Trasplante de corazón: procedimiento inmunosupresor en tiempos de pandemia

Doctor Iván González, médico cirujano cardiotorácico y de trasplante. Doctor Iván González, médico cirujano cardiotorácico y de trasplante.

Eduardo Najar, Katherine Trujillo
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Algunos procedimientos fueron postergados o cancelados debido al miedo prevalente de contagio, sobre todo en aquellas intervenciones donde se estimula el sistema inmunológico

Muchos procedimientos quirúrgicos e incluso tratamientos de diversas patologías se han visto afectados por el nuevo coronavirus, ya que la mayoría de pacientes sienten gran temor de contagiarse con el patógeno. 

El trasplante de corazón es un procedimiento donde el especialista requiere estimular el sistema inmune de quien será intervenido, esto se hace para disminuir el efecto de este sistema con el fin de que el organismo no se ataque a sí mismo, pues el nuevo órgano es totalmente desconocido, este tipo de trasplante es muy benéfico para los pacientes que han tenido un problema cardiaco crónico pues mejora su calidad de vida además de aumentar la supervivencia.

En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor Iván González, cirujano de trasplante cardiovascular y corazón, explica cómo las personas han tomado decisiones de no acceder a este tipo de intervenciones por la pandemia, las consecuencias ante esta acción y cómo se lleva a cabo un protocolo de bioseguridad para este tipo de grandes intervenciones.

“Hay dos pacientes en particular en lista de espera que necesitan trasplante que tuvieron una oferta de un nuevo corazón para poder atender su afección cardiaca terminal, decidieron esos dos pacientes cuando surgió la oferta en medio de la pandemia, no aceptaron la oferta, así que la pandemia es un asunto muy serio para estos pacientes y ha llegado al punto que estas oportunidades de vida han sido rechazadas por pacientes” agrega el doctor González.  

Muchos pacientes prefieren no acceder a una intervención como el trasplante de corazón, esto es porque al disminuir la función de su sistema inmune pueden quedar más expuestos a contraer SARS-CoV-2,sin embargo, están perdiendo una oportunidad de mejorar su salud cardiovascular y sobre todo aumentar años de vida. Por otro lado, los órganos que son adecuados para este fin también pueden perderse ante estas decisiones.

El doctor agrega “el paciente sigue en lista de espera muchas veces esto no se pierde, pero estos órganos algunos se le dieron a otros pacientes quizá más enfermos en otras jurisdicciones, no te excluyen pero desde mi perspectiva es una oportunidad de vida que se perdió.

Arduos cuidados

Es importante que el paciente tenga en cuenta que en cada una de la instituciones está regida una fuerte norma y protocolos de seguridad para evitar cadenas de contagio, sobre todo en aquellos procedimientos que son categorizados como grandes, asimismo, el especialista hace un llamado de atención para que la población tenga mayor confianza en su médico de cabecera. 

“Nosotros en el centro cardiovascular tomamos todas las precauciones para evitar la propagación de virus, esto no era para que las personas desistieron del trasplante, aparte que es necesario confiar en el médico que te va a operar” explica el doctor.

 Trasplante en Puerto Rico

Aunque las herramientas, la ciencia y la literatura han avanzado considerable respecto a un trasplante de corazón, estas intervenciones se han visto en decadencia respecto a años anteriores, por supuesto que ha tenido una gran influencia el COVID-19 y las demás catástrofes naturales por las que ha pasado la isla. 

“El número de trasplantes de corazón al año en Puerto Rico ha disminuido, las terapias médicas son aún más efectivas para atender el fallo cardiaco, en los últimos 4 años estamos haciendo unos 3 o 4 trasplantes al año” afirma el doctor.

Beneficio del trasplante

Como enfatiza el médico, este tipo de intervenciones asegura que el paciente pueda tener una mejor calidad de vida y ese fallo cardiaco sea controlado, además que podrá retomar algunas actividades y lo más importante es que este procedimiento podrá asegurarle más años de vida.

“El trasplante de corazón es la terapia de elección, es para pacientes con fallos cardíacos terminales, lo que quiere decir que si el paciente con trasplante de corazón sobrevive el año que es el más duro, el paciente podrá vivir hasta 12 años sin ningún problema” finalizó el Dr. González.

Comentarios

X