Síntomas no esperados develan extraño caso de malformación arteriovenosa pulmonar en paciente de la Isla

Según literatura científica, este tipo de escenario se registra en 0.001% de incidencia anual en los Estados Unidos, según el reporte de caso.

Dra. Maribel Rodríguez González, del Programa de Residencia en Medicina de Familia de Manatí Medical Center

Belinda Z. Burgos, Marcela Moreno W
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública 

Los síntomas de esta mujer distaban de su propia realidad clínica. Sin historial clínico significativo, nunca tuvo embarazos, esta paciente abre otra misteriosa puerta que solo la literatura científica podía tener cerrada. 

Y es que esta mujer de 55 años de edad arribó a la sala de emergencias del Manatí Medical Center (MMC) con síntomas de debilidad en las extremidades superior e inferior derecha, entumecimiento y pérdida sensorial por aproximadamente 6 horas.

Otros síntomas asociados registrados incluyeron dolor de cabeza, mareo, falta de aire y desarrollo posterior de una disfagia.

No hubo relación de este cuadro clínico con otros síntomas como la pérdida de conciencia, asimetría, parálisis facial ni reporte de que los signos se presentaran antes en la paciente.

Según su reporte, hacía tres meses atrás había dejado de fumar, pero por 20 años fumaba media caja de cigarrillos diaria (10 cigarrillos), aunque no consumía alcohol.

En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP), la Dra. Maribel Rodríguez González, parte del Programa de Residencia en Medicina de dicha institución hospitalaria, añadió que también la paciente presentó un episodio agudo de debilidad en la extremidades superior e inferior del lado derecho del cuerpo, además de entumecimiento y perdida sensorial.

Diagnóstico

Entre lo hallado según laboratorios, se identifica una hipoxemia de 93% -niveles de oxígeno o de saturación están bajos, ya que el nivel normal es por encima de 94%- evidenciando alteración en los niveles de pulsaciones.

Además, estos ref lejaron una policitemia y con una hemoglobina alta de (20g/dl) y el hematocrito (medida sobre la cantidad de sangre compuesta por glóbulos rojos) que debe estar entre 37% y 47%, la paciente lo tenía en 58%, uno muy elevado.

Posteriormente, se practica una prueba de valores arteriales, a través de los cuales, se logra confirmar el nivel de oxígeno arterial, corroboran un estado hipoxemico, teniendo 53mm Hg, lo que es muy bajo para el promedio normal en un paciente de 55 años que debiera ser de 80mm, Hg. La saturación arterial la reflejó en un 87%, cuando lo normal debiera fluctuar a partir de 94%.

Un estudio radiológico reveló lo que el equipo médico no se esperaba.

Como estudios adicionales, se practica una placa de pecho que arroja que el lado derecho superior había una opacidad nodular. “Cuando se observa eso y con los laboratorios antes mencionados se le realiza un CT de pecho con contraste y ahí fue cuando salió con diagnóstico de una gran malformación artero venosa pulmonar, la misma, era de carácter complejo en el lóbulo superior derecho con varias medidas de 3.0 x 3.9 x 4.0 cm sin evidencia de embolia pulmonar“, confirmó la Dra. Rodríguez.

Tratamiento

Una flebotomía y una embolización realizada por un Radiólogo Intervencional mostró una disminución significativa del flujo arteriovenoso de la malformación, con una mejoría significativa en la saturación de oxigeno donde fluctuaba de 84 a 98% sin soporte de oxígeno.

Otros casos de la literatura clínica

Esto es un caso raro, con una incidencia anual de <0.001% en los Estados Unidos.

El 90% de las malformaciones arteriovenosas son asociadas a telangiectasia hemorrágica hereditaria. “Sin embargo, la paciente no cumplió con los criterios para ser diagnosticada con telangiectasia hemorrágica hereditaria, haciendo este caso no tan solo raro, más bien atípica”, indicó la especialista.

Es importante incluir este diagnóstico en los diferenciales luego de excluir todas las causas de ataque isquémico transitorio (TIA, por sus siglas en inglés) para evitar otras complicaciones como por ejemplo infarto o abscesos cerebrales, cianosis, hemotorax, y/o embolia paradoxica.

Si la malformación arteriovenosa está asociada a telangiectasia hemorrágica hereditaria, como médicos de familia, debemos de brindarles asesoría genética, realizar un buen examen médico, e identificar algún signo de sangrado o hemorragia para que no tenga complicaciones en un futuro y para poder tratar las malformaciones”, indicó.

Y además añadió, “Lo que hace el caso bastante raro e importante es que uno no ve estos casos a diario, viene con esta queja y es tan común pensar que es el famoso ataque isquémico transitorio que muchas veces se admiten para poder buscar la causa de por qué les dio eso, entonces al ella tener la alteración arteriovenosa, lo hace bien único”.

Como dice la literatura, la paciente se trató con la embolización y tuvo un evento de mejoría en sus síntomas, además recibió apoyo de varios sub especialistas logrando así la mejoría de la paciente.

Comentarios

X