Uso de redes sociales para sexo casual aumenta enfermedades de transmisión sexual y COVID-19

Ángeles Rodríguez, infectóloga Ángeles Rodríguez, infectóloga

Marcela Boyacá Mesa
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Actualmente en Puerto Rico hay 16,867 personas con VIH, durante el 2019 se diagnosticaron 364 casos, es decir 1 caso diario. El diagnóstico en hombres es mayor 4.2 veces.

Las enfermedades de transmisión sexual han estado siempre presentes en la sociedad, las personas jóvenes por naturaleza tienden a sentirse en menor riesgo y no se protegen como es debido a la hora de tener relaciones sexuales, a esto se le suma un agravante de la actualidad, originado por las redes sociales, así lo explicó la infectóloga Ángeles Rodríguez en entrevista para la Revista Medicina y Salud Pública (MSP). 

“A través de las redes sociales y de los medios electrónicos, la gente se puede contactar con personas que pueden estar en otros países para simplemente tener encuentros casuales que en muchos casos son de alto riesgo, que lo que hacen es perpetuar enfermedades e inclusive traer cepas de infecciones que pueden tener otros patrones de resistencia diferentes a los que uno tiene acá en el país. Puerto Rico es uno de los sitios donde se sabe que hay una alta incidencia de turismo sexual, que es personas que vienen a Puerto Rico a eso, a tener encuentros casuales y actividades de sexo”. 

Riesgo de doble contagio 

La doctora hizo referencia explícita a unos sitios conocidos en la isla como “baños” que son visitados para tener sexo casual, en los que se genera un doble riesgo de contagio en medio de la pandemia. 

“En Puerto Rico, a pesar de la pandemia, están abiertos los llamados baños, que fueron el área de mayor transmisión del VIH cuando inicialmente se empezó a diseminar el virus de VIH, por la proliferación de estos llamados baños, que eran sitios específicamente para tener sexo anónimo, han resurgido y se han mantenido abiertos y hay gente atendiendo estos baños para tener sexo casual a pesar de la pandemia, así que tenemos dos cosas: una enfermedad de transmisión sexual y una enfermedad de transmisión por gotas corriendo a la misma vez”.

Detener la cadena de transmisión 

La infectóloga hizo énfasis en que desde las instituciones se trabaja para rastrear y detener la cadena de transmisión, y no sólo tratar al enfermo. Es precisamente esa labor la que les ha permitido entender la relación que tienen las redes sociales con la transmisión de ETS. 

“Ellos detectan o saben cómo fue que se conectaron unas personas con otras, a veces son, por ejemplo, salidas de la playa y de los bares, y de todos estos sitios, pues se conocen ahí las personas que van a los baños van a eso, a tener sexo. Pero hay aplicaciones en específico, creo que hay más de una, que son para eso, para contactarse y para tener sexo. Esto es conocido en el mundo de lo que buscamos, los casos y hacemos el rastreo de las enfermedades de transmisión sexual pero no es conocido públicamente, no es una cosa que la gente sepa a menos que se dedique como nosotros a esto, pero sí está ocurriendo”. 

Algunas personas buscan el contagio

Además, la especialista expuso que hay algunas personas que, aunque resulte difícil de creer, buscan contagiarse con el virus del VIH con un objetivo específico. 

“Existen todas las mentalidades, como el virus ahora se trata con medicamentos que perpetúan a la persona con vida sin mayores problemas si se atienden y se toman sus medicamentos, entonces la mentalidad es para salir de eso, “así me infecto y salgo de eso y no me tengo que seguir preocupando”. Ahora eso es absurdo porque se tiene que seguir preocupando, si usted sigue teniendo relaciones sin protección, aunque tenga VIH usted se puede infectar con otras cepas de VIH que tengan resistencia a lo que usted está tomando y llega el momento en que lo que hay disponible no le puedo ayudar tenga resistencia a todo”. 

Comentarios

X