Puerto Rico investiga el uso del reloj epigenético para retrasar el envejecimiento celular

Dr. Santiago Cornier, médico genetista. Dr. Santiago Cornier, médico genetista.
Lorena Ramírez
Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

Puerto Rico se encuentra a la vanguardia de las últimas tendencias científicas, y es que en la isla ya se desarrollan investigaciones sobre el reloj epigenético, una prueba que resulta bastante útil para anticipar futuras enfermedades asociadas al envejecimiento celular como el cáncer o enfermedades autoinmunes.

El doctor Santiago Cornier, médico genetista, en entrevista con la Revista Medicina y Salud Pública (MSP) habló acerca del reloj epigenético y su importancia para los avances médicos.

“El reloj epigenético mide, por decirlo de algún modo, la interacción que tienen todos los factores ambientales, nutricionales y estilos de vida en la información genética de los seres humanos”,

señaló el Dr. Cornier.

Es decir, el reloj epigenético se encarga de vislumbrar cuál es la edad celular de la persona que se está evaluando para luego dar información del envejecimiento y las posibles enfermedades a partir del resultado.

La importancia de conocer la edad celular

Básicamente, al saber la edad celular, podemos pronosticar cuán grande es el riesgo de desarrollar diversas patologías a futuro y, eventualmente, darle un tratamiento prematuro para evitarlas.

“Muchas veces tenemos más riesgo de poder desarrollar algunas enfermedades porque nuestro reloj epigenético no esté funcionando apropiadamente o está más acelerado de lo normal; por ejemplo, hay personas que tienen más envejecimiento celular y, por lo tanto, podrían presentar más riesgo de desarrollar enfermedades asociadas al envejecimiento celular como problemas autoinmunes, cáncer, etc.”,

explicó el galeno.

Factores evaluados

  • Medir la actividad inmunológica
  • Medir la cantidad de algún tipo de glóbulos blancos en nuestras células que tienen que ver con las defensas del cuerpo
  • Medir el acortamiento de los telómeros que son parte de nuestros cromosomas y se van acortando según envejecemos

Estudios

Los estudios de reloj epigenético se han enfocado principalmente en la hormona de crecimiento, ya que esta última resulta muy potente en términos anabólicos y aparentemente es capaz de regenerar el timo y, en consecuencia, la actividad inmunológica del individuo.

El timo es la glándula encargada de la inmunidad. Sin embargo, a través de los años, este

organismo va involucionando hasta desaparecer por completo, lo que provoca que el cuerpo pierda su actividad inmunológica y a su vez aumente el riesgo de desarrollar enfermedades.

Respecto a lo anterior, estudios más recientes han demostrado que ciertas dosis de hormona de crecimiento o growth hormone han podido revertir la involución del timo considerablemente, regenerando y devolviéndole su capacidad inmunológica, dejando así en el individuo mejores cantidades de células para combatir el sistema autoinmune.

Factores

El cuerpo es un sistema complejo interrelacionado con muchos factores no solo internos, sino también externos. Por ello la importancia de la epigenética.

La epigenética significa todo lo que afecta la expresión de los genes y que no está contenida dentro de ellos, por ejemplo, los factores ambientales, factores estresantes, factores psicológicos, estilos de vida y alimentación.

A la larga, esta será la combinación que ayudará a tener una mejor edad celular o -por el contrario- una edad celular envejecida.

“Sin embargo, aún no está totalmente aprobado que un solo factor revierta la edad celular o rejuvenezca celularmente. Estamos hablando de la capacidad del cuerpo de manejar enfermedades, etc.”,

resaltó el genetista.

Por ende, tendrán que hacerse estudios controlados más grandes para poder determinar si, efectivamente, el reloj epigenético va a ser una alternativa terapéutica para disminuir la edad celular.

“Yo creo que las personas deben, cada vez más, tomar conciencia de la información genética que portan para que esa información genética junto con la epigenética nos puedan rendir una vida más saludable y tal vez más alargada si logramos poder modificar el envejecimiento celular”,

concluyó el genetista.

Comentarios

X