Telemedicina para evitar el contagio de COVID-19

Dra. Aileen Cordero.

Susana María Rico
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

Las herramientas tecnológicas se posicionaron como un complemento al ejercicio de la medicina, debido a la pandemia causada por el Sars-Cov2. Esta opción se fortalece en Puerto Rico y otros países, ya que las estrictas medidas de confinamiento y distanciamiento social reducen la atención presencial, reduciendo de esta manera las posibilidades de contagio o expansión del novel virus.

Para la Dra. Aileen Cordero, médica primaria certificada por la Junta de Médicos para practicar telemedicina, “la telemedicina es el permiso de consulta médica a distancia, donde los profesionales de la salud usamos tecnología: teléfonos celulares, smartphones o computadoras para acceder a una visita médico-paciente”.

Aunque el concepto no es una novedad, la OMS lo define como “la prestación de servicios de salud (en los que la distancia es un factor determinante) por parte de profesionales sanitarios a través de la utilización de tecnologías de la información y la comunicación (TICs) para el intercambio de información válida para el diagnóstico, el tratamiento, la prevención de enfermedades, la investigación y la evaluación y para la formación continuada de profesionales sanitarios, todo ello con el objetivo final de mejorar la salud de la población y de las comunidades”.

Prevención y atención desde la comodidad del hogar

Con el avance de la tecnología y las comunicaciones, hospitales y médicos disponen del equipamiento necesario para realizar consultas a distancia. Hoy en día, el historial médico de los pacientes está a un clic de distancia, los resultados de pruebas de laboratorio se entregan vía e-mail y con una llamada, el paciente obtiene una interpretación de sus resultados, se le dan pautas a seguir y su tratante tiene conocimiento de su evolución clínica.

“Ahora, el principal beneficio es cero exposición al contagio (Sars-Cov2). Estamos pasando una pandemia y el servicio de salud primordial e ideal en estos momentos porque el paciente no tiene que salir del hogar. Puede accesar a su médico desde la comodidad de su casa sin tener que exponerse

en una sala de emergencia o en una oficina médica”, destaca la Dra. Cordero.

Otro aspecto que resalta la especialista tiene que ver con el acceso a la atención médica. Para las personas que habitan en la ruralidad o se les dificulta encontrar una sala de emergencias -por diferentes condiciones-, la telemedicina les facilita recibir atención y seguimiento a sus tratamientos, en caso de que estén sometidos a uno.

Tampoco debe dejarse de lado a aquellos pacientes que temen salir. Desde que se reportó la llegada del virus a Puerto Rico, diferentes médicos han reportado una disminución de las visitas a las salas de emergencia por miedo. No se trata del miedo común sino del pánico colectivo generado por la alta demanda de información, en el que circulan más noticias negativas que positivas, desencadenando altos niveles de estrés y síntomas de ansiedad o depresión.

“La telemedicina no solo resuelve dudas al paciente. A través de ella se pueden realizar recetas médicas, se pueden enviar órdenes de laboratorio al paciente. Pero, también, muchas más personas están usando este servicio y no sabían que era tan práctico y de fácil acceso”, explica la Dra. Aileen Cordero durante su entrevista.

Este método cuenta con el respaldo del gobierno de Estados Unidos. En el sitio web Medicare.gov, se afirma que lo único necesario para ejercer la medicina desde la digitalidad es “el uso de equipos de telecomunicaciones interactivas que incluyen, como equipamiento mínimo, audio y vídeo”.

Banner covid-19 tablet

Comentarios

X