Puertorriqueños necesitan información específica para el manejo y prevención del virus del zika

Puertorriqueños necesitan información específica para el manejo y prevención del virus del zika Doctoras Nicole Díaz y Frances González

Por: Jean Mitchelle Vélez,
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Durante el año 2016, Puerto Rico reportó 34 mil casos de zika, convirtiéndose en uno de los mayores problemas de salud pública de la isla, luego de que se iniciara su propagación en Brasil y todas las Américas.

La población puertorriqueña creía saber manejar la situación pues desde la década de los 50 se viene manejando brotes por dengue, y luego otros virus transmitidos por vectores -agentes que transportan y transmiten microbios- como lo fue el del chikungunya.

Dicha tesis no es del todo cierta, así lo afirma un estudio liderado por residentes del Hospital Pediátrico Universitario de Carolina, en el cual se logró determinar que los puertorriqueños desconocen o confunden los síntomas y el manejo del zika.

Lo que queríamos con este estudio es saber si sabían las estrategias de prevención del vector y ver qué sabían del virus, para añadir información al protocolo que estaba disponible en el CDC. Nuestra justificación es que en el 2016 se reportaron 34 mil casos de zika y queríamos reducir los mitos e información errónea que se pasaba de persona en persona, porque no era un tema que se discutía necesariamente en una oficina médica. Nuestra hipótesis es que, aunque había información del CDC y políticas de salud pública, entendemos que sí habían lagunas en el entendimiento de posibles complicaciones del virus”, afirmó Nicole Díaz, residente del hospital.

La investigación fue realizada a través de cuestionarios diligenciados durante el año 2018 a padres mayores de 21 años de edad, con pacientes admitidos en esa institución. Sin embargo, la edad promedio de los encuestados fue de 31 años. Mientras que la edad promedio de los pacientes admitidos, era entre 10 meses y 4 años.

De los datos se desprende que el 5% tuvo historial de zika y a su vez, el 13% admitió conocer una persona con el virus. Además, más de una escala de posibles modos de transmisión resultó que un 98% conocía que el zika era transmitido por el mosquito, 68% por transmisión sexual, 25% prefirió pensar que la transfusión de sangre es un método de transmisión del virus, 7.9% marcó que la leche materna es un canal contagio, al igual que la vía materno fetal en un 47%.

Durante la presentación de la investigación, se explicó que varias de las alternativas no eran correctas, esto con el fin de poder detectar falencias y a futuro poder fomentar de forma idónea, educación sobre este virus, reforzando los temas que aún generan duda en la población boricua.

En términos de síntomas, la fiebre ocupó un 98%, dolor de cabeza un 87%, dolor en coyunturas 85% y rash -o alteración en la piel- alcanzó un 66%. La microcefalia fue algo que más preocupó a la población y se agregó preguntas sobre el crecimiento de la cabeza, y la premisa decía si piensa que al tener exposición de zika, la cabeza de su hijo va a dejar de crecer, y un 8% contestó que sí. En la prevención un 88% eligió el uso de aerosoles, remoción de aguas estancadas y fumigar 88&, uso de profilácticos 65% a lo que despertó curiosidad por que 30% de esa población respondió que considera la abstinencia como alternativa”, explicó la doctora Frances González, quien también trabajó en la elaboración de estas encuestas.

Como parte de la conclusión, ambas salubristas indicaron que es importante que los padres conozcan en detalle la información de transmisión y prevención de este virus. A su vez, los padres que conozcan esta información servirían de aliados juntos a los médicos a nivel de salud pública. Sin embargo, se debería aumentar la información frente a todo lo concerniente del zika y aclarar los protocolos de emergencia para dar un correcto tratamiento de la misma.

X