Una pediatra a la que le sobra amor para ayudar a quienes más la necesitan

Marcela Moreno
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La Dra. Daisy Quirós es una pediatra entregada al servicio de la comunidad que merece todo el reconocimiento por su esfuerzo y lucha incansable por mejorar las condiciones de vida de quienes hacen parte de su población.

Quirós recalca que su amor por la medicina la ha acompañado siempre y se muestra dispuesta a continuar trabajando para quienes más lo necesitan. “No podía entender porque morían tan jóvenes, yo quería ser médico desde siempre, pensaba que ese era mi norte, especialmente que yo no deseaba que las personas murieran y no entendía porque”, “me di a la tarea de estudiar medicina porque yo si quería hacer una diferencia de alguna manera”, expresó la especialista.

Aunque la decisión por inclinarse por alguna especialidad en ocasiones es difícil, para ella, la pediatría le hacía sentir que desde allí podía ayudar y tenía clara que su pasión era los niños, los bebés y los infantes, pasión que lleva hasta hoy día

Su lucha y su profesionalismo hoy le permiten ser la presidenta de la Academia Medica del Sur y desde allí, se esfuerza para proveer los requisitos necesarios para todos los médicos puertorriqueños.

La Dra. Quirós es una mujer que se destaca por su deseo incansable de mejorar, de buscar alternativas en terapias para atacar y curar ciertas condiciones, evitando siempre quedarse atrás.

Pero su entrega y servicio no termina cuando abandona su trabajo, la doctora Quirós, ha hecho tan visible su interés por trabajar en pro de sus pacientes que día a día une sus empeño con otros profesionales e incluso con su familia para apoyar a la población.

Lo anterior, lo demostró durante los días posteriores al Huracán María, en donde en colaboración con personal de la Academia y su propia hija se unieron para ayudar a los habitantes más pobres, sin duda este será un momento que guardará para siempre porque al hablar sobre ello, expresa como la necesidad de las personas tocó su corazón.

“Muchos ancianos nos decían estamos solos, nuestra casa está mojándose, la puerta está en el piso, no tenemos medicamentos”, recuerda la pediatra y destaca que sin duda este fue un aprendizaje para todos y se alegra de ver como poco a poco la isla se va mejorando.

 

 

Escuche la entrevista completa de esta maravillosa profesional a la que le sobra mucho amor para ayudar a quienes la rodean aquí:

Comentarios

X