Trasplante de médula ósea disminuiría efectos nocivos de la terapia para mieloma múltiple

Hematólogo oncólogo, Cristian Rodríguez, especialista en trasplante de medula ósea y terapia celular. Hematólogo oncólogo, Cristian Rodríguez, especialista en trasplante de medula ósea y terapia celular.

Diana Castañeda
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Actualmente Estados Unidos presenta alta prevalencia en la enfermedad de mieloma múltiple, registrando aproximadamente 32.000 casos durante el 2020, siendo esta condición el número uno para procedimientos de trasplante de médula ósea.

La Revista Medicina y Salud Pública, (MSP), conversó sobre el tema con el hematólogo oncólogo, Cristian Rodríguez, especialista en trasplante de medula ósea y terapia celular, quien ahondó sobre los tratamientos para contrarrestar el mieloma múltiple aduciendo que, los efectos secundarios que pueden padecer los pacientes con esta enfermedad, son causados por los daños producidos por las quimioterapias en algunos órganos, pero que, en la mayoría son leves.

“Nosotros valoramos a todos los pacientes antes de recomendar un trasplante de medula ósea. Hacemos las pruebas de los órganos vitales y esto nos permite minimizar los posibles efectos secundarios de alto grado. La mayoría de los pacientes están de vuelta a su estado usual aproximadamente al mes de hacerle el trasplante, y a los tres meses, el paciente debe estar en su estado usual”, explicó el Dr. Rodríguez.

Tras recibir el tratamiento los pacientes con mieloma múltiple deben volver a recibir todas las vacunas que recibieron de niños, durante un periodo de dos años y, así mismo, se les debe suministrar dosis de antibióticos para prevenir la reactivación del virus.

“Los pacientes diagnosticados con mieloma múltiple van a requerir una combinación de terapias que envuelve medicamentos dirigido al mieloma múltiple para tratar de llevarlos a una remisión. El trasplante usando las células madre del paciente ocurre una vez nosotros logramos controlar el mieloma múltiple y el objetivo del trasplante es usar unas dosis de quimioterapia bien altas para tratar de controlar el mieloma por el tiempo que más se pueda” expresó el hematólogo Rodríguez, cuando además confirmó que se ha demostrado que la combinación de medicamentos con el trasplante de medula ósea ha dado resultados positivos, generando remisiones largas y duraderas en los pacientes.

Normalmente el trasplante de células madre se utiliza para tratar el mieloma múltiple. Durante este tratamiento el paciente recibe altas dosis de quimioterapia para eliminar las células de la médula ósea. Posteriormente, recibe células madre nuevas y sanas productoras de sangre.

Ante eso, el experto en trasplante de medula ósea confirma que, eventualmente en aproximadamente 12 días las células madres vuelven a producir los componentes sanguíneos generando la oportunidad de hacer un trasplante de médula ósea. “Poder colectar las células madres para utilizar unas dosis altas de quimioterapia y poder erradicar el mieloma múltiple”.

“Existen varios tipos de terapias como de anticuerpos monoclonales, hasta terapia celular (aún en investigación). Todo paciente joven debe ser evaluado para un trasplante de médula ósea usando sus propias células madres o lo que llamamos un trasplante de médula ósea autólogo” expresó el doctor Cristian Rodríguez, para MSP.

Etapas del mieloma múltiple

El mieloma múltiple es una condición de donde las células plasmáticas, que son parte del sistema inmune, empiezan a secretar proteínas. Teniendo en cuenta que el estadio de mieloma múltiple es diferente a los estadios de otros tumores de órganos sólidos. En el caso de mieloma múltiple, esta proteína se puede detectar en el cuerpo del paciente y no necesariamente esto crea un daño al órgano.

Se define mieloma múltiple cuando este exceso de proteína empieza a crear daño en órganos y en los huesos. Además, el Dr. Rodríguez indica que puede crear anemia, predisponer  infecciones, entre otras cosas.

“Entonces la etapa del mieloma la dividimos entre una etapa que puede ser latente o una etapa activa, donde ya esta proteína que está secretando, esta célula que se llama la célula plasmática, está creando un daño a órganos y eso es lo que definimos como mieloma múltiple. Y es ahí cuando comenzamos el tratamiento para mieloma múltiple, cuando ya hay un daño al órgano” explicó Cristian Rodríguez.

Trasplantes autólogos (autotrasplantes)

En un autólogo de células madre, las propias células madre del paciente se extraen de su médula ósea o sangre periférica antes del trasplante. Las células se almacenan hasta que se vayan a necesitar para el trasplante. Entonces, la persona con mieloma recibe el tratamiento, como una dosis alta de quimioterapia, algunas veces con radiación, para eliminar las células cancerosas. Cuando se completa este proceso, las células madre almacenadas se regresan a la sangre del paciente a través de una vena.

Algunos médicos recomiendan que los pacientes con mieloma múltiple se sometan a dos trasplantes autólogos, distanciados por seis a 12 meses. A este método se le llama trasplante tándem. Los estudios muestran que  algunos pacientes se benefician más de este tipo de trasplante que de uno solo. La desventaja es que causa más efectos secundarios y por lo tanto conlleva un mayor riesgo.

Trasplantes alogénicos (alotrasplantes)

En un trasplante alogénico de células madre, el paciente recibe células madre productoras de sangre de otra persona (un donante). Los mejores resultados del tratamiento se presentan cuando las células del donante son muy compatibles al tipo de célula del paciente y el donante es un familiar cercano, como un hermano o una hermana. Los trasplantes alogénicos presentan un riesgo más elevado en comparación con los autólogos, pero pueden combatir mejor el cáncer. Esto se debe a que las células trasplantadas (del donante) pueden, en realidad, ayudar a destruir las células del mieloma. A esto se le llama efecto de injerto contra tumor. En estudios realizados en pacientes con mieloma múltiple, los que recibieron trasplantes alogénicos a menudo respondieron peor a corto plazo que aquellos que recibieron trasplantes autólogos. Actualmente, los trasplantes alogénicos no se consideran un tratamiento convencional para el mieloma, aunque se pueden realizar como parte de un estudio clínico.

Efectos secundarios

Los primeros efectos secundarios de un trasplante de células madre son similares a los efectos secundarios de la quimioterapia y la radiación, solo que son más graves. Los recuentos bajos de células sanguíneas son uno de los efectos secundarios más graves que pueden provocar riesgos de infecciones y hemorragias graves.

El efecto secundario más grave del trasplante alogénico se conoce como enfermedad de injerto contra huésped (o GVHD, por sus siglas en inglés) que ocurre cuando las nuevas células inmunitarias (del donante) identifican a los tejidos del paciente como extraños y  los atacan. La GVHD puede afectar cualquier parte del cuerpo y puede poner en peligro la vida.

Si desea más información sobre los trasplantes de células madre, incluyendo detalles sobre los procesos y los efectos secundarios, consulte Trasplante de células madre para el cáncer.

Comentarios

X