Retiran el soporte vital de un hombre por una autorización equivocada

Retiran el soporte vital de un hombre por una autorización equivocada El hombre con muerte cerebral era un hombre que llegó a sala de emergencias en estado inconsciente.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Un desconcertante caso estremece a Estados Unidos. El Hospital St. Barnabas de Nueva York ha sido demandado luego de una equivocación que hasta el momento no se había presentado -o al menos, dada a conocer ante la opinión pública-: se retiraron los soportes vitales de un paciente sin autorización de ninguno de sus familiares. Se trataba de un hombre con un nombre, apellido y edad similar.

La pesadilla de Shirell Powell inició cuando tomó la decisión de desconectar a su hermano, un hombre al que ya se le había diagnosticado muerte cerebral, para terminar con su sufrimiento físico. El calvario inició cuando el personal del Hospital St. Barnabas en Nueva York le comunicaba telefónicamente que su hermano menor, Frederick Williams, había ingresado en muy mal estado de salud, con muy bajos signos vitales. Luego de un par de días de tests y análisis clínicos, los médicos encargados le comunicaron que Frederick no iba a recuperarse de ninguna manera, debido a que se encontraba en un estado de muerte cerebral. Acto seguido procedieron a preguntarle si quería desconectarlo de la máquina que lo mantenía con vida.

Powell decidió que la mejor opción era retirar el soporte vital. De inmediato se comunicó con las hijas adolescentes del hombre y a su otra hermana para que pudieran despedirse y estar presentes al momento de la desconexión. Los médicos procedieron de acuerdo con el protocolo existente y el hombre falleció aparentemente rodeado de sus familiares. Sin embargo, durante la preparación del funeral, el médico forense encargado de la autopsia le comunicó que la persona a la que habían desconectado en realidad no era su pariente. Se trataba de otra persona de la misma edad y con un nombre extrañamente parecido. Su hermano no había sufrido ningún accidente y se encontraba vivo, en una cárcel.

Le puede interesar:   La hidradenitis supurativa afecta la vida social y laboral de quienes la padecen

El hombre que falleció a causa de este error se llamaba Frederick Clarence Williams. Su nombre aparecía exactamente igual en la tarjeta de Seguridad Social que portaba consigo cuando fue ingresado al hospital. Sin embargo, de acuerdo con la información registrada en la demanda judicial instaurada por Powell, la familia notificada por el personal del centro fue la de Frederick Williams, el hermano de Shirell Powell. El hombre con muerte cerebral era un hombre que llegó a sala de emergencias en estado inconsciente por una aparente sobredosis de drogas. De acuerdo con The New York Post, medio que informó la noticia, Powell afirmó "que el paciente tenía un tubo en la boca y estaba hinchado, pero que "se parecía mucho a mi hermano”.  "Las cejas, la nariz, la estructura, se parecía a [nuestro] hermano

", reiteró Powell.

Esta información fue desmentida por la segunda hermana, quien afirmó que al entrar a la habitación y ver al paciente, de inmediato dijo "Ese no es mi hermano". Pero al acercarse, lo "supo reconocer" pese a los aparatos médicos a los que estaba conectado y a la hinchazón de su rostro y cuerpo. El 29 de julio, Shirell Powell acompañada de algunos familiares autorizó al Hospital St. Barnabas a retirar el soporte vital, con la intención de evitarle más sufrimiento físico. En ese momento, las más afectadas fueron las supuestas hijas del hombre al que habían desconectado.

Le puede interesar:   El metotrexato aumentaría el riesgo de ciertos tipos de efectos secundarios, según estudio

Mientras se preparaba el funeral de Frederick Williams, la oficina forense de Nueva York se comunicó con Powell. En realidad, el hombre fallecido era Freddy Clarence Williams. Aunque Alexander M. Dudelson -abogado de Shirell Powell- intentó averiguar más detalles sobre la víctima y sus familiares, la oficina forense no quiso entregar detalles por el respeto a los allegados del fallecido en la confusión. En el artículo publicado por The New York Post, Powell también menciona que "está obsesionada por conocer más sobre el hombre a quién ella decidió desconectar". "Apenas duermo pensando en esto todo el tiempo", confesó.

El hermano de Powell, Frederick Williams está vivo. Se encuentra preso en la cárcel de  Rikers Island, Nueva York. Él pudo encontrarse con su hermana en una audiencia en el Tribunal Supremo de Manhattan luego de este incidente. Por ahora, Powell y su familia esperan que la demanda por daños no especificados, salga adelante. Pero, hasta el momento el hospital ha comunicado que no consideran que dicha reclamación esté realmente justificada.

Comentarios

X