Puertorriqueños llenan las salas de emergencias

doctor Héctor Pagán Torres, médico emergenciólogo y presidente del grupo Southwest Emergency Corporation

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

La sobre utilización de las salas de emergencia continúa en el País, pero la realidad de hoy día pudiera atribuirse a la disminución de los servicios primarios en Puerto Rico.

Según el doctor Héctor Pagán Torres, médico emergenciólogo y presidente del grupo Southwest Emergency Corporation que maneja tres salas de emergencia en el área oeste (hospitales La Concepción, Bella Vista y Buen Samaritano), las salas de emergencia de la isla se han convertido en una especie de centro de servicios de salud primaria por la merma en el acceso de los pacientes a sus médicos primarios.

“Es una problemática bien grande que tenemos a nivel isla. Los pacientes si mal utilizan las salas de emergencia, pero al mismo tiempo, no podemos echarle toda la culpa a los pacientes porque muchas veces carecen de un cuidado de medicina primaria o de prevención médica que si no cuentan con el o tienen la educación necesaria, el paciente acudirá donde le ofrezcan algún tipo de ayuda”, aseguró el galeno a la Revista de Medicina y Salud Pública (MSP).

“Lamentablemente las salas de emergencia tienen que absorber todo esto. Vemos muchos pacientes con problemáticas sociales, pacientes que van buscando una orientación médica, entre otras situaciones”, apuntó.

Asimismo señaló que tal situación ha provocado que los médicos de las salas de emergencias tengan que discernir entre las situaciones clínicas más importantes que pudieran tratarse de una verdadera emergencia.

Entre los procedimientos que más se pudieran estar realizando en las salas de emergencias se encuentran: sedación de procedimientos, reducción de fracturas desplazadas, laceraciones complejas (piel y tejidos), toracotomía, pericardiocentesis, abscesos centrales, manejo de pacientes politraumatizados, suturas, reparaciones de tendones, drenajes de abscesos, entre otros.

Enfatizó que hoy día se necesita educar más a los pacientes en cuanto lo que es una verdadera emergencia, pero brindarle también un servicio de medicina preventiva de calidad.

“Nos llegan muchos pacientes psiquiátricos, ancianos que no han tenido seguimiento (a su salud con sus médicos primarios) y llegan buscando atención médica por los efectos secundarios de sus medicamentos, síndromes virales típicos de su edad y otros”, desglosó.

De otra parte, mencionó que una de las competencias que debe tener el médico de sala de emergencia hoy día es identificar a aquellos pacientes que tienen prioridad y aquellos que pueden esperar un poco más para recibir los servicios.

Repasó que la sala de emergencia se mide a base de períodos de tiempos, distinto a otras especialidades como la medicina interna, ginecología y otras, y de ahí consta cuán efectivos son sus protocolos.

Le puede interesar:   Novedosos métodos para prevenir infarto cardíaco en adultos jóvenes

En cuanto a la emisión de diagnósticos, el emergenciólogo indicó que “entre los que son inherentes al médico de sala de emergencia son aquellas enfermedades agudas, como el trauma, infarto deshidratación y aquellas de atención rápida”.

“También son inherentes a nuestra formación aquellas condiciones crónicas, como por ejemplo, aquel paciente que tiene Enfermedad Obstructiva del Pulmón y presenta una dificultad marcada para respirar”, describió.

Sin embargo, señaló que existen otros diagnósticos que “se salen de nuestras manos” como aquellas condiciones crónicas que no cuenten con la infraestructura para emitirlo o que le correspondería a otras especialidades certificarlas.

“Tenemos que mantener el paciente vivo y estable hasta que haya una disposición para ese paciente. Tenemos que determinar si tiene que operarse, hospitalizarlo o transferirlo si es que no tenemos el servicio. Le tenemos que brindar el tratamiento para mantenerlo vivo, estable, ser experto en ventilarlo, hacer procedimientos de cirugía menor y otros procedimientos”, afirmó.

“Tenemos que incentivar a que los médicos emergenciólogos se queden en nuestro País. Sé que muchas veces las condiciones no son las mejores, pero tenemos que continuar incentivándolos para que la población de la isla tenga unos servicios más especializados”, concluyó.

Comentarios

X