Puertorriqueños estudian biomarcadores del cáncer de próstata para hallar tratamientos

Doctor Carlos Rivera residente y colega de investigación, Doctora Magaly Martínez Ferrer, catedrática auxiliar del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) e investigadora del Centro Comprensivo del Cáncer de Puerto Rico (CCCPR).

Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Investigadores estudian además un compuesto extraído de una planta que ha demostrado actividad antitumoral

Investigadores puertorriqueños se han dado a la tarea de continuar buscando estrategias científicas que figuren como un frente clínico contra el cáncer de próstata, afección que hasta el momento demuestra una considerable prevalencia en hombres mayores de 50 años.

Esta afección tiende a desarrollarse en el órgano masculino encargado de proveer células sexuales al individuo, este padecimiento es uno de los que tienen gran prevalencia en esta población, y es una de causas de mortalidad en el hombre. 

En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP), la doctora Magaly Martínez Ferrer, catedrática auxiliar del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) e investigadora del Centro Comprensivo del Cáncer (CCCPR) y el doctor Carlos Rivera residente y colega de investigación, explicaron cómo sus laboratorios buscan hallar los factores que influyen en el desarrollo de la recurrencia de este tipo de cáncer, cómo algunos biomarcadores tienen pudieran tener gran influencia en el origen de la patología y cómo estos se pueden tratar para disminuir casos de la condición.

Asimismo, evalúan un compuesto extraído de una planta que pudiera convertirse en una esperanza clínica para estos pacientes. 

“El cáncer de próstata tiene muchos espectros en grado, existen múltiples tratamientos también, pero es necesario tener en cuenta que cuando se determina un tipo de tratamiento para el cáncer de próstata es más común que se haga in a intervención quirúrgica donde se extirpe el órgano o tratar al paciente con radiación o terapia con andrógenos. En términos de fertilidad la afecta notablemente ya que es un órgano vital para la fertilidad del hombre por suerte esta patología ocurre en una edad avanzada mayor de 50 años, donde los pacientes no están proyectados a tener hijos, por otro lado existen también otras complicaciones como la difusión eréctil o incontinencia y en este caso sí puede haber afectaciones en el estilo de vida de los pacientes”, explicó el doctor Rivera.

“Se conoce que existe un porcentaje de pacientes que tiene una recurrencia con la enfermedad, así que no existen en el momento biomarcadores que puedan determinar la probabilidad de un cáncer nuevamente en ese momento. Si los hubiesen, ayudaría al diagnóstico clínico en el tratamiento para que tuviese un mejor resultado en el paciente, así que esto es lo que se estudia en el laboratorio. Se han detectado biomarcadores que pueden determinar esta recurrencia, específicamente existen dos el CCL4 y el IL 15, que se han estudiado desde el punto de vista molecular”, añadió por su parte la Dra. Magaly.

Igualmente la investigadora sostuvo que se utilizan modelos  invitros y que se ha encontrado que tanto los biomarcadores “CCL4” como los “IL 15” tiene un rol biológico importante en la enfermedad modulando características como “invasión, proliferación, migración (de las células tumorales” y hemos podido entender un poco más el mecanismo de estos, con el propósito eventual de que en un futuro sea útil. Otra área importante es el estudio de un compuesto activo que es extraído de una planta andrographis, nos interesa su actividad anticáncer para la próstata”.

Examen de próstata 

Muchas son las teorías del examen de próstata y los procedimientos para hacerlo, sin embargo, la detección a tiempo le permitirá al paciente tener grandes índices de supervivencia y evitar que un diagnóstico crónico, además de que el tratamiento que se inicie puede tener grandes éxitos si el estadio de la afección es primeriza.

“Desde hace mucho tiempo el estudio primordial había sido el tacto rectal, donde se hace un examen de palpeo para sentir la próstata y diagnosticar un estado del órgano, es necesario saber si tiene algún nódulo y el tamaño respectivo, cuando existe alguna anormalidad se considera un estudio. Actualmente tenemos el examen de sangre, se hace por medio de unas proteínas prostáticas y se sabe que pasa algo en el órgano cuando la proteína está en aumento, pero es una ayuda determinada, ya que se le recomienda al paciente ambos exámenes con el fin de tener mayor eficacia y seguridad” ahondó el residente.

Tratamientos boricuas para contrarrestar el cáncer prostático

Existen varios tipos de tratamientos que están enfocados en el bienestar del paciente y se usan dependiendo del avance y del estadio de la enfermedad, pues en algunos casos la patología ha avanzado tanto que solo es necesario que se evite la continua diseminación de la enfermedad, sin embargo el método más efectivo sigue siendo la intervención quirúrgica. 

“Primero se debe buscar la base y el grado del cáncer de próstata que tan avanzado esté, todo depende de esto, en Puerto Rico cuando si la enfermedad está localizada en el órgano se pueden considerar varios tipos de tratamientos. Primero se usa la vigilancia activa que se usa para llevar un control del cáncer y su avance. Hay protocolos que se utilizan para esto, pero el tipo de cáncer tiene que tener algunos requerimientos específicos.. Para padecimientos no tan agresivos, otro tratamiento es la extirpación (cirugía abierta, cirugía robótica), radiación y andrógenos, dependiendo del grado se intensifica, ya cuando el cáncer es más crónico que está ubicado en huesos ya se habla de terapia sistémica y evitar la proliferación del mismo cáncer”, concluyó el Dr. Rivera.

Comentarios

X