Proteína usada como tratamiento para el cáncer no es tan efectiva como se cree

Proteína usada como tratamiento para el cáncer no es tan efectiva como se cree El p53 evita el inicio de los tumores, puesto que reduce la fosforilación oxidativa que produce las toxinas del genoma. Pero, si la proteína se hace presente cuando el tumor ya está desarrollado, funcionaría como método para mejorar la progresión del tumor.

Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Para la ciencia médica, la proteína ‘p53’ se ha convertido en uno de los mejores aliados a la hora de tratar tumores, ya que los científicos han descubierto en ella numerosas propiedades que combaten el cáncer con su ayuda. No en vano, se le conoce como ‘el guardían del genoma’. Sin embargo, su eficacia abriría un nuevo debate sobre las técnicas de tratamiento debido a que una nueva investigación plantea algunos cuestionamientos sobre su mecanismo de acción en el organismo.

De acuerdo con información sobre un estudio, publicado en la revista ‘Cancer Cell’, un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego evidenciaron que la ‘forma salvaje’ de la milagrosa proteína (WTp53) y la más común en la naturaleza, en algunos casos no suprime el crecimiento de tumores sino que contribuye a su crecimiento y proliferación. Este importante descubrimiento es la explicación científica a un misterio que los especialistas no habían conseguido revelar hasta el momento: pese a que p53 está mutada en más del 50% de todos los tipos de cáncer humanos, en algunos -como el cáncer de hígado– la proteína no presenta ninguna mutación.

Los realizadores del estudio inchul Kim, Lili Yu, Xuemei Fu, Yang Xu trabajaron junto a un equipo durante 4 años en una investigación sobre el cáncer de hígado. Dentro de los principales hallazgos, el equipo encontró que WTp53  en realidad mejoraba el metabolismo del cáncer, lo que contribuía con su crecimiento. De acuerdo con la publicación original, esto se debe a la acción de otra proteína conocida como PUMA (el acrónimo de «modulador de la apoptosis regulada por incremento de p53»), que funciona dentro de las mitocondrias, el centro energético de las células.

La idea ampliamente aceptada es que p53 suprime el cáncer, pero en nuestro estudio argumentaríamos en contra de eso», explicó Xu, profesor de la División de Biología Molecular de la División de Ciencias Biológicas a infosalus.com. «En algunos cánceres tendría el efecto contrario al promover el cáncer», añadió Xu en su entrevista.

Cuando PUMA se mantiene en los niveles adecuados, interrumpe el funcionamiento normal de las mitocondrias y genera cambios en la fosforilación oxidativa, uno de los procesos relacionados con la producción de energía celular, hasta cambiarla a la glucólisis, un mecanismo alternativo para obtener energía. Dicho mecanismo es conocido porque también estimula el crecimiento del cáncer.

Esto quiere decir que p53 evita el inicio de los tumores, puesto que reduce la fosforilación oxidativa que produce las toxinas del genoma. Pero, si la proteína se hace presente cuando el tumor ya está desarrollado, funcionaría como método para mejorar la progresión del tumor.

En realidad, es la misma función, pero desempeña exactamente el papel opuesto en dos contextos diferentes», afirmó Xu. El descubrimiento se realizó gracias al análisis de datos obtenidos de muestras celulares, pacientes humanos y modelos animales.

Este papel de WTp53 puede resolver varias paradojas duraderas en la biología de p53 y será fundamental en el desarrollo de terapias contra el cáncer, especialmente en el contexto de las estrategias altamente perseguidas para eliminar el cáncer humano activando WTp53 o restaurando la función WTp53 en los cánceres con p53 mutante», señalan los autores en el artículo en la publicación original.

Los investigadores afirman que este hallazgo debe tomarse como una advertencia sobre el uso de terapias farmacológicas que mejoran la función de p53, pues pueden generar el efecto opuesto en pacientes con determinados tipos de cáncer.

Comentarios

X