Trasplantado el primer hígado pediátrico en la historia de la medicina puertorriqueña

Equipo de cirujanos del Centro de Trasplante del Hospital Auxilio Mutuo, liderados por el Dr. Juan del Río (a la derecha), junto al Dr. Bernardo Campos González (centro derecha). Suministrada.

El año 2016 marcará para siempre un nuevo hito en la historia de la medicina puertorriqueña y del próximo año en adelante, tanto los galenos de la isla así como la familia de un joven de 16 años celebrarán el aniversario del momento más importante de sus vidas: el día en que por primera vez se trasplanta un hígado a un paciente pediátrico en Puerto Rico.

Tal y como adelantó en exclusiva la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP) a principios de este año, fue el pasado de 2 de junio del 2016 que los médicos del Hospital Auxilio Mutuo, capitaneados por el Dr. Bernardo Campos González, cirujano de trasplante de adulto y niño, hicieron realidad el nuevo reto que habían aceptado, trasplantando un nuevo hígado a un paciente de 16 años, con un diagnóstico de hepatitis autoinmune que progresó a cirrosis.

Dr. Bernardo Campos González, cirujano de trasplante de adulto y niño, autor del primer trasplante pediátrico de hígado en Puerto Rico. Suministrada.
Dr. Bernardo Campos González, cirujano de trasplante de adulto y niño, autor del primer trasplante pediátrico de hígado en Puerto Rico. Suministrada.

Campos González es un cirujano de trasplante oriundo de Bolivia, que hace un año aceptó unirse al equipo de subespecialistas del Centro de Trasplante del Hospital Auxilio Mutuo, liderados por el Dr. Juan del Río.

El cirujano estudió medicina en la ciudad de México, donde también comenzó su residencia en cirugía general en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y que fue culminada en el estado de Nebraska, en los Estados Unidos por espacio de seis años.

Además, se especializó en medicina de trasplante en la Universidad de Standford, en California y se desempeñó como cirujano de trasplante en Atlanta, hasta que la tierra boricua le puso en sus manos el que la isla lograra un paso de avanzada, dándole la oportunidad de vida esta vez a un paciente pediátrico que ya había registrado varios episodios de sangrado masivo.

“A pesar de que el programa de trasplante de Puerto Rico funciona desde el 1977, es un reto profesional que acepté con la mayor humildad  y una gran oportunidad profesional entre todos los especialistas capacitados que hay en el mundo y los Estados Unidos. Y para estar en Puerto Rico, se tiene que hablar español y más para tratar en niños. Este era mi lugar en la vida”, manifestó a la revista MSP el doctor Campos.

“Daniel”, nombre ficticio para proteger la identidad del paciente, se convirtió en el candidato oficial para trasplante pediátrico en diciembre del 2015, cuando el propio Dr. del Río descartó el que la cirugía de “shunt” (cirugía para re-dirigir el flujo de sangre en los órganos y disminuir el riesgo de sangrado) fuera su alternativa quirúrgica ideal.

En diciembre se enlista para trasplante. Durante el tiempo de espera, tuvo un sangrado masivo y fue admitido en Centro Médico, pero a Dios gracias paró de sangrar. En ese momento no había órgano disponible.

En lo que se trasplantaba, se le hizo un procedimiento denominado “DTIPS” (Derivación Portosistémica Intrahepática Transyugular), que es un “stent” metálico dentro del hígado para mejorar flujo de sangrado a través del hígado a través de radiólogos intervencionistas”, sostuvo Campos González.

Desde las 12 de la de la madrugada hasta las 5 de la mañana del pasado 2 de junio de este año, el paciente -referido por el gastroenterólogo pediátrico, Dr. Antonio del Valle- fue sometido al quirófano de la institución hospitalaria, dando la apertura oficial al Programa de Trasplante Pediátrico de Puerto Rico.

Le puede interesar:   La atención a pacientes con Covid19 exacerba heridas no sanadas en pacientes con VIH

“Una vez surge un órgano en San Juan de un paciente joven, el Dr. Pedro Hernández lo procuró y fue intervenido. La intervención duró unas cinco horas con éxito. No requirió ni una sola transfusión de sangre. Todo salió bien gracias a Dios”, celebró el galeno.

La isla puede registrar entre nueve a 10 pacientes pediátricos que tienen que irse a los Estados Unidos a recibir un trasplante de hígado (otros, esperan por un riñón), pues por distintas regulaciones, la isla carecía de un Programa de Trasplante Pediátrico.

Le puede interesar:   La muerte durante el confinamiento: cómo afecta no poder despedir a un ser querido

Por otra parte, con la apertura oficial en la isla, también se activa el Programa de Nefrología Pediátrica, para aquellos pacientes candidatos a trasplante de riñón, según adelantó en una reciente entrevista con la revista MSP el doctor del Río.

En Puerto Rico actualmente existen aproximadamente unos 36 pacientes pediátricos que reciben diálisis. Bajo la dirección del Dr. Eduardo Santiago Delpín, fundador del Programa de Trasplante en Puerto Rico, se trasplantaron sobre 100 riñones a pacientes pediátricos. El primero se llevó a cabo en el 1978.

Puerto Rico lo esperaba

Para éste subespecialista boliviano, el ejercer su práctica dentro del radio de los países de América Latina, incluyendo Puerto Rico, era una de sus más grandes metas. El recién llegado a tierra boricua aseguró a la revista MSP que “la vida te lleva a donde debes estar”.

Elegí esta subespecialidad por la oportunidad de literalmente salvar la vida de un paciente repetidas veces y el poder verlo a las dos o tres semanas como se mejora radicalmente su condición de salud. En cierta manera, ellos vuelven a la vida. Hacer eso es invaluable y más aún en niños”, formuló Campos González.

“A veces la vida te lleva a donde uno tiene que estar. A través del Dr. Juan del Río, en Miami, es que me conecto con el Programa de Trasplante de la isla. En ese momento culminaba mi entrenamiento en Stanford, California. El me ofreció la oportunidad de venir aquí. No fue difícil convencerme. Quiero que mi familia crezca en una cultura latina.

Finalmente, el Doctor adelantó a la revista MSP que prontamente podría estar trasplantándose un bebé de nueve meses con enfermedad hepática.

“En cuanto a lo que sería el Programa de Trasplante y que se termine de remodelación la sala de intensivo, el comienzo oficialmente de las clínicas de nefrología pediátrica. Tenemos ya los intensivistas pediátricos, los especialistas en hepatología pediátrica, entre otras cosas”, concluyó el galeno.

Comentarios

X