Significativa prevalencia de asma en la edad pediátrica puertorriqueña

Significativa prevalencia de asma en la edad pediátrica puertorriqueña Dr. Wilfredo de Jesús, neumatólogo pediátrico.
Alejandra Martínez
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

En esta ocasión, la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) realizó una entrevista al Dr. Wilfredo de Jesús, neumatólogo pediátrico respecto a la enfermedad del asma y sus tratamientos.

Según el doctor, es difícil hacer el diagnóstico de asma en edad pediátrica debido a que el niño está en pleno desarrollo y el especialista tiene que ver las manifestaciones de asma que pueden ser desde “pitos” que les dan a los niños o bronquiolotis recurrentes. Estas son las manifestaciones que permiten a los galenos hacer un diagnóstico de asma en aquellos pacientes que cumplen con ciertos criterios.

El diagnóstico de asma oficialmente se puede hacer a partir de los cinco años cuando podemos hacer ciertas pruebas específicas. Sin embargo, ya uno con cierta capacidad puede diagnosticar mucho antes a un paciente cuando sabemos sibilancias recurrentes en la infancia”,

manifestó.

Con respecto a la herencia de esta enfermedad, en Puerto Rico existen muchos pacientes que los padres o tíos son asmáticos y los niños empiezan a presentar ciertos cambios en hospitalizaciones por problemas respiratorios, “pitos” y demás. 

Por otro lado hay dos grandes factores en términos de alergias, factor ambiente y alimentos. 

Entre los alimentos, los estudios han demostrado que la leche, el huevo y el maní en los infantes son los que nos dan cierta información a ver si el paciente va a ser asmático o no. Y en términos del ambiente, aquí en Puerto Rico la mayoría de pacientes debe tener alergias a las gramas, a los ácaros, entre otros. Esas son las alergias que podemos ver mayormente en pediatría”. 

Puerto Rico tiene una variabilidad en términos de clima, por ejemplo, si noy hay polvo del Sahara se tiene mucha humedad o se tienen las esporas. Respecto al polvo del Sahara cuando todo particulado del ambiente entra por la nariz y se aloja en el pulmón crea un poco de inflamación, al respecto, “los niños que tienen inflamación de base debido a su asma, se inflaman un poquito más”. Es decir que, esos niños pueden llegar a la sala de emergencias con más facilidad que los niños que no tienen una predisposición al asma. Podría entonces ser esa una condición incapacitante.

Si el niño tiene una alergia que no es tan severa podemos tratarlo con ciertos medicamentos, así como también las secreciones nasales, etc. Pero cuando ya tenemos un paciente con mayor prevalencia de asma y asociado con alergia, entonces ahí se forma un trabajo en equipo donde tenemos que hablar con los alergistas y entre los dos combinamos la terapia para desarrollar un plan de acción a largo plazo”.

Según el Dr. de Jesús, el enfoque como neumólogo generalmente es en el pulmón pero las alergias juegan un papel muy importante en el término del tratamiento y que ese paciente mejore a largo plazo y usualmente el padre o madre que tiene un hijo con problemas de asma además de buscar al alergista también busca al neumólogo.

El asma es una enfermedad crónica así que, tan pronto un paciente presenta un hallazgo y se tenga un diagnóstico de asma, ese diagnóstico prevalece al resto de su vida. ¿Qué pasa? Cuando un niño va creciendo, sus bronquios se van agrandando y aunque estén inflamados puede respirar un poco mejor, pero eso no significa que el asma haya desaparecido.

Muchas veces el paciente, sobre todo el puertorriqueño, tiende a minimizar los síntomas de asma, entonces de cierta manera no se da cuenta cuando es necesario usar ciertos medicamentos y son estos pacientes los que están a alto riesgo de muerte asociada a asma”,

aseveró. 

Además, muchas veces cuando se le hace al paciente pediátrico la prueba de función pulmonar es donde generalmente ven los números que están por debajo de las percentiles para su edad y su estatura. Entonces por esa razón es que los especialistas se dan cuenta que el paciente tiene una obstrucción. Es ahí cuando se empieza una especie de tratamiento, casi a diario.

Respecto a las clasificaciones de asma, hay distintas: asma persistente y asma intermitente

Dentro de las intermitentes está lo que se llama: Leve, moderado y severo. 

«A veces pasa que un niño se presenta con muchas infecciones recurrentes, es ahí cuando se clasifica como severo. Se empieza un tratamiento y baja tal vez a moderado. Uno va clasificando al niño dependiendo. Aparte de eso muchas veces el pulmón crece hasta los ocho años y por ello quizá el asma mejore, pero necesariamente no se cura”. 

Aunque, si el paciente se encuentra más estable, igual debería visitar cada seis meses al doctor para ver cómo está su estado. Igualmente todo paciente asmático debe tener su inhalador de rescate. 

Expresa el neumólogo que a veces el asma puede estar ligada a otras cosas que los pueden engañar y hacerlos crear un diagnóstico de asma, y puede que no sea sólo y necesariamente asma. Por ejemplo, puede que sea un asma con reflujo y está asociado a que los pacientes con reflujo los líquidos pueden subir a través del esófago e irritar un poco la garganta, lo que en ocasiones pueden generar también tos crónica.

Eso a veces se confunde. Muchas veces tenemos que referirlos al gastroenterólogo para que entonces nos ayude con la parte del reflujo y así yo como neumólogo poder mejorar su asma”. 

También está el asma con obesidad, y los niños obesos se sabe que tienen un asma un poco más difícil de tratar, entonces, tener un peso adecuado en los niños va a ser muy importante para el médico poder optimizar los medicamentos así poder disminuir la cantidad de visitas a la sala de emergencia. Es ahí donde se involucra a los nutricionistas.

También tenemos asma con alergias y por otro lado tenemos asma que parece ser asma pero, que puede estar asociado a enfermedades raras, como lo que pudiera ser fibrosis quística entre otras. Son enfermedades genéticas que pueden contener un componente asmático”,

afirmó a MSP.

Así que, no solamente está asma sino que también hay que mirar el entorno de asma y cómo puede entonces atacar cada una de esas áreas para poder así desarrollar un tratamiento específico y personalizado para el paciente.

Para finalizar, manifiesta que el tratamiento asmático en niños va a ser multidisciplinario e inicialmente va a requerir dos tipos de mantenimiento. Unas medicinas de mantenimiento y otras de rescate. Aparte de eso los medicamentos para las alergias juegan un rol y los biológicos en aquellos pacientes que cumplan con los criterios, pues no son para todo el mundo. Y en todo este proceso la educación es fundamental.

El año pasado hubo alrededor de 200 muertos en pacientes menores de 18 años asociados a asma, es decir, en la edad pediátrica. En Puerto Rico sigue siendo una prevalencia bastante alta. Además, según la literatura, los grupos afroamericanos y puertorriqueños son las etnicidades con mayor cantidad de muertes asociadas con el asma y prevalencia a infecciones. Por lo tanto, hay que tomarse en tema muy en serio y a la menor sintomatología. 

Comentarios

X