“Una vida en silencio”: lo que sucede cuando se descuida la voz

Ingerny Polanco
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Son muchas las profesiones que cuentan con la voz como una herramienta esencial de trabajo: profesores, cantantes, actores, locutores, conferenciantes, teleoperadores… Pero, aunque todos ellos presentan un riesgo mayor frente a los trastornos de la voz, nadie está a salvo de verse un día afectado por alguna de las patologías que afectan esta forma de comunicación.

Es por ello que para evitar que ocurra algún tipo de trastorno en el habla, el foniatra Teófilo Cross, del Hospital Semma Santo Domingo, explica la importancia de saber que el aparato respiratorio se irrita con extrema facilidad ante cualquier tipo de alteración. 

En ese sentido, algunos de los factores ambientales que provocan irritación en la voz son: excesiva calefacción o utilización de aire acondicionado, inhalación olores fuertes (pintura, perfumes o artículos de limpieza) y  cambios bruscos de temperatura al cambiar de ambientes. 

Adicional a esto, el Dr. Cross puntualiza que hábitos como tomar poca agua, fumar, dormir pocas horas, respirar por la boca, hablar mucho por teléfono y automedicarse en casos de dolor o molestia, son factores que, realizados con frecuencia, pueden generar daños significativos en la voz.

“Beber continuamente infusiones que contienen cafeína (café, té, mate) también es un hábito perjudicial, dado que produce trastornos gastrointestinales, deshidratación de las mucosas, alteraciones del ritmo cardiaco, respiratorio e insomnio”,

asegura el Dr. Cross.

Todos los malos hábitos detallados anteriormente conspiran contra la salud vocal, pero sin lugar a duda el gran enemigo de la voz es el tabaco, ya que contiene una gran cantidad de productos y sustancias tóxicas para el organismo, que en particular afectan la mucosa que contiene la laringe.

De esta manera se altera el funcionamiento natural afectando directamente a las cuerdas vocales. “Hay que prestar especial atención a los primeros síntomas, que pueden ser dolores, alteración de las cualidades de la voz y secreciones más espesas. Posteriormente y sin un tratamiento adecuado, estas patologías pueden tornarse irreversibles”, manifiesta el Dr. Cross.

¿Cómo podemos cuidar nuestro sistema de fonación?

La primera acción que hay que llevar a cabo es incrementar el consumo de agua, dado que es el mejor lubricante para las cuerdas vocales. Es importante incorporar una cantidad de agua aproximada de dos litros diarios y hacerlo de a sorbos pequeños, sobre todo en las actividades donde las exigencias vocales son mayores.

“Cada vez que se presenten síntomas de irritación de garganta, sequedad, ronquera o picazón puede ayudar para favorecer la secreción salival: comer caramelos cítricos, de miel natural o chicles neutros (sin sabor) evitando por sobre todo los de menta”,

asegura el especialista.

Así pues, cuidar la manera de alimentarse ayuda a prevenir posibles patologías de la voz. Mínimos cambios como evitar todo aquello que irrita la mucosa digestiva como condimentos picantes, los ácidos, las frituras, el café y el alcohol, puede hacer una gran diferencia.

“Ante cualquier síntoma de acidez o problemas digestivos se debe consultar al médico, y así evitar problemas a raíz de una alteración en la mucosa de las cuerdas vocales”,

concluyó el Dr. Cross.

Comentarios

X