Triple-S pierde en Wall Street

El 5 de agosto de 2016, El Nuevo Día publicó una noticia titulada “Cae Triple-S  en Wall Street”.  La matriz aseguradora de Triple-S, GTS Management Corporation, tuvo un descenso de 7.2% al bajar el número de asegurados, y el monto de las primas suscritas y recibir un ajuste en los impuestos equivalente a once centavos por acción.  No es que el conglomerado tuvo pérdidas, sino que sus ganancias fueron menores que en junio del 2015.  El año pasado la compañía cerró con una ganancia neta de $18.9 millones, mientras que a junio de 2016 tuvo ingresos de sólo $3.9 millones netos. El nuevo Director Ejecutivo de Triple-S, el Lcdo. Roberto García Rodríguez, cifra sus esperanzas en que la compañía mejore sus ganancias en lo que resta del año 2016, ante la oportunidad de que PROMESA provea mayores fondos federales para la salud del pueblo de Puerto Rico.

Debemos recordarle al Lcdo. García Rodríguez algo que él debe saber.  Puerto Rico es un territorio, no un estado.  Y como tal tiene un tope en la cantidad que aporta el Congreso norteamericano como parte del Título XIX,  de MEDICAID. Los planes médicos y el gobierno pueden solicitar una mayor aportación del gobierno federal para la salud de los pobres, pero no podemos exigir que nos traten con paridad como si fuéramos un estado porque no lo somos.

La cantidad que se paga por los pacientes acogidos a Medicare Advantage la determina la Secretaria de HHS.  La cantidad que recibe cada estado, al igual que Puerto Rico, depende entre otras cosas de la variación de la severidad de las enfermedades y la calidad de los servicios prestados por las compañías aseguradoras en esos estados.  En Puerto Rico ninguna de las aseguradoras llega al máximo de cinco estrellas.  Medicare Advantage tiene una alta penetración en Puerto Rico, de alrededor de 75 a 80%, muy alta al compararse con otros estados.  En el 2011, el pago por paciente en Medicare Advantage era de $595, para el 2014 ese pago se redujo a $548 y para el 2019 será de $472.  Ese es el pago básico. Cuando se añade la severidad de enfermedad de los pacientes y el número de estrellas de la compañía, ese pago puede subir de $750 a $800 por paciente por mes.

Si PROMESA consigue que el gobierno federal aumente los fondos de MEDICAID y MEDICARE ADVANTAGE para Puerto Rico, yo esperaría que ese dinero se utilice para mejorar la calidad de los servicios a todos  los pacientes asegurados y no para específicamente  engrosar las arcas de los planes médicos que operan en nuestro país.  Por ejemplo, en el 2013,  la ganancia neta de Triple M  Avantage fue de $52,978,050, Triple-S tuvo una ganancia neta de $19,694,054 y Medical Card System se ganó $3,725,338. Eso explica el porqué las  compañías aseguradoras no se retiran del Plan de Salud del Gobierno y que otras nuevas compañías vienen al país para participar de esas ganancias. Por otro lado, el CEO de Triple-S tuvo una compensación de $5.7 millones en el 2015, un aumento de 36% al compararse con el 2014 cuando su compensación fue de $4.2 millones.  Los otros  cuatro oficiales que le siguen, todos ganaron sobre $1.2 millones.  Es posible que haya una justificación para que estos oficiales ganen esas cantidades millonarias.  Pero entiendo que en una economía en recesión durante  los últimos diez años y con los múltiples problemas que confronta el Plan de Salud del Gobierno estas compensaciones son exageradamente altas.  La brecha entre los sueldos de los ejecutivos y los del resto de los empleados es escandalosamente amplia.

Los planes médicos aumentan sus ganancias utilizando hospitalistas, cerrando  redes de médicos, hospitales, laboratorios, centros radiológicos y otros.

Las compañías aseguradoras no nos inspiran pena; sus acciones son atropellantes para nuestra sociedad en general. No lloraremos por ellas.

Comentarios

X