Trastorno por estrés agudo: cada vez más frecuente a causa de la pandemia

Dramático aumento del trastorno por estrés agudo a causa del COVID-19 Beatriz Builes, psicóloga clínica com magíster en enfoque cognitivo conductual.

César Fuquen Leal
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Las personas que han tenido que enfrentar la pérdida de un ser querido a causa del COVID-19, o por algún suceso aterrador como accidentes automovilísticos, entre otros eventos traumáticos y aterradores, tienen mayor riesgo de padecer el trastorno por estrés agudo, una patología de salud mental con gran prevalencia actualmente. 

“El estrés es una respuesta común y corriente que tenemos todos los seres humanos cuando presentamos una alerta, cuando hay algo que nos llama la atención. (…) Los trastornos de ansiedad o de estrés agudo son la alarma con la que nacemos todos los seres humanos que nos sirve para peligros. En los trastornos de ansiedad empieza esa alarma a prenderse incluso cuando no deberían. En esa situación es más normal que podamos detectar que se activa el estrés normal porque nos están poniendo frente a temas como la enfermedad y la muerte que para todos los seres humanos son temas que todavía siguen siendo tabú”, le explica a la Revista Medicina y Salud Pública, Beatriz Builes, psicóloga clínica com magíster en enfoque cognitivo conductual.

Sintomatología del trastorno de estrés agudo

Las personas con este trastorno pueden presentar síntomas disociativos. Por ejemplo, pueden sentirse emocionalmente insensibles o desconectadas de sí mismas. Además, podrían tener la sensación de que no son reales. La psicóloga ahondó más en los síntomas:

“Podemos encontrar personas que no saben cómo quedarse quietas, van a querer estar en otra parte, como lo que llaman en algunos casos el ‘no me hallo’. Vamos a encontrar alteraciones en su funcionamiento normal: no va a poder descansar, el sueño se ve alterado, la mente se ve todo el tiempo con pensamientos catastróficos, adelantarnos al futuro. El discurso de estas personas siempre es: ‘me van a salir mal las cosas’, ‘algo malo me va a pasar’. Podemos encontrar que nuestro sistema digestivo va a ser afectado, también a nivel cognitivo encontramos que las personas pueden empezar a perder la memoria y la concentración”, ahondó la psicóloga.

Quiénes son más propensos a este trastorno

Todos los seres humanos tienen probabilidad de desarrollar trastorno por estrés agudo, sin embargo existen individuos con cuadros de enfermedades mentales que podrían tener un peor pronóstico frente a este trastorno. 

Tienen más vulnerabilidad las personas que ya hayan sufrido algún trastorno de ansiedad previo, que tengan historial de alguna otra enfermedad mental: depresión o cualquier otro diagnóstico de salud mental.

Las personas que tengan familiares con antecedentes o personas que obviamente estén expuestas de manera muy activa a los factores que estresan en este caso, la población en salud puede ser una una población muy vulnerable”, expresó la especialista. 

¿Se puede tratar este trastorno?

La mayoría de personas se recuperan cuando son retiradas de la situación traumática, se les muestra comprensión y empatía y se les da la oportunidad de describir lo que ha sucedido y su reacción ante ello. Sin embargo, Builes explica algunas alternativas terapéuticas contra este trastorno. 

Hay programas como el mindfulness o lo que conocemos ahora como conciencia plena, meditar y todas aquellas tendencias que lo que buscan es enseñarnos a aceptar, ser más amables con nosotros mismos, conocernos como seres humanos, seres vulnerables y como seres resilientes. Hay muchísimas alternativas, lo más conocido sería psiquiatría en caso de que se necesite un fármaco para para ayudarle a la crisis”, recomendó Beatriz.

Exhortación al cuidado y preservación de la salud mental

Actualmente, no se le da tanta importancia a la salud mental como se debería. Es por eso que los profesionales de psicología exhortan a la comunidad a preservar esta parte indispensable del cuerpo humano.

“Las personas deben dejar de tenerle miedo a hablar de estos temas y entender que los profesionales de la salud mental no estamos para juzgar, estamos para acompañar. Los espacios terapéuticos son esos espacios que yo me permito explorar en emociones o situaciones difíciles que no se trabajan con otras personas porque para eso existimos los profesionales de salud mental”, exhortó la psicóloga Builes. 

Comentarios

X