Una mirada a la disponibilidad de sangre en Latinoamérica

Por: Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La sangre y los productos de la sangre son medicamentos que por la naturaleza de su origen y la complejidad de los métodos de obtención, conservación y control se clasifican como productos biológicos, ya que constituyen un recurso muy valioso y escaso por la necesidad de reclutar y retener a individuos saludables dispuestos a donar.

Un grupo de investigadores cubanos del Banco de Sangre Provincial de Cienfuegos, la Escuela Nacional de Salud Pública (ENSAP) de La Habana, del Programa Nacional de Sangre del Ministerio de Salud Pública de Cuba y de la Facultad de Ciencias Médicas Raúl Dorticós Torrado, realizaron un estudio acerca de la disponibilidad actual de estos productos biológicos en diferentes regiones del mundo.

La investigación reveló que los requerimientos nacionales de sangre son, en parte, determinados por la capacidad de los sistemas de salud de los países y su cobertura en la población. Por ello, en países desarrollados con sistemas avanzados de salud, la demanda de transfusión de sangre tiene un incremento mantenido, necesario para el soporte de sofisticados procedimientos quirúrgicos y médicos como la atención al trauma y el manejo de los desórdenes hematológicos. Mientras, en países donde las posibilidades diagnósticas y terapéuticas son más limitadas, la mayoría de las transfusiones están prescritas para el tratamiento de complicaciones durante el embarazo o el parto, anemias severas en la infancia, traumas y el manejo de desórdenes congénitos de la sangre.

Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2011 se reportaron un total de 107,8 millones de donaciones de sangre, 96,4 millones de sangre en total y 11,4 millones de donaciones por aféresis en todo el mundo. Esta sangre fue recolectada a partir de todos los tipos de donantes: 73,6 millones (85,7%) como donaciones de sangre voluntarias no remuneradas; 11,7 millones (13,7 %) donaciones familiares o de reposición y 335.000 (0,4%) procedieron de donantes remunerados.

En Latinoamérica por su parte, se han hecho esfuerzos para mejorar la seguridad y disponibilidad de sangre para transfusiones. Un acercamiento a este particular queda explícito en un reporte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), donde en la región de América Latina y el Caribe, se recolectaron en el 2011, 9.275.914 unidades de sangre provenientes solo en el 41,4% de donantes de sangre voluntarios no remunerados. La tasa de donación de sangre por 1000 habitantes, de 15 para América Latina y 18 para el Caribe, sitúa a la región en el promedio de los países con ingresos medios y en el nivel inferior de los países de ingresos altos.

Este incremento en las demandas de sangre actuales, someten a los servicios de transfusión sanguínea de los diferentes países del mundo a un doble reto: por un lado, asegurar en cantidades suficientes el suministro actual de sangre y sus productos y proyectar estrategias para las demandas futuras y, por otro, garantizar la calidad y seguridad de esos productos.

Comentarios

X