciendo, en algunos países más ricos, un movimiento de personas que deciden no vacunar a sus hijos. Para Seth Berkley, Director Ejecutivo de Gavi, la Alianza para Vacuna, es una situación difícil de entender.

«Estamos observando que algunas personas están decidiendo no vacunar a sus hijos, lo que ha producido, por ejemplo, algunos brotes de sarampión en lugares donde estaba controlado. En España no se ha producido está situación, pero, en Francia, por ejemplo, un tercio de sus habitantes cree que las vacunas no son lo suficientemente seguras. Resulta paradójico que Francia ostente la mayor tasa de escepticismo frente a la vacunación mientras que Ruanda tiene la tasa mayor de aceptación».

Para este experto resulta difícil aceptar que la patria de Louis Pasteur sea la más escéptica. «Una de las posibles razones es que, a diferencia de otros países, estas enfermedades infecciosas han desaparecido, por lo que no hay conciencia de lo graves que pueden ser. Lo que no se preguntan estas personas es por qué no existen ya en sus países. Y la respuesta son las vacunas».

Comentarios

X