Prueba de detección de sangre oculta: método eficaz en detección de cáncer colorrectal

Detección de cáncer colorrectal Doctora Bárbara Rosado, gastroenteróloga
Rosmery Cernadas
Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública

El cáncer colorrectal es altamente prevenible, aunque -lamentablemente- está costando muchas vidas en Puerto Rico. “Se estima que cada día se diagnostican 5 casos nuevos de cáncer colorrectal y que 1 de cada 20 puertorriqueños va a sufrir la enfermedad”, así afirmó la gastroenteróloga Bárbara Rosado en el marco del Caribbean Breast Symposium realizado los días 2 y 3 de agosto del presente año a la Revista Medicina y Salud Pública (MSP).

A pesar de que las cifras no son las más alentadoras, sí se ha demostrado un magnífico avance en la isla en cuanto a la educación y la prevención. En los últimos años y propiciado -en gran medida- por la orden administrativa 334 del 3 de marzo del 2015, donde se ordena la prueba de detección de sangre oculta como un requisito anual a partir de los cuarenta años de edad., ha habido una mayor concientización por parte de la población boricua.

“Esto cambió un poco el panorama. Antes de esa orden, en el 2014 y todavía en el 2016, solamente el 18% de la población se sometía a pruebas de cernimiento de sangre oculta; ya para el 2017 ha habido un despertar y un avance en la conciencia, donde cerca del 70% de los pacientes se han sometido, al menos, a procesos de cernimiento con sangre oculta”

afirmó la doctora a MSP.

Signos y síntomas de la enfermedad

Entre los síntomas, según refiere la galena, se encuentran el sangrado rectal o cambios en los patrones de las evacuaciones; es decir, personas con un patrón regular que comienzan a padecer de estreñimiento o, por el contrario, de diarreas. También se incluyen el dolor abdominal, la pérdida de peso, anemia o hemoglobina baja.

Sin embargo, es importante resaltar que algunos de estos pacientes no presentan síntomas. Por ello es necesaria la realización de pruebas diagnósticas o de seguimiento como el examen de sangre oculta positiva o la colonoscopia.

“Es bien importante establecer un programa de detección temprana en donde pacientes de población general, pacientes que no tienen síntomas o que no tienen factor de riesgo se sometan a las pruebas de cernimiento como la colonoscopia, porque este es un cáncer que en Puerto Rico es altamente prevalente, en incidencia es la segunda causa en Puerto Rico, después del cáncer de mama en la mujer y el cáncer de próstata en el hombre”

declaró la doctora Rosado.

Esta es una enfermedad altamente prevenible que se forma mediante los pólipos adenomatosos, sus precursores. Mediante la colonoscopia, estos pólipos pueden ser detectados, lo que evitaría una eventual transformación al cáncer.

Colonoscopia y otras modalidades de detección del cáncer de colon

“La colonoscopia es la herramienta idónea diagnóstica, no solamente nos permite el tomar muestras y hacer un diagnóstico definitivo de un cáncer y de su estado, sino porque también nos permite los precursores del cáncer colorrectal que son los pólipos, los que podemos extirpar durante el procedimiento”

aseveró Rosado en la entrevista realizada.

Entonces, la colonoscopia ofrece una ventaja única sobre cualquier otra modalidad de detección, aunque existen otras como las pruebas de sangre oculta, el DNA fecal o la colonoscopia virtual. No obstante, si alguna de estas pruebas evidencia un resultado positivo o anormal, la recomendación es realizar una prueba de colonoscopia. 

Factores de riesgo en Puerto Rico

Entre los factores de riesgo que se han identificado que aumentan la incidencia de cáncer colorrectal en pacientes puertorriqueños se encuentra la diabetes, otra de las condiciones con gran prevalencia en la isla. Por otro lado, la doctora señala la dieta baja en fibras y el estilo de vida sedentario.

Además, existen pacientes con mayor riesgo colorrectal. Entre ellos, la doctora menciona aquellos a los cuales se haya diagnosticado anteriormente pólipos en el colon y pacientes con historial familiar de cáncer colorrectal.

“Si se diagnostica un paciente a la edad de los 38 años con cáncer colorrectal, pues su hermano o su hijo debe someterse al procedimiento diez años antes”

explicó la doctora.

Otra población con riesgo de sufrir esta enfermedad son los pacientes con enfermedad inflamatoria de intestinos, específicamente cuando afectan el colon, pacientes con colitis ulcerosa y los pacientes con enfermedad de Crohn: “estos pacientes también son sometidos a colonoscopia de vigilancia anualmente con biopsia para poder detectar -a nivel de colon- lesiones que pudieran ser displásicas y que ameriten que se remueva el colon”.

Por último, la gastroenteróloga afirmó que también poseen un alto riesgo de desarrollar este cáncer aquellas personas sometidas a radiación por alguna malignidad durante su niñez o adolescencia, por ejemplo, el linfoma.

“Es importante que nuestra población le pregunte a su médico. Tienen que realizarse la prueba; la mejor prueba es la que se realiza, que discuta con su médico y gastroenterólogo las opciones y las distintas herramientas diagnósticas para poder tener una población mucho más saludable”

recomendó la doctora.

Comentarios

X