Radiología intervencionista, mayores beneficios para el paciente

Jean Mitchelle Vélez
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

«La radiología intervencional es una subespecialidad de radiología que mezcla lo mejor de dos mundos: la imagen y la tecnología de radiología con procedimientos mínimamente invasivos de cirugía», definió el doctor Eduardo González Pons, radiólogo intervencional en el Departamento de Radiología e Imágenes del Manatí Medical Center con aproximadamente cinco años de experiencia en la especialidad.

Son varios los beneficios que se obtienen con la tecnología intervencionista. Se puede acceder a arterias, venas, realizar biopsias de los tejidos del cuerpo y dar tratamientos mínimamente invasivos con bien poco porcentaje de riesgo y una recuperación más rápida.

«Yo diría que el 99% de los procedimientos son ambulatorios. Hay subgrupos: radiología intervencional vascular, accesos venosos, diálisis y oncológica, son los más grandes de esos subgrupos. En la vascular nos especializamos en el diagnóstico y tratamiento de enfermedad perivascular […] Entramos por la arteria, hacemos un mapa y encontramos el problema, con el uso de tecnología revascularizamos para mejorar los síntomas del paciente sin cirugías, ni bypass. En la parte oncológica hacemos tratamientos de tumores benignos y malignos, siendo el hepatocellular carcinoma la más frecuente y suele ser una terapia localizada», explicó González Pons.

Aunque es una tecnología que está disponible hace décadas, es una subespecialidad bastante desconocida por la comunidad médica y, aunque no hay

unas guías específicas, muchos médicos que practican la radiología se han dejado llevar por lo que se ha hecho por muchos años. Estas tecnologías han evolucionado en gran medida, y ahora existen infinidad de posibilidades de tratamientos y prevención.

No es costosa, todo lo contrario, «le ahorramos dinero a los planes médicos y a los hospitales, porque al ser mínimamente invasivo es costo-efectivo para todas las partes», aseguró. 

Al ser la vanguardia de la tecnología, hay múltiples investigaciones innovadoras. Por ejemplo, para la población de hombres entre 70 a 80 años con próstata agrandada se ha desarrollado un método embolizante donde se busca tapar la arteria, lo que provoca que la próstata se encoja sin llegar a cirugías riesgosas. Además, se están desarrollando estudios para tratamientos adelgazantes y «estudios en los que se usa la tecnología para sacar tumores de riñón, hígado, pulmón con una aguja, en vez de hacer remoción de órgano; se mata el tumor con calor», finalizó el médico.

Comentarios

X