Tecnología de impresión 3D reconecta áreas lesionadas en la médula espinal

Tecnología de impresión 3D reconecta áreas lesionadas en la médula espinal Foto: Universidad de San Diego

Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

El tratamiento de lesiones de la médula espinal depende de su gravedad y del posterior estado del paciente, ya que de este último factor depende la recuperación -hasta donde sea posible- del afectado. Sin embargo, hasta el día de hoy no hay una cura total para este tipo de afecciones, a pesar de los múltiples intentos de investigadores y especialistas en revertir el daño que producen estas lesiones.

Uno de ellos, dado a conocer hace pocos días, fue desarrollado por la Universidad de California San Diego y el Instituto de Ingeniería en Medicina (EE.UU.). En esta oportunidad, los científicos han optado por la tecnología de impresión ultrarrápida y en 3D para crear andamios que simulan las estructuras del sistema nervioso central y en última instancia, crear una médula espinal de forma artificial. A la médula artificial se le implantan células madre neurales con el objetivo de estimular el crecimiento de los nervios afectados en la lesión para devolver las conexiones entre ellos y reestablecer las funciones perdidas.

Dicho andamio fue probado en modelos animales con éxito. De acuerdo con los realizadores de este estudio, los andamios permitieron el recreecrecimiento del tejido, la supervivencia de las células madre y la expansión de los axones de las células madre neurales desde el andamiajehasta la médula espinal del huésped, se informa en el diario ABC.

La regeneración a larga distancia de los axones lesionados en la lesión de la médula espina es fundamental para cualquier restauración verdadera de la función física”, explica el autor principal, Mark Tuszynski (Los axones son las extensiones largas en forma de hilo en las células nerviosas que conectan con otras células). Aparte de esto, el coautor del estudio, Kobi Koffer mencionó que este andamio 3D “ayuda a organizar los axones encargados de la regeneración para replicar la anatomía de la médula espinal lesionada previamente”.

De acuerdo con la información original, el equipo que trabajó en la elaboración de este andamio estuvo también liderado por el profesor de Nanoingeniería y miembro de la Facultad en el Instituto de Ingeniería en Medicina de la Universidad de California en San Diego, Saochen Chen, quienes decidieron utilizar la impresión ultrarrápida gracias a la agilidad en su producción.

La tecnología utilizada les permite producir implantes de 2 mm de tamaño en 1,6 segundos, un proceso que las impresoras tradicionales tardan horas en realizar, aunque en la mayoría de casos sean estructuras más grandes y simples. “Esto muestra la flexibilidad 

de nuestra tecnología de impresión 3D -subraya el coautor Wei Zhu al diario ABC-. Podemos imprimir rápidamente un implante para que coincida con el área lesionada de la médula espinal del huésped, independientemente del tamaño y la forma“.

Pero, quizás el mayor beneficio es que es un proceso que se puede lograr al tamaño real de la médula espinal humana. Durante el estudio, los científicos realizaron el injerto de los andamios de 2mm, que a su vez contenían células madre neurales, en áreas afectadas por lesiones graves en la médula espinal en modelos animales. Tras varios meses, se pudo observar que había crecido nuevo tejido de la médula espinal a través de la lesión y se habían conectado nuevamente los extremos de la médula espinal que habían sido cortados. Como consecuencia, los animales de laboratorio recuperaron la función motora en sus patas traseras.

El éxito de esta investigación permite que los siguientes ensayos clínicos sobre el tema, consideren el andamiaje de la médula espinal como un vehículo para lograr un tratamiento efectivo en personas que se hayan visto afectadas por esta lesión. Como Koffer mencionó al diario ABC,  “el andamiaje proporciona una estructura física estable que apoya el injerto y la supervivencia constantes de las células madre neurales. Parece que protege a las células madre injertadas del ambiente a menudo tóxico e inflamatorio de una lesión de la médula espinal y ayuda a guiar los axones a través del sitio de la lesión“.

Los investigadores actualmente trabajan en este método con modelos animales más grandes, ya que permiten preparar el uso de esta tecnología en seres humanos.

Comentarios

X