Trasplante de heces salva la vida de paciente de 70 años

Trasplante de heces salva la vida de paciente de 70 años Miembros del equipo médico que ha realizado la intervención en Sagunt. Foto: ABC.es

Fuente: ABC.es

En Valencia, España un hombre de 70 años que sufría de una grave infección se ha salvado de morir gracias al trasplante de heces de su hija. Este procedimiento fue realizado por equipo de especialistas digestivos, medicina interna y microbiología.

Esta es la segunda vez en la que se realiza esta táctica, consiste en transferir las heces del donante, antes del procedimiento se tratan y homogenizan estas sustancias con el fin de restaurar las bacterias anómalas de la flora intestinal del paciente.

Las heces se transportan por dos métodos, en ocasiones por sonda nasogástrica o colonoscopia. En el caso del paciente de 70 años se optó por la segunda opción y se utilizó una muestra de heces de la hija del paciente. A este paciente se le habían realizado diversas terapias antibióticas para tratar la infección intestinal, pero ninguna tuvo resultados.

El enfermo presentaba una infección grave provocada por la bacteria Clostridium difficile y refractaria a todos los antibióticos disponibles, según las fuentes, que han indicado que se trata de una infección cada vez más común y más agresiva debido al uso masivo y descontrolado de antibióticos por parte de la población.

«Ante la situación del paciente, decidimos contactar con el doctor López San Román, médico del Hospital Ramón y Cajal y un referente a nivel internacional en esta técnica», ha señalado el especialista en Digestivo y Endoscopias.

El doctor Cortés ha argumentado que la eficacia de la técnica del trasplante radica en que la infusión de millones de bacterias de una flora microbiana normal, pueden generar el desplazamiento y la destrucción de esta bacteria agresiva (Clostridium difficile), con tasas de eficacia superiores al 90% y sin significativos efectos adversos.

Según Cortés, «dentro de poco, será una herramienta terapéutica que utilicen todos los centros hospitalarios, dado las resistencias a antibióticos que se producen».

Además, ha recalcado que la utilización de este tipo de fármacos «de manera desmesurada» acaba con la destrucción de la microbiota intestinal. «En ese contexto una bacteria muy agresiva como el Clostridium difficile puede crecer a sus anchas y ocasionar un desenlace fatal», ha resaltado.

La técnica ya se viene aplicando en algunos centros de Madrid y Cataluña, y el pasado mes de marzo la aplicó, por primera vez en la Comunitat Valenciana, el Hospital Universitario de La Ribera, en Alzira (València).

La receptora fue una mujer de mediana edad que presentaba un cuadro de diarreas recurrentes producidas por la bacteria y que también había fracasado previamente el tratamiento con antibióticos.

Comentarios

X