Se busca promover la movilidad temprana de pacientes críticamente enfermos

Se busca promover la movilidad temprana de pacientes críticamente enfermos Doctores Christian Castillo Latorre y Luis Gerena
Jean Mitchelle Vélez 
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

Una iniciativa por parte del programa de residencia de Medicina Interna del programa de Subespecialidad de Neumología y Cuidado Crítico y enfermería del Hospital Municipal de San Juan, ha abierto la oportunidad a pacientes que sufren enfermedades crónicas de aumentar su esperanza de vida, luego de una hospitalización prolongada.

Por lo general, los pacientes suelen entumecerse, perdiendo la movilidad del cuerpo y debido al dolor que producen estas condiciones, suelen adoptar una posición fetal.

Recientes investigaciones evidencian que  estos pacientes tienen altos niveles de fatiga, debilidad muscular y depresión severa, lo que contribuye significativamente el retraso de la funcionalidad. Además, factores como el deterioro cognitivo, la ansiedad y el estrés post traumático por una hospitalización, también son síntomas muy frecuentes en esta población afectada. Los pacientes con estos trastornos suelen ser mayores y tienen diversas comorbilidades de base; muchos de ellos están previamente en condiciones de trabajar y algunos son totalmente independientes.

Muchos de los pacientes que ingresan a la unidad de cuidados intensivos, experimentan dificultades físicas hasta 12 meses después de salir del hospital. Aproximadamente, el 50% de los pacientes no pueden regresar a su trabajo debido al deterioro del estado funcional y sus consecuencias en cadena. Dichos cambios funcionales, surgen de un proceso complejo el cual es condicionado por factores como: obesidad, inmunocompromiso, enfermedades cardiovasculares, respiratorias, hepáticas y renales. A los mencionados, se les atribuye la condición aguda existente. La movilidad temprana es en la preservación funcional previa ante una enfermedad crítica.

La falta de personal en esta institución, llevó a este grupo de médicos a involucrar a los familiares de estos pacientes para que aprendan los elementos básicos de las terapias físicas, logrando ayudan ayudar y mejorar las condiciones de estos pacientes.

«Tenemos pacientes que son indigentes, pero tenemos población de pacientes que reciben visita diariamente y ese es el target de nosotros, que los familiares sean base. Se le explica al familiar los movimientos que debe de hacer y se le enseñan movimientos pasivos. Morbilidades más complejas como levantar pacientes con ventilador y tubos de pecho, ahí va a necesitar ayuda de un terapista, enfermero y médico de turno»

manifestó el Dr. Christian Castillo Latorre, residente de último año, quien pasaría la batuta para que se continúe este protocolo en el hospital.

Hasta el momento, se han rehabilitado alrededor de 10 pacientes críticos con ventiladores. Algunos, que ya pueden desarrollar sus actividades sin ayuda (autosuficiencia), pero gran parte de ellos sigue sus movimientos desde la cama o lugar de descanso.

Por otro lado, el Dr. Luis Gerena, médico internista de segundo año, seguirá la ardua labor, esto en colaboración con otro grupo de residentes que se encuentran en fase de entrenamiento. Esta táctica se realiza con el fin de que se mantenga y preserve la disciplina de movilidad.

«Es tan simple como cogerle la mano, abrirla y cerrarla», sustentó el Dr. Gerena, quien aspira a ser una subespecialidad en cuidado crítico. «No importa el tiempo en que ese paciente esté, lo importante es que no se hagan esas contracturas, que salga del tubo o ventilación mecánica y no se quede sin la movilidad»

agregó

Caso clínico

Una paciente obesa y que tenía completa funcionalidad, llegó al hospital por hipertensión pulmonar y entró en estadía prolongada.

Se le comenzó una terapia donde caminaba a distancias por cubículo de 15 pies.

Vimos cómo ella iba mejorando su funcionalidad día a día, hasta que llegó un momento en que le daba la vuelta -al centro intensivo-) sin fatigarse y sin síntomas. Ahí pensamos que esto realmente sí funciona y qué tenemos que hacer, una paciente con tantas morbilidades vimos cambios positivos»

aseguró el Dr. Castillo Latorre.

Con esta paciente de 45 años, se creó la necesidad de realizar estas terapias, pese a que el Hospital Municipal no cuenta con presupuesto para traer más personal especializado y maquinarias necesarias para la efectividad de estas complicaciones. En cuanto a la asignación de presupuesto es un tema que queda en el tintero, para el futuro.

Comentarios

X